Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gaby Carmona Astudillo escriba una noticia?

"No les va a gustar"

30/08/2009 00:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las hipótesis según lo declarado

Lo advirtió el gobernador, Zeferino Torreblanca, cuando expresó “los resultados no les van a gustar” es decir, que para el jefe del ejecutivo, la muerte de su ex secretario general de gobierno, Armando Chavarría Barrera será la que él quiere que sea y no la que el método científico determine.

La versión de la venganza pasional fue manejada por un subprocurador de Guerrero, a dos días del asesinato de quien fuera el Coordinador de la Comisión de Gobierno, Armando Chavarría Barrera, lo que significa que el plan para llevar a cabo las investigaciones a cargo de un grupo especializado en homicidios de la PGR, no es más que un escenario montado y respaldado por el huésped que habita en la Residencia Oficial de los Pinos.

¿Cuál es la intención? Seguramente respaldar no solo el comportamiento y los actos de corrupción que se han generado en el presente gobierno, sino que hay la intención de entregarle y garantizarle al presidente de la república un triunfo electoral en Guerrero con las siglas del PRD pero con mayor acercamiento ideológico con el panismo.

Por eso, tanto para el gobernador del estado como para el residente de los Pinos, la nominación de Armando Chavarría Barrera como candidato oficial del PRD a la gubernatura representaba un riesgo para el mandatario en Guerrero, (ya que si triunfaba se revelarían los desfalcos económicos que sean dado en el gobierno honesto de Torreblanca) pero al mismo tiempos el probable triunfo de Chavarría ponía en riesgo al gobierno Calderonista.

Recordemos que en este estado del sur, Andrés Manuel López Obrador derrotó a Calderón en los comicios presidenciales, y tanto el mandatario estatal como el jefe del ejecutivo federal vieron en Chavarría un enorme riesgo. Quizás por eso, se buscó esa alianza de izquierda más oscura que nada, por la incongruencia ideológica que hay entre ellos.

Para nadie es un secreto que Torreblanca ha despreciado y escupido en el rostro al perredismo de guerrerense, siendo diputado federal por ese partido se volvió independiente, al llegar a la alcaldía de Acapulco por el PRD los mantuvo marginados, sin embargo, una vez más lo hicieron diputado federal y de ahí saltó a la gubernatura del estado, en alianza con PT y Convergencia, a todos sus aliados los despreció y la relación antes de mano sudada se volvió indiferencia.

Había en el perredismo de Guerrero, enojo en contra del mandatario estatal, debido a su acercamiento con Vicente Fox, en donde por cierto, Torreblanca se comprometió a apoyar la candidatura de Santiago Creel, así fue el acuerdo, pero al ser derrotado, el hibrido político se acercó a Felipe y se identificó con él; quizás el rencor y la estatura de ambos fue el inicio de esa relación que los perredistas de sepa mastican pero no tragan.

Torreblanca tuvo la oportunidad de tener a su lado a varios personajes perredistas como Rosario Herrera Ascencio, primero en la dirigencia municipal de Acapulco y después en la diputación federal y más tarde le dio el visto bueno para el proceso interno del PRD en Acapulco, en donde participó Adela Román Ocampo, a la que Rosario tenía que obstaculizar y quitarle votos para que no llegará a la candidatura y por ende a la presidencia de Acapulco, la cual ganó Félix Salgado Macedonio.

Sebastián de la Rosa Peláez es de los perredistas que comieron de la mano de Torreblanca estando en la dirigencia estatal, entre muchos otros nombres entre ellos el de Misael Medrano Baza actual líder del PRD en Guerrero, a quien Alberto López Rosas, ex alcalde de Acapulco le exigió que renunciará al cargo porque no representaba los intereses de los perredistas de Guerrero sino que estaba del lado de Torreblanca Galindo.

En una reunión realizada en Casa Guerrero, residencia oficial del gobernador, a la que asistieron los incondicionales del mandatario estatal representados por Izquierda Renovadora, ahí Torreblanca llamó a los perredistas “facciosos y corruptos” pero lo más grave es que el comunicado de carácter político fue difundido en medios locales como una acción de gobierno, al llevar impreso el logotipo del gobierno del estado, irregularidad que nadie cuestionó.

No sorprende el estilo de gobernar de Torreblanca pero esta actitud se volvió intolerante con el apapacho presidencial de Don Felipe, debido a que se siente seguro del apoyo que está recibiendo desde los Pinos.

