Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Para Moreira, venganza a la carta, pronta y expedita

13/10/2012 04:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Murió en verdad Heriberto Lazcano, El Lazca o la presunta muerte del ex militar mexicano que fuera fundador y líder del cartel de Los Zetas, es un montaje más, una desaparición forzada, estilo Hollywood, organizada por los futuros dueños de Los Pinos?

¿Murió en verdad Heriberto Lazcano, tras enfrentarse con elementos de la Secretaría de Marina, en el marco de la cruenta guerra que sostiene la Presidencia de Calderón contra el crimen organizado, o la presunta muerte del ex militar mexicano que fuera fundador y líder del cartel de Los Zetas, es un montaje más, una desaparición forzada, organizada por los futuros dueños de Los Pinos, como ocurre en las películas y en realidad éste se halla prisionero, encerrado a cal y canto, en alguna mazmorra carcelaria?

Las probables respuestas para esta interrogante no son halagadoras, pues tratan sobre el desempeño de la Presidencia en materia de justicia, ya que, en cualquiera de los escenarios, tales situaciones dejarían en evidencia las carencias del Estado como garante de la aplicación de la ley, que una vez más ha quedado en entredicho, esperando su cumplimiento, en apego a la norma constitucional vigente, misma que salvaguarda el derecho a la vida, incluso, de los peores criminales.

<a href="http://www.flickr.com/photos/36770908@N08/5429780908/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/36770908@N08/5429780908/" target="_blank">gcfairch</a> via Flickr

La caída de uno de los hombres más buscados, se dio en territorio de los Moreira Valdez, a escasos días de ocurrida la ejecución de José Eduardo Moreira, hijo del anterior gobernador de Coahuila, Humberto, quien también es ex presidente del PRI nacional y siendo que el ejecutado es sobrino del actual mandatario, Rubén, sobra decir que éstos estaban más que interesados en que Lazcano terminara muerto a balazos, orden que seguramente le fue dada a los militares que sitian la región o que al menos eso apareciera como la verdad oficial.

Lazcano se convirtió así, de ser verídico su deceso, en el objeto de la más clara mitigación de sed de venganza, realizada por y desde el ejercicio del poder público, aunque con esta acción se vulnerase su derecho al debido proceso, muerte que resultó muy conveniente para los Moreira Valdez, porque además de cobrarse con sangre el homicidio contra uno de los suyos, le taparon la boca a un hombre que tenía mucho que decir en torno su incapacidad para darle seguridad a Coahuila.

Quiéralo o no la administración de Felipe Calderón, aún siendo el peor de los criminales, el ahora presunto difunto, estaba sujeto a las garantías constitucionales de protección a la vida, de ahí que organizar una cacería humana con el expreso objetivo de satisfacer los afanes vengativos que aún perviven entre los familiares del joven funcionario de Coahuila, asesinado presumiblemente por órdenes de Los Zetas, vino a vulnerar la seguridad jurídica del todo social, convirtiendo a las autoridades estatales y federales, la Marina incluida, en una suerte de sicariato de élite al servicio del PRI.

Otra cara de la moneda sobre este hecho que llenó de gloria a la Secretaría de Marina, pero también de vergüenza, porque a los sabuesos de la Federación extrañamente se les extravió el muerto, apuntaría hacia un montaje organizado por el Gobierno, dada las sospechosas contradicciones en que ha incurrido la Federación en relación con la forma en que ocurrió la muerte, identificación y posterior desaparición de El Lazca, aspectos que de confirmarse falsos, expondrían el poco respeto que le tienen a la aplicación justa y equitativa de la ley, que debe ser igual para todos.

El derrumbe de Lazcano valió para que FCH le sirviera en bandeja de plata, a Moreira Valdez, un platillo de venganza pronta y expedita, que ya saborea, aprovechando que el grupo de EPN ha asumido el poder, mismo que seguramente ya se encuentra al servicio del ex mandatario de Coahuila, quien, cosa curiosa, es el causante del luto que ha llegado hasta las puertas de su casa.

Muerto por oponerse al arresto, víctima de un montaje o ejecutado a mansalva, con todo y pérdida del cadáver, el caso Lazcano, envuelto en un amasijo de sospechosismos, dibuja lo que ha sido el sexenio calderonista, dominado por la falta de credibilidad y la mala comunicación.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
1815
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.