Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Niños superdotados, pero al fin niños

10/07/2013 15:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Niños superdotados, pero al fin niños SyM -Israel Cortés

Quizás ha recibido quejas de su hijo por indisciplinado, poco atento en clase y escaso apego a la autoridad; sin embargo, ha mostrado interés en actividades artísticas o temas poco comunes para su edad, como Astronomía o Química. Tal vez sea un niño superdotado.

La verdad es que estos casos son más comunes de lo que imaginamos, pues se estima que hasta 4 de cada 100 hogares mexicanos albergan a alguno de estos chicos, como también es cierto que se tiene una imagen errónea de ellos, pues no son "sabelotodos" ni adultos pequeños que se valgan por cuenta propia. Simplemente, son niños que requieren educación especial.

Por eso es muy importante que los padres conozcan las características de estos pequeños para establecer un juicio adecuado y desarrollar la estrategia más conveniente, pues si se les subestima o sobreestima con base en sus aptitudes, sus emociones y cualidades pueden verse afectadas.

¿Cómo distinguirlos?

Normalmente, estos chicos comienzan a hablar desde edad temprana, aproximadamente entre los 6 y 9 meses de edad, aunque sus primeras palabras las pueden pronunciar a los tres meses; de igual manera, empiezan a leer o escribir desde muy pequeños, incluso sin ayuda. Les atraen imágenes, melodías y juegos complejos, a la vez que preguntan mucho sobre temas no muy usuales: arte, ciencia, realidad mundial o hasta aquellos relacionados con vida y muerte.

Estos niños aprenden muy rápido, son muy curiosos, poseen buen sentido del humor y tienen excelente memoria para lo que les interesa; asimismo, tienen una capacidad innata hacia el trabajo y creatividad, y no se limitan a memorizar, sino que sacan sus propias conclusiones a partir de lo que saben. También poseen un carácter independiente y no les gusta someterse a normas estrictas, por lo que son inconformes y desobedientes.

Dado que estos pequeños asimilan en unos cuantos minutos lo que a sus compañeros les cuesta media hora entender, muchos de ellos muestran poco interés, se aburren en clases y prefieren dedicarse a jugar en el salón, dibujar o realizar otras actividades. Por eso es frecuente que los profesores los confundan con niños de lento aprendizaje o muy indisciplinados.

A esto contribuye también que no son necesariamente quienes tienen mejores calificaciones, pues aunque hay materias que dominan como pocos, en otras su rendimiento es más bien bajo. Recordemos el caso del célebre Albert Einstein, creador de Teoría de la relatividad, quien cursó la universidad... prácticamente fuera del salón y con la condena a cuestas de su maestro de griego: "Tú nunca llegarás a nada". Si ahora recordamos a este profesor, es por su eminente alumno.

Tales actitudes de aparente desinterés suelen contrastar con su actitud en casa, ya que los superdotados acostumbran bombardear con extrañas preguntas a sus padres, observan animales con mucho interés durante horas (las hileras de hormigas transportando alimento, por ejemplo) o realizan actividades que exigen destreza manual o artística.

Conviene aclarar que hablamos de rasgos generales y que no todos estos pequeñines muestran todas las características u otras más que se les atribuyen, como acusada madurez emocional o capacidad de liderazgo, y que desafortunadamente llevan a muchos padres a errar su actitud hacia los infantes, pues el termino "genio" o "superdotado" les hace creer que es necesario enrolarlos en sinfin de actividades para que rindan según su potencial.

¿Qué hacer?

Contra lo que muchos piensan, en la gran mayoría de los casos no debe hacerse nada especial ni buscar que los chicos tomen al mismo tiempo clases de guitarra, idiomas, tae kwon do, apreciación musical, ballet, natación y fotografía, además de inscribirlos en el club de niños exploradores de la localidad. Un superdotado es un niño como cualquier otro, sólo que, como ya se dijo, tiene necesidades educativas y de atención diferentes.

Lo mejor que puede hacerse es motivar (no obligar) al niño a aprender, proveyéndole material conforme lo vaya pidiendo, y siempre respetando sus gustos y posibilidades económicas de los padres. Tan perjudicial es forzar a un niño a aprender a tocar el violín si no le gusta la música como responder sus preguntas con un clásico: "Eso lo aprenderás cuando seas mayor".

La desmotivación ante las iniciativas de un superdotado es poco conveniente, pues la frustración puede originar el desarrollo de tendencias agresivas (verbal o física, rebeldía) o pasivas (fantasea, evita a la gente, no se defiende si es agredido). En estos casos es importante crear vínculos entre profesores y padres de familia e, incluso, contar con la opinión de orientadores sociales o psicólogos, ya que estos pequeños suelen tener grandes aspiraciones, elevada opinión de sí mismos, poca tolerancia a la frustración e incluso presentar de manera innata rasgos neuróticos, por lo cual es necesario orientarlos antes de los siete años para evitar que sus capacidades se atrofien por falta de estímulo.

Por regla general, cuando a un superdotado se le proporciona alguna clase de actividad de enriquecimiento los problemas desaparecen por sí solos, y es también muy benéfico que tenga contacto regular con otros niños de sus mismas características, a la vez que padres y profesores establezcan estrategias educativas en conjunto.

Para este fin, en México, la Secretaría de Educación Pública (SEP) cuenta con un Programa de Fortalecimiento de la Educación Especial y de la Integración Educativa (PFEEIE), que brindan orientación y educación especializada (si requiere más información, marque al TelSEP: 5723 6688 en el Distrito Federal y área metropolitana, o el 01 800 767 6688 para el interior de la República, sin costo. También puede consultar la página en Internet de la sección Atención Educativa a Niños, Niñas y Jóvenes con Aptitudes Sobresalientes y/o Talentos Específicos).

Gracias a estos recursos los chicos aprenden metodologías de investigación y desarrollan sus aptitudes de acuerdo con sus necesidades y gustos, considerándolos como niños que, efectivamente, son sobresalientes en algunos aspectos aunque descuidados en otros.

Es importante destacar que la mejor ayuda a estos chicos la proporcionan sus padres al no hacerlos sentir raros o como si fuesen adultos pequeños, pues hay que considerar que aunque son diestros suelen mostrarse tristes cuando están solos.

SyM

Última actualización: 07-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
109
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.