Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Niega Edgardo Aragón que “Matamoros” sea una apología del narcotráfico

17/02/2011 08:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Edgardo Aragón asegura que su documental “Matamoros” no es una apología sobre el narcotráfico sino simplemente un trabajo cinematográfico para mostrar la experiencia de vida de una persona que se dedicó al traslado de drogas durante varios años. En el filme de 22 minutos de duración, Aragón reconstruye el viaje de Pedro Vázquez Reyes, de Oaxaca a Tamaulipas, cuando traficaba con estupefacientes hacia Estados Unidos. El documental contrasta con la serie de paisajes y los sueños personales de alguien que se encuentra en el dilema de un panorama de vida nada alentador, la resignación o la alternativa de encontrar la sobrevivencia en ese negocio ilícito. “Matamoros” forma parte de la sección Enfoque de la sexta edición de Ambulante, Gira de Documentales, que se efectuará en la Ciudad de México hasta el próximo 25 de febrero, para luego recorrer 11 estados del país hasta concluir el 5 de mayo. En Enfoque se incluyen una serie de trabajos documentales en los que se explora un tema en específico, seleccionado con base en la actualidad y relevancia. En este año, ese apartado se clasificó para las realizaciones de los mercados negros tanto en México como a nivel internacional. El realizador dijo que le interesaba mucho mostrar esta situación de lo que sucede desde la sierra oaxaqueña a la frontera norte de México, “es una vivencia importante, pues él me iba contando sus historias y yo iba grabando las conversaciones sobre los sitios que le interesaba y los que descartaba para llevar una nueva vida”. “El año pasado presenté en Ambulante, una serie de sketches similares en los que se inmiscuyó a algunos miembros de mi familia. Era un trabajo simbólico no se trataba de documentar, sino una serie de coreografías en las que intervinieron en torno a un hecho que sucedió en mi familia”, comentó. Informó que “Matamoros” participó en 2010 en el Festival de Cine de Marsella, en Francia, “pues este proyecto formó parte de uno que se denominó `Bancomer, Carrillo Gil` que presenté en el museo”. Destacó que se trató de un filme realizado para mostrarse en museos, galerías y otros espacios similares, en torno al colectivo en referencia a México, y que no tiene que ver con los festivales. Subrayó que Pedro es un narcotraficante de bajo rango que se dedicó, durante los 80, al trasiego de drogas, “él era un traficante independiente y obviamente nadie lo ayudara, luego de caer en la cárcel”. Comentó que de todo aquel mundo de bonanza que el narcotraficante le narró y él trató de mostrar con imágenes, actualmente, todo son ruinas, pues el negocio se desplomó por las razones que todo mundo conoce. Sobre qué descubrió detrás de este narcotraficante, aseveró que fue a un obrero soñador que simplemente se dedicaba a manejar y que durante los recorridos vio un mundo de paisajes con gente que le atrajo para cambiar de vida, “un ser humano que no es un diablo sanguinario que asesina y roba sino que hacia un trabajo simplemente”. “Todos los narcos, independientemente de lo que se dediquen, son seres humanos que tienen familia, que se divierten, que van al cine, a bailar, a pasear. Su comportamiento tiene que ver con la naturaleza de su negocio que está sujeto a reglas jurídicas”. Aclaró que en ningún momento pretendió hacer una apología del narcotráfico; la naturaleza de su trabajo es lo que le da el estigma que los hace diferentes a los demás. Respecto a ese estereotipo del narco que se maneja en los medios de comunicación, dijo que ha variado porque en los 80 tenían una base social importante. “Que ya no son aquellos rancheros bragaos, con botas con punta, cinturón de piel de víbora y muchas joyas encima”, determinó. Hoy, dijo el cineasta, el prototipo de individuos formales, letrados, bien vestidos y con una imagen distinta al frente de su negocio. Finalmente, comentó que durante la realización del documental sí sintió miedo de lo que pudiera ocurrirle, “al año siguiente de que yo hice el video-documental fue cuando se desató la violencia en Tamaulipas”.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
342
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.