Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Cuando el niño descubre su sexualidad

10/07/2013 15:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando el niño descubre su sexualidad SyM - Sofía Montoya

Los niños de 3 a 5 años de edad tienen la inquietud de conocer su cuerpo, muestran curiosidad sobre el origen del hermanito que viene en camino y comienzan a percatarse que hay diferencias notables entre hombres y mujeres. ¿Cómo enfrentar esta situación?

El psicólogo vienés Sigmund Freud escandalizó al mundo cuando afirmó, a principios del siglo XX, que durante la niñez existe vida sexual activa, aunque claro, con varias diferencias respecto a la del adulto: el pequeño apenas inicia el descubrimiento de las sensaciones que puede experimentar con su cuerpo, todavía no aprende las normas morales que condicionan la vida en sociedad y, finalmente, el placer que experimenta se centra en caricias, besos, abrazos y el contacto cercano con su familia, ante todo con la madre.

Por fortuna esta idea ha sido comprendida y ampliada con el paso del tiempo, de modo que en nuestros días brinda la oportunidad de que los padres entiendan que es natural que su hija o hijo les haga todo tipo de "preguntas indiscretas" o tenga el impulso de acariciar su cuerpo y genitales. Después de todo, ahora sabemos que la sexualidad forma parte vitalicia de la personalidad del ser humano y que para asumirla responsablemente serán determinantes estas primeras experiencias.

La labor que deben realizar los padres no es sencilla, ya que consiste en iniciar la educación de los infantes en materia de sexualidad casi desde sus primeros meses, pero sobre todo durante el período comprendido entre los 3 y 5 años de edad, cuando están en plena "edad del ¿por qué?" y sienten gran curiosidad respecto a todos los aspectos de la vida. Por tal motivo es muy importante que los tutores se preparen para enfrentar este episodio que se avecina o ya inició, pero que con un poco de dedicación podrá convertirse en una etapa muy entretenida.

Aprender del mundo

Primeramente, hay que destacar que el período que abordamos se distingue por que el infante ha adquirido varias características que lo diferencian de un bebé o niño pequeño:

  • Maneja óptimamente el lenguaje, de modo que entiende lo que se le dice y manifiesta sus sentimientos e ideas con destreza.
  • Es curioso e imaginativo, y muestra notable deseo por investigar, explorar o tocar todo a su alrededor.
  • Desea ser más independiente, así que rechaza la ayuda, y escapa de sus padres. Además de que cuenta con cierta madurez psicológica, coordina mejor sus movimientos (sube escaleras, brinca y se para en un solo pie), se orienta mejor (distingue entre izquierda y derecha) y se enferma menos.
  • Tiene la intención, al mismo tiempo, de cooperar más y complacer a sus progenitores para demostrar su individualidad.
  • Es habitual que aprenda a realizar actividades por sí mismo, como ir al baño, lavar su cara, vestirse, anudarse los zapatos y peinarse.
  • Comienza a salir del entorno familiar, por lo que aprende a establecer relaciones sociales y a imitar modelos de los adultos para lograrlo.

Así, el infante comienza a realizar numerosos descubrimientos que generan confusión y duda. Por ejemplo, intriga saber de dónde provienen los bebés y encuentra que aunque todos los seres humanos tenemos rasgos comunes (piernas, brazos, cabeza, tronco) hay partes del cuerpo que son diferentes, como la zona genital y el pecho.

Gracias a esto es más fácil entender el origen de preguntas "aterradoras" como: "¿Porqué las niñas y los niños somos diferentes?", "¿porqué ellas no tienen 'pajarito'?", "¿cómo llegó mi hermanito a la panza de mi mamá?" o "¿cuando sea grande voy a tener hijos?".

Si a esto se suma que durante esta etapa de la niñez aún no se han aprendido las normas sobre lo que se debe decir o hacer en público y en privado, será sencillo comprender por qué en ocasiones el pequeño toca sus genitales sin pudor o realiza movimientos que imitan el acto sexual.

En efecto, dichas actitudes pueden escandalizar a muchos, pero no tienen el objetivo de molestar ni son indicio de algún problema psicológico, sino que obedecen al deseo de experimentar sensaciones corporales e imitar el mundo de los mayores.

