Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Muere en Mérida el actor Héctor "Cholo" Herrera

04/08/2010 11:16 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Héctor Leobardo Herrera Álvarez, considerado uno de los mejores libretistas y directores de teatro en la década de los años 60, así como máximo referente cultural de Yucatán, falleció hoy a consecuencia de males añejos. El artista, quien renunció al éxito a nivel nacional para regresar a su tierra natal donde retrató como nadie en un escenario la idiosincrasia yucateca, deja un legado imposible de imitar. Fue contemporáneo y socio en obras de teatro de figuras como Manolo Fábregas. “Cholo”, como todos lo conocían, fue un espejo del mexicano y yucateco en el que la sociedad se reflejó por decenios, viéndolo y riéndose en sus obras en las que se encontraba lo bueno, lo malo y lo feo de la colectividad, con un punto de vista jocoso e ingenioso. Fue un auténtico representante de lo yucateco, a diferencia del triste y lamentable rol que el personaje conocido como “Don Humberto Cauich” representó en cápsulas del cine mexicano del siglo pasado denominadas “Cinelandia”, como un sujeto idiota y retrasado mental con el que erróneamente se asocia a los oriundos de esta parte de México. Integrante de una familia que desde inicios del siglo pasado promovió y vivió del teatro en caravanas por toda la Península de Yucatán, “Cholo” fue el más famoso de todos quienes lo antecedieron y sucedieron en ese arte, al que él le dio su toque particular. Nacido en 1935 (próximo a cumplir 75 años), recorrió pueblos de la región. Y hacia mitad del siglo pasado lo hizo con su amigo el entonces jovencito Armando Manzanero Canché, a cuya madre él mismo pedía permiso para que lo acompañara dado el talento de su diminuto amigo para tocar el acordeón. Ambos vieron que Yucatán y el sureste les quedaba “chico”, por lo que emprendieron la aventura hacia la capital del país, donde triunfaron; uno como actor y esencialmente como director y libretista, mientras el otro como cantante. En esa época, Herrera ascendió al grado de trabajar y ser socio de Manolo Fábregas a quien dirigió, al igual que a Libertad Lamarque y los hermanos Soler, pese a ser en ese entonces muy joven. También participó en películas junto con la pareja cómica de Enrique Cuenca y Eduardo Manzano, “Los Polivoces”, y en muchas otras de ese corte en el que también destacó su tío Daniel "Chino" Herrera. Convencido por su familia y preocupado por el destino del teatro regional yucateco, que atravesaba una crisis de creatividad en los 70, dejó su exitosa carrera en la Ciudad de México. Regresó a Mérida para llevar sobre sus espaldas el destino del que ya es el único teatro regional de México y al que él dio, con su talento, vida prolongada. Inolvidables para los yucatecos y visitantes de otras partes del país son sus obras en las que mezclaba lo cómico, la ironía con lo social y político con el personaje de “Cholo”, un “huiro” (así se le llama en Yucatán a la gente de bajo nivel social) que era una especie de Jesús Martínez “Palillo” local. Entre sus parodias figuran “Cuna de perros” en la que interpretó a su manera, con todo y parche, el papel de “Patalina Cruel de Varios” llevado a la pantalla como “Catalina Creel de Larios” por la actriz María Rubio, quien vino a Mérida a verlo. Asímismo, “Amando a Miguel” en la que combinó el éxito de inicios de los 80 de la cantante argentina Amanda Miguel y la campaña política del entonces candidato a la presidencia, Miguel de la Madrid, a quien interpretó a la perfección. Otros de sus interpretados fueron Fidel Castro, Michael Jackson, para lo cual se pintó la cara de betún negro y Fidel Velázquez, a quien caracterizó en la obra “El Huevo del Águila”. En esa puesta en escena “puso a bailar” “break dance” con todo y bastón al veterano líder, rematando su baile con su espalda sobre el suelo dando vueltas sobre su eje luego de pedir el premio Nobel de Medicina para un presidente que “puso a parir a 90 millones de mexicanos”. En 2007, animado por su última esposa Jazmin López, antigua porrista de un equipo de béisbol, Herrera aceptó una candidatura para la gubernatura, la cual perdió. Su última obra fue en ese mismo año, denominada “El Tren Bola” en alusión a un cuestionado proyecto sobre un tren rápido en el que su esposa salió al final de la puesta en escena, luego de descender de un tren de utilería lleno de políticos. En marzo de 2009, ganó el Ariel de Plata por su intervención como Mejor Actor de Reparto en el filme Lago Tahoe”, reconocida en el Festival de Cine de Berlín. De igual manera, recibió la medalla “Toda una Vida en el Teatro” en el marco del Día Mundial del Teatro y la presea “Dinastía” del Instituto Internacional de Teatro. En 2008 salió a escena por última vez al recibir un homenaje del pueblo yucateco, ya retirado y enfermo de dolencias renales que hoy desembocaron en su muerte y en el inicio de su leyenda actoral.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
744
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Paola (10/01/2011)

un excelente comediante