Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Muñecos y Chinos, edades de gloria

05/12/2011 13:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estoy próximo a cumplir 30 años. La edad no pesa, pero acomoda. El sentido de responsabilidad no es el mismo que se tenía a los 18. Las charlas con los amigos ya cobran otros matices, del "vamos a comernos al mundo" pasamos al "me voy a casar" o "tengo que comprar los pañales". Aún con 29 ayeres a cuestas surgen cuestionamientos sobre si estoy joven o viejo para llevar a cabo ciertas cosas, dudas en ocasiones exageradas que exprimen una respuesta poco pensada para aligerar la presión mental. Pero ahí está el fútbol, ese espectáculo que si se valora como un espejo de la realidad y no como una enajenación impuesta puede brindarnos panoramas de orientación.

Mientras el mundo se mantiene cautivo por el duelo Real Madrid-Barcelona en Uruguay dos hombres de 35 años le han dado el título a Nacional, uno entrenador, otro delantero. Apenas había colgado los botines como jugador, Marcelo Gallardo asumió el cargo de director técnico del equipo charrúa. Muy joven se aventó al ruedo de vivir la otra cara importante de las canchas; transformó el placer de jugar y construir con el balón por generar fútbol a partir de la banca, sitio donde generalmente se duplica la presión y el placer aparece en silencio.

Hay técnicos que pasan años para poder afinar su carácter y transmitir respeto en un vestidor. Existen otros que imponen su autoridad con base en obsesiones tácticas olvidándose del sentido humano con su plantel. Peor aún con aquellos que exigen, ordenan y le priorizan a sus jugadores que antes de disfrutar está el resultado. Sin embargo, y a sus 35 años, el Muñeco logró su primer título como entrenador, en su primera temporada como técnico, basándose en la premisa de "disfrutar y el grupo somos todos".

Durante una etapa del torneo uruguayo, Nacional estaba en crisis de resultados y eso motivó a la directiva a presionar al plantel. O sumaban puntos o habría cambios, incluso amenazaron con fichar futbolistas a expensas del entrenador. Pero Gallardo intervino y con serenidad puso tranquilidad. Primero enfatizó que antes de los resultados estaba el interés de que el grupo entendiera que lo importante era disfrutar del juego para después entrar en armonía con indicaciones tácticas. También reunió a sus jugadores para decirles "acá no viene nadie" y les demostró toda su confianza, misma que fue retribuida por el plantel hacia su técnico.

Tras ese mensaje de unidad, Gallardo sí le dijo a su grupo de jugadores, así como a la directiva, que necesitaba de un solo refuerzo, de un delantero con trayectoria que además contara con perfil de guía para incentivar al resto. Y así, en julio pasado, llegó Álvaro Recoba al equipo. El Chino arribó procedente de Danubio y pocos confiaban en sus 35 años, pues ya estaba "viejo" para aportar.

Sin embargo, Recoba, en cinco meses, le dio la vuelta a las críticas. No hizo muchos goles, mas en cambio logró cumplir con el objetivo por el cual Gallardo lo llevó a Nacional: generó confianza y levantó la autoestima en el plantel. Pero faltaba lo mejor. Premio al acierto del Muñeco como al aporte de Recoba, el Chino fue el encargado de hacer el gol que le ha dado el campeonato a Nacional. Con una genialidad, Recoba metió un zurdazo desde afuera del área para acomodar el balón al poste derecho del portero de Liverpool. Dicha jugada exhibió que el fútbol en sus botines no tiene edad, que el virtuosismo no se encapsula con tormentos del tiempo.

Al término del partido, el hombre de 35 años que funge como entrenador festejó de manera rápida con sus jugadores. Los abrazó, de paso saludó a la hinchada y corrió a los vestidores para tomar sus pertenencias e irse al aeropuerto, donde abordaría un avión con destino a Buenos Aires. Gallardo no quiso ser el centro de atención, le dejó la gloria a esos futbolistas que aprendieron a disfrutar y que con base en ello construyeron el título que ganaron en la cancha con fútbol.

Asimismo, el Muñeco huyó a manera de homenaje a Recoba. Aunque no lo diga, Gallardo escapó para permitirle al Chino ser la viva imagen de que la edad no está peleada con la gloria. El técnico sabe que Recoba está en la recta final de su carrera y por eso lo dejó disfrutar al máximo con el resto del plantel; los medios que le criticaron ahora lo enaltecían.

Así las cosas, no llevo prisa. Ya cumpliré 30 y en mí está saber lo que quiero y cómo deseo generarlo.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
122
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.