"Esas" dudas

Los padres deben esforzarse por responder las preguntas de su hijo en forma sencilla, pensando en el nivel de comprensión del pequeño y, especialmente, diciéndole la verdad para no crear desconfianza o temor.

Cabe destacar que los psicólogos y sexólogos coinciden en señalar que cuando las dudas tienen por respuesta el silencio, evasivas o regaños, el niño empieza a tener la idea de que su sexualidad y su cuerpo son asuntos negativos; en contraparte, cuando la información que recibe es precisa, ayuda a que el pequeño se acepte a sí mismo, cuide su cuerpo, dé un trato de igualdad y respeto a sus semejantes, y asuma responsablemente su vida sexual activa, luego de que su organismo haya madurado para tal fin.

Algunos consejos para lograr adecuada comunicación con el niño son los siguientes:

  • Los tutores deben preocuparse por conocer los principios básicos de la sexualidad humana. Si ellos tienen claridad sobre el tema podrán explicarlo mejor y dejarán de sentir miedo de expresarse.
  • Jamás inventar las respuestas. Si se carece de información es mejor admitir que no se conoce el tema y consultar algún libro especializado, incluso en compañía del pequeño.
  • Abordar temas de sexualidad conforme la curiosidad vaya guiando al niño, y no imponiéndoselo.
  • Enfatizar que no existen tareas propias de hombres o de mujeres, de manera que tampoco hay ventajas o desventajas de un sexo respecto al otro.
  • Evitar apodos al enseñar cuáles son las partes del cuerpo, y así como se enseña lo que es la cabeza, una mano o una pierna, llamar por su nombre a la vagina, el pene, los glúteos o los senos. Esto ayuda a que el niño no se confunda.
  • Nunca recurrir a ideas que oculten la verdad, como decir que a los bebés los trae la cigüeña, debido a que sólo crearán confusión.

Considere que el niño no siempre asimila todo lo que se le dice cuando se habla de sexualidad, pero a pesar de ello o de que se muestre inconforme con la respuesta que se le dé, habrá captado parte de la información y, sobre todo, entenderá que puede acudir a papá y mamá para resolver sus dudas, ya que siempre tratan de darle una respuesta.

Si todavía persisten dudas sobre cómo hablar con el pequeño, estos son algunos ejemplos de las preguntas más comunes y su respuesta:

  • "¿Por qué soy distinto a mí hermanita (o)?" Lo mejor es decirle, sencillamente, que una niña y un niño, o una mujer y un hombre, son distintos y no hay nada de qué preocuparse. Pueden brindarse ejemplos con animales y decir que los seres humanos son diferentes como lo son el gallo y la gallina o el toro y la vaca.
  • "¿De dónde nací?" Esta pregunta muestra que el pequeño ha comprendido que todo tiene un origen: los juguetes vienen de una tienda, los frutos de los árboles o las galletas del supermercado, y por eso quiere saber cuál es el origen de él mismo. En este caso basta con decirle que él o ella vino de sus papás.
  • "¿Por qué cuando los niños van al baño lo hacen de pie y las niñas se sientan?" Lo indicado es, también, explicar que niños y niñas son distintos físicamente, así como son diferentes en su forma de vestir.
  • "¿Cómo sale un bebé de la barriga de su mamá?" Es suficiente decir que el niño crece en la barriga de mamá hasta que se hace grande y avisa que quiere salir, pero si no se siente satisfecho y parece que puede entender un poco más, se le explica que las mujeres tienen tres agujeritos, uno de ellos para que salga la "popó", otro para la "pipí" y uno más para que salga un bebé.
  • "¿Cómo se mete el bebé en el cuerpo de su mamá?" Se le puede explicar que con la ayuda del papá, juntándose mucho a ella y poniendo su pene dentro de su vagina, porque los papás se quieren mucho.
  • "¿Por qué mamá tiene pechos grandes y papá no?" De nueva cuenta hay que explicar que mamá es mujer y que tiene los senos más grandes para poder dar leche a sus bebés.

Al momento de dar estas u otras respuestas, los adultos deben emplear un tono de voz que refleje seguridad y relajamiento, pues el niño comprenderá que la sexualidad es un tema natural y puede hablar de él tranquilamente para resolver sus dudas. Por cierto, los padres no deben sorprenderse si las preguntas de su hijo o hija son iguales a las que ha hecho meses atrás, pues necesitan oír varias veces la explicación.

