Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Montan en Culiacán “La torera, la cogida y la muerte”

24/10/2011 06:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Música y baile flamencos así como canto y poesía inundaron el Teatro Pablo de Villavicencio e hicieron una velada inolvidable, en la presentación de la obra “La torera, la cogida y la muerte”, de Elia Domenzain. Las ideas de que torear es como amar; amar es lanzarse al ruedo; embestir es hacer el amor y el desamor es peor que la humillación, fueron el hilo conductor del espectáculo que el público aplaudió en su presentación en el marco del Festival Cultural Sinaloa 2011. Basado en el poemario “Y ahora, yo soy la torera”, de Elia Domenzain, el espectáculo combina la música flamenca con la danza, buena poesía, buen canto y una puesta en escena que ha probado su calidad a lo largo de 11 años de éxito en México y España. El escenario fue compartido por Noemí Cepeda, Imelda Castro y Aleyda Gallardo en la actuación; las aplaudidas bailaora Lety Cosío y la talentosa Claudia Claverde, acompañadas en la guitarra flamenca por el granadino Jerónimo Povedano. En el cajón flamenco por Alejandro Garcilazo “El Chapín” y con los cantos mexicanos de Rocío Vega acompañada en la guitarra por José Luis Pedraza. La pieza está estructurada en “tres tercios” e inicia con un paseíllo, con su coreografía de sillas y abanicos para abrir con el poema “El minotauro”, con la fascinación mítica de la mujer por el hombre, como un toro que lleva a la gloria y a la muerte. La escenografía, cuatro burladeros en arco que evocan el redondel, y la utilería, una cornamenta de pared, y papel rojo picado para indicar la sangre o la pasión derramada. El vestuario, ropa típica hispana o recreaciones de elementos taurinos. El primer tercio, con un fondo persistente de guitarra flamenca y cajón, que en algunos momentos arrancó los aplausos unánimes en los solos dedicados a los intérpretes. Esta parte habla del cortejo amoroso en poemas como “Seria imploración de hinojos”, “Oye, torero”, “Revenido primero”, “Al toque”, y “Los moros”. También “Oler tu piel” y una alegría bailada por Claudia Claverde, para cerrar con la canción mexicana “Aires del Mayab”, por su tema de torería, con la preciosa voz y el estilo de Rocío Vega. El segundo tercio trata sobre el desamor, donde la mujer es el toro a la que le clavan la espada, y termina con el olvido. Tiene momentos memorables como “Recado al aire”, donde la enamorada pide una explicación; Lety Cosío, entrando por primera vez al coso para conquistar al público con una seguyrilla y volver hacia el final con una Soleá por bulería. También con los dos fragmentos del poema de García Lorca “Llanto por la muerte de Ignacio Sanchez Mejía” (“La cogida y la muerte” y “La sangre derramada”). Además la interpretación por Rocío Vega del “Huapango torero”, así como un solo de guitarra flamenca que hizo delirar al público. El tercer tercio con brindis sarcástico, el reclamo “Cuando aparece la mentira” y “¿Por qué no me mataste?”, el reconocimiento de la situación en “Y ahora, yo soy la torera”, con la burla final de la mujer al amante ingrato en “¿Eres un eunuco?”. Los aplausos fueron constantes, la entrega fue total, de pie, con bravos que arreciaron para los artistas que supieron identificarse mejor con el público cerrando el ruedo con las notas del Toreador, de la ópera “Carmen”, de Georges Bizet.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
135
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.