Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es el Museo de los Ferrocarriles, promotor de un legado histórico

03/01/2011 07:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Alguna vez los trenes recorrieron de un extremo a otro el país, convirtiéndose en la fuerza vital que permitió a muchas generaciones llevar el desarrollo y la comunicación a las zonas más apartadas. Por ello, el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos preserva la herencia que dejó este medio de transporte, responsable en parte de la modernidad y prosperidad del México desde el siglo XX. El Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos fue creado en 1988 en la ciudad de Puebla y su principal misión es el rescate, conservación, estudio y difusión del patrimonio ferroviario mexicano, a través de diversas actividades culturales, recreativas, académicas y educativas. En este museo se albergan asimismo los más valiosos bienes generados por los ferrocarriles mexicanos desde su llegada a México en 1850, además de algunas máquinas y vagones que alguna vez surcaron nuestra red ferroviaria. El museo está ubicado en los terrenos que pertenecieron a dos antiguas estaciones: la del Ferrocarril Mexicano y la del Mexicano del Sur. La primera fue inaugurada en 1869 por el presidente Benito Juárez; prestó servicios de carga y pasajeros hasta 1947, año en que fue cerrada por primera ocasión. El recinto está adscrito al Centro Nacional para la Preservación del Patrimonio Cultural Ferrocarrilero del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta). A partir de 1960 se destinó únicamente al tráfico de carga y en 1974 cerró sus puertas definitivamente, quedando en el total abandono. Sus patios fueron usados como mercado y terreno para asentamientos irregulares, mientras que el edificio se ocupó como vivienda hasta 1985, fecha en que se inició su rescate después de que el Conaculta, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia, la declarara monumento histórico. Con el respaldo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el museo ha ampliado su impacto y campo de trabajo al adquirir el status de Centro Nacional para la Preservación del Patrimonio Cultural Ferrocarrilero, creando con ello todo un programa de actividades culturales, académicas, así como de preservación y documentación. Precisamente el Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias (CEDIF) fue fundado en 1997 y en él se llevan a cabo las funciones relativas a la investigación y a la promoción del intercambio académico del Museo. Este Centro es considerado por los expertos internacionales como único en su tipo, y el más importante de América Latina. En él se resguardan, catalogan y estudian los documentos legados por los ferrocarriles nacionales. Los usuarios del CEDIF son, en su mayoría, investigadores, estudiantes, ex trabajadores ferrocarrileros y funcionarios públicos relacionados con el ramo, tanto del país como del extranjero. Para difundir y divulgar el conocimiento relativo a la cultura ferrocarrilera, el centro tiene establecidos convenios de colaboración con diferentes universidades, instituciones de investigación y colegios de estudios superiores. Además cuenta con el equipo necesario para la reproducción de los materiales que resguarda, en sus cuatro áreas de investigación: Archivo Histórico, Biblioteca Especializada, Fototeca y Planoteca. De forma paralela, el Centro Nacional para la Preservación del Patrimonio Cultural Ferrocarrilero tiene como principales ejes de acción el estudio, registro, inventario y catalogación de este patrimonio, además de desarrollar las herramientas necesarias que apoyan los diagnósticos y toma de decisiones de los proyectos orientados a rehabilitar las antiguas estaciones ferroviarias. Actualmente, un alto porcentaje de estaciones ferroviarias, iconos de la llamada “arquitectura industrial del siglo XIX”, se encuentran en desuso. Este patrimonio es un testimonio fundamental para comprender y documentar un periodo clave de nuestra historia que a la par de introducir el medio de transporte más novedoso de la época, coadyuvó también a fortalecer el nacionalismo mexicano. Desde 1993, se han instrumentado diversos programas culturales que hoy permiten contar con el Catálogo Nacional de Estaciones Ferroviarias, importante archivo documental que registra alrededor de 500 estaciones (de las mil que existen edificadas), que por sus características históricas y arquitectónicas han sido elevadas a monumentos históricos. Este archivo, considerado en México como único en su género, es una herramienta para que gobiernos estatales y municipales articulen propuestas encaminadas a salvaguardar su patrimonio ferroviario. Es preciso señalar que una investigación reciente demostró que existen más de 40 estaciones ferroviarias que han sido rehabilitadas como espacios públicos culturales, educativos y sociales. En 2007 el Catálogo Nacional de Estaciones Ferroviarias se integró al Sistema de Información Cultural, portal electrónico del Conaculta que ofrece información diversa y actualizada, permitiendo que más gestores y promotores culturales reconozcan y ubiquen a las estaciones ferroviarias como un recurso vivo que puede integrarse y fortalecer los proyectos culturales que se generen en sus estados y municipios. La misión educativa del museo se orienta a desarrollar programas, proyectos y actividades para difundir los valores, importancia y posibilidades de acercamiento de los públicos y usuarios de servicios culturales, al patrimonio ferroviario. Los ejes que orienta su desarrollo son la animación sociocultural como método para crear ambientes de aprendizaje lúdicos, significativos y de participación, así como las corrientes psicopedagógicas que promueven el papel activo de los públicos en la construcción de sus propios conocimientos. Cada año, el Museo realiza tres ciclos de cursos y talleres, que tienen lugar en la primavera, el verano y el invierno. En ellos se desarrollan propuestas dirigidas a niños, jóvenes y adultos. Cada ciclo se acompaña de un amplio programa cultural conformado por la presentación de grupos artísticos, libros y discos, mesas redondas y proyección de películas. Otros talleres que ofrece el Museo durante el año son los que acompañan las actividades paralelas a las exposiciones temporales, los impartidos durante la Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología, así como los talleres de arte contemporáneo con artistas poblanos y jóvenes preparatorianos. Asimismo, se ha incorporado a sus actividades con gran éxito el Diplomado de Filosofía para Niños, mismo que se basa en el programa de filosofía para niños, creado por Matthew Lipman a principio de la década de 1970, el cual parte de la evidente necesidad de reflexionar, de manera crítica, sobre la educación. El Diplomado de Filosofía para Niños tiene como meta que los promotores, animadores culturales y docentes desarrollen y manejen las herramientas adecuadas, a fin de que puedan fomentar y desarrollar en los niños habilidades de razonamiento y que fundamenten sus ideas y tomen decisiones con base en un pensamiento crítico y creativo; amén de fomentar en ellos el sentido de responsabilidad. Con estas actividades, el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos es una institución única que contribuye no sólo a resguardar uno de nuestros legados históricos más importantes, sino a difundir una oferta cultural de primer nivel entre las nuevas generaciones. Para mayores informes sobre las actividades del museo, visitar la página www.museoferrocarriles.org.mx, el museo se ubica en Calle 11 norte 1005, Centro Histórico de Puebla, teléfono (222) 774 01 05.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
102
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.