Descubriendo el cuerpo

La sexualidad del infante no se limita a hacer preguntas, ya que su inquietud natural, el deseo de explorar sensaciones y su tendencia a imitar a los adultos le llevará más lejos: buscará abiertamente el contacto corporal, caricias, mimos, abrazos y cosquillas, e incluso puede sorprender a sus tutores cuando les presente a su novio o novia.

Pero lo que más preocupa y abochorna a los progenitores es que el niño imite los movimientos que se realizan durante el acto sexual y, más aún, que exploren y acaricien sus genitales públicamente. Los padres deberán actuar con prudencia y explicarle al pequeño que no es malo lo que hace y que es una forma de conocer su propio cuerpo, pero también deben decirle que las autoexploraciones se realizan a solas, en la intimidad, así como no hacen "pipí" o "popó" delante de todos.

Hay que recordar que el niño todavía no conoce las reglas sociales y que su actitud ante la masturbación es completamente inocente; por ello se desaconseja por completo sancionarle física o verbalmente con frases amenazantes como: "Te voy a cortar la mano" o "si sigues haciendo eso te vas a enfermar", pues genera un estado de culpa y ansiedad que el pequeño no sabe cómo enfrentar.

En cambio, los adultos deben se más compresivos y tener en cuenta que cuando su hijo se masturba con frecuencia puede tener varias razones para hacerlo:

  • Aburrimiento. Ocurre cuando el niño carece de labores de entretenimiento a lo largo de día, de modo que la masturbación le procura placer y distracción. Un programa de actividades más activo y estimulante, lejos del televisor, podría ser la solución.
  • Tensión. La autoestimulación libera energía, por lo que puede ser el escape a un estado de nerviosismo o ansiedad. Un poco más de entretenimiento y atención pueden reducir el deseo por masturbarse.
  • Baja autoestima. La falta de afecto hace que un pequeño encuentre placer y consuelo al acariciar sus genitales. La alternativa es dar mayor atención y realizar actividades que hagan sentir al infante que es alguien especial.
  • Abuso sexual. Algunas veces, los niños o niñas que han sufrido este problema pueden comenzar a mostrar señales de comportamiento sexual adulto, usando la masturbación para excitarse; además, su plática puede hacer alusión al contacto íntimo. Si se sospecha que ésta es la causa, se debe consultar a un especialista (psicólogo pediatra).

Las relaciones sexuales también interesan a los niños, sea porque han visto escenas eróticas en series de televisión y películas o debido a que espiaron a sus padres. De ahí que en ocasiones imiten posturas sexuales, comparen sus genitales con los de sus amiguitos o primos y se acaricien o besen entre ellos.

La gran mayoría de los casos tienen la finalidad de satisfacer la curiosidad de su edad, y sería injusto castigarlos o hacer que se avergüencen de ello. Lo mejor es que los adultos reaccionen con naturalidad ante tales conductas, propias de la evolución de la niñez, y esperar a que el infante se acerque para resolver sus dudas.

Los padres deben comprender que nada de esto es perverso o pecaminoso y que el niño irá comprendiendo su propia sexualidad conforme crezca y asimile las reglas que permiten la convivencia humana. Sólo en caso de que este tipo de actitudes sean incontrolables y el pequeño manifieste problemas de agresividad o dificultad para mantener relaciones sociales, se deberá consultar a un psicólogo especializado en atención a menores para descartar la posibilidad de algún problema emocional o de abuso sexual.

Muchos padres están convencidos de que dar demasiada información a los niños puede acelerar el momento en que se presenten sus primeras experiencias sexuales; sin embargo, diversos estudios confirman lo contrario, esto es, que aquellos chicos que poseen más conocimientos toman mejores decisiones y no se sienten presionados por tener relaciones íntimas.

Así, queda claro que informar acerca de la sexualidad es una responsabilidad que deben asumir los padres sin temor, por lo que conversar con sus hijos sobre este importante aspecto de la vida de todo ser humano es una prioridad que no debe delegarse a la televisión, los amigos o los profesores.

SyM

Última actualización: 07-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
46
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.