Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Necesaria una generación más para superar secuelas de 11-S: Shteyngar

11/09/2011 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El escritor ruso-estadunidense Gary Shteyngart advirtió hoy que “vamos a necesitar una generación más para poder superar las consecuencias del 11 de septiembre”, al cumplirse una década de los atentados terroristas en Estados Unidos. Shteyngart se encuentra en España para promover su nuevo libro “Una súper triste historia de amor verdadero”, luego de “Absudistán”, que justamente terminaba con la tragedia del 11 de septiembre. El escritor, nombrado el año pasado como uno de los 20 mejores escritores menores de 40 años, señaló a Notimex que “yo lo que quería mostrar en ‘Absudistán’ es que hay países en los que hechos como esos suceden todos los días, que en cualquier mañana puede sucederles algo así”. “Es cierto que es una tragedia, pero es cierto que sucedió en Estados Unidos una vez y la tragedia más grande en realidad, es lo que el pueblo estadunidense se hizo a sí mismo después del atentado”, consideró. Anotó que a nivel educativo, competitivo y económico, Estados Unidos se hundió a sí mismo, pues metió todos sus esfuerzos en la venganza, en sacar las tropas de sus fronteras y en la fuerza militar en vez de continuar la competitividad y mantenerse como una potencia económica mundial. Para el también autor de “El manual del debutante ruso”, esto es lo que precisamente quería Bin Laden con estos atentados. “Bin Laden debió estar muy contento al ver por donde se desarrolló la América de Obama y creo que vamos a necesitar una generación más para poder superar las consecuencias del 11 de septiembre”, dijo. Al referirse a sus dos últimos libros, señaló que en “Absurdistán”, “me divertí destruyendo a Rusia” y ahora, en “Una súper triste historia de amor verdadero”, “destruyo el país en el que vivo yo”, lo cual, acotó, “me ha quitado mucha energía, ahora tengo que tomarme un descanso”. En “Una súper triste historia de amor verdadero”, es una especie de profecía, en la cual Estados Unidos le ha declarado la guerra a Venezuela, la deuda externa ha llegado a un punto en el que es casi imposible soportar la presión china y casi nadie leerá un libro. Además, la ciudad de Nueva York estará rodeada de puestos de control de la Guardia Nacional, con motines en todos los parques, y cada detalle de la vida personal de cada uno circulará en el mundo virtual al alcance de todos. El escritor ruso-estadunidense hizo hincapié en que “crecí en la Unión Soviética y el haber crecido allí me permitió tener un sentido muy específico de qué significa el declive de un imperio”. Aseguró que “las cosas que pasaron en la Unión Soviética se están dando ahora en Estados Unidos también”. “Hay un patriotismo exacerbado que se muestra al ver que las banderas van aumentando cada vez de tamaño y por otro lado una xenofobia creciente, donde las minorías étnicas están cada vez más marginadas y se les trata peor”, continuó. Auguró que en Estados Unidos pueden pasar cosas mucho peores de las que ya han pasado y afirmó que cuando las cosas se ponen realmente feas en un gobierno, es cuando los políticos no solamente son malos sino son estúpidos, lo cual es la historia reciente de Estados Unidos y George W. Bush es un ejemplo. Sin embargo, en “Una súper triste historia de amor verdadero”, cuyos derechos de traducción han sido vendidos a 20 países, Shteyganrt hace un homenaje a los libros, del papel de la literatura en la política y al anhelo, quizás, de amar y ser amado, algo tan pasado de moda, que puede convertirse en muy peligroso.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
65
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.