Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Muestran cámara fotográfica Graflex, protagonista en la Revolución

20/07/2010 13:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Durante la Revolución Mexicana, la fotografía formó parte del equipo de guerra del ejército federal, porque a partir del análisis de imágenes captadas durante las batallas planeaba sus estrategias de combate, señaló Heladio Vera. Vera es especialista de la Fototeca Nacional, y dijo lo anterior al referir que también lo usó como medio propagandístico entre sus campamentos, para dar a conocer los rostros de los enemigos. Estos y otros aspectos son abordados en la exposición fotográfica La Cámara Graflex, protagonista y promotora en la Revolución Mexicana. Las Batallas de Rellano y Bachimba, que se presenta en el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, en Puebla, donde permanecerá en exhibición hasta finales de septiembre próximo. Se trata de una selección de 41 reproducciones de fotografías provenientes del Archivo Casasola, del Sistema Nacional de Fototecas (Sinafo), tomadas en 1912 por fotógrafos anónimos, que documentan dichos enfrentamientos armados, la vida cotidiana de los soldados y rostros de generales reconocidos como Victoriano Huerta. Heladio Vera, también curador de la muestra junto con Daniel Escorza, explicó que el desarrollo tecnológico en la fotografía permitió que ésta incursionara en el ámbito revolucionario, toda vez que, para la época, la nueva cámara llamada Graflex —patentada en 1903 por la compañía estadunidense Rochester— era más ligera y las películas que usaba eran más flexibles y resistentes. “La principal innovación de dicho equipo fotográfico fue su sistema réflex, que la hacía más ligera y fácil de transportar durante la Revolución Mexicana. Su peso equivalía al de una carabina Mauser, de aproximadamente 4 kilogramos y sus dimensiones con todo y tripié eran semejantes al de una mochila en donde los soldados cargaban sus enseres militares y personales”, dijo. El especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) añadió que la reducción significante de peso, que representaba la mitad de las anteriores cámaras, permitió que algunos fotógrafos contratados por el propio gobierno de Francisco I. Madero, en 1912, pudieran estar capturando imágenes desde el propio campo de batalla, “y así la imagen también fuera usada como un arma más de combate”. La Graflex también permitía capturar un panorama más amplio y con una perspectiva ligeramente en contrapicada que hacía más realista y atractiva a la fotografía. “En el caso de las imágenes en las que la gente aparecen cabalgando o arriba de un tren en circulación, el efecto del nuevo sistema panorámico y la perspectiva, se hacían más notorios con un realismo inusitado”, precisó. Con este equipo se captaron algunas imágenes de soldados federales en combate y en sus campamentos, tomando con ello el armamento que usaban, el rostro de los generales de más alto rango, y escenas de la vida cotidiana y hasta las enfermedades que padecía la tropa, como la desnutrición. En este sentido, la exposición La Cámara Graflex, protagonista y promotora en la Revolución Mexicana muestra el primer registro fotográfico realizado con este nuevo equipo, en las batallas de Rellano y Bachimba, en Chihuahua, durante el primer semestre de 1912, suscitadas luego de que el general Pascual Orozco desconoció a Francisco I. Madero como presidente de México, resaltó Vera. El 5 de marzo de 1912, más de dos mil soldados federales salieron de la estación de ferrocarriles Buenavista, en la Ciudad de México, rumbo a Chihuahua para combatir a los orozquistas. Sin embargo tuvieron que pasar 10 días entre la transportación y la planeación de combate para que se diera el primer enfrentamiento entre las tropas federales y los rebeldes. Así, el 15 de marzo de ese año, en la estación ferrocarrilera Conejos, cerca del poblado de Rellano, se enfrentaron orozquistas y federales, resultando estos últimos perdedores. No obstante, las tropas enviadas por Francisco I. Madero pedirían la revancha. De esta manera, dos meses después del llamado "Primer Rellano", las fuerzas federales confinaron a los rebeldes orozquistas hacia el norte, denominando a este otro enfrentamiento como el “Segundo Rellano” y, finalmente, el 4 de julio de ese mismo año, en el poblado de Bachimba, los orozquistas terminaron derrotados. Entre las imágenes que muestra esta exposición en el recinto poblano, destacan aquellas en los que se observan los rostros de algunos generales de alto rango como Victoriano Huerta, José Alessio Robles y Eugenio Aguirre Benavides. Heladio Vera destacó que esta selección de 41 imágenes, de un apartado de 300 fotografías de estos acontecimientos, muestra que en 1912 “ya existía un interés por realizar un registro, con el propósito de conformar un archivo documental y con fines de estudio o constatación de hechos, por parte del gobierno”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
402
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.