Y tan seguro está del apoyo presidencial que no tiene la intención de cambiar a su gabinete de seguridad, lo que es una demanda popular del pueblo, pero que al jefe del ejecutivo no le interesa no ver ni escuchar, porque solamente escucha las sirenas de los pinos.

Crímenes impune en Guerrero

¿Dé que tamaño es el compromiso que tiene Calderón con Felipe?, ¿A qué grupo pertenece esta tierra suriana como para no quitar a un procurador y mandar a un general a la controvertida dependencia sí es que realmente se lucha contra la delincuencia organizada? ¿ Cuánto costó la plaza?, si mal no recuerdo Don Felipe aseguró que en este país las plazas ni se venden ni se negocian, entonces ¿Qué negoció don Felipe con Torreblanca como para mantenerlo en el poder y para qué el suegro del diputado local Carlos Álvarez siga en la Procuraduría?.

Estamos ciertos que Guerrero es un asunto de seguridad nacional, entonces porque poner en riesgo la endeble estabilidad social que hay en el país, manteniendo a un gobernador que ha mostrado su ineficacia en el cargo y cuya administración está inmersa en actos de corrupción, pero sobre todo porque en el gobierno de Zeferino Torreblanca se han asesinado a 25 líderes perredistas, y los crímenes de Alexis Iglesias Aragón, Rubén Robles Catalán, Amado Ramírez se cometieron según Torreblanca por una venganza pasional.

En el caso de Juan Daniel Martínez Gil, el procurador afirmó que era un asunto de la delincuencia organizada, sin probarlo, como no ha podido probar el gobierno de Torreblanca el asesinato del diputado loca panista, Jorge Bajos Valverde de qué se trató de un crimen político.

Lo cierto es que Zeferino Torreblanca al involucrar en el crimen de Bajos Valverde al ex diputado federal panista, Ángel Pasta Muñuzuri, a quien lo humilló públicamente y lo alejó completamente de la estrecha amistad que Pasta tenía con el presidente Felipe, lugar que aprovechó Torreblanca para congraciarse con el nuevo huésped de los Pinos.

Pero Zeferino Torreblanca recibió el rechazo de la clase social de la que provenía, ya que nadie de ellos creyó su versión de que Ángel Pasta fue el orquestador intelectual, a tal grado que fue liberado más tarde.

Pero ya Torreblanca tenía el camino libre, decidió apoyar a Armando Ríos Piter a la diputación federal y es este el proyecto ciudadano del que habla Zeferino, y eso fue lo que provocó las diferencias políticas con el malogrado político perredista Armando Chavarría Barrera.

En Guerrero, nadie cree la versión que habrá de dar el mandatario estatal y de la que les advirtió que “no les va a gustar” como tampoco ha gustado a la familia Bajos Valverde la versión de que su crimen fue planeado por el esposo de una mujer, suplente de Bajos en la diputación local, y a la que Torreblanca impidió que rindiera protesta en complicidad con los diputados perredistas de ese tiempo.

Hoy la versión de Zeferino “la venganza personal o pasional” que seguramente habrá de decir, eso sí a última hora, no le quiere colgar el muerto al corrupto titular de la AGE, Ignacio Rendón Romero y con ello se quita un crimen más de su cuerpo, y su relación con el perredismo seguirá siendo tan corrupta como lo aseguró el mismo.

Los crímenes del gobierno de Torreblanca han quedado en la impunidad, ojalá que el de Armando Chavarría, el cual no era un santo como el mandatario no es un alcohólico anónimo, no quede en la impunidad porque entonces se puede despertar al Guerrero bronco que hay en estas tierras del sur.

Ojalá los nuevos políticos de los Pinos y de la clase de cuello blanco que está en Guerrero revisen la historia, como decía Ruiz Massieu “hay que revisar el pasado y analizar el presente para poder vislumbrar el futuro”, y sin ser muy duchos en la política, se auguran nubarrones en la entidad de querer sostener la misma línea. El futuro para los zeferinista y Calderonista no se ve muy bueno.

¿Por cierto quienes son los políticos perredistas a los que Armando Chavarría recomendó escribir sus cartas, y entregarlas a quien más confianza le tuvieran y que estos las hicieran públicas en dado caso de que sufrieran algún atentado?

Las hipótesis del crimen según lo declarado:

Para el pueblo de Guerrero, el culpable se llama Zeferino Torreblanca Galindo; para los perredistas: fue un crimen político ¿pero quién lo ordenó? Unos dicen que los grupos caciquiles priistas, otros quien está en el poder; para la familia Chavarría Obeso: Zeferino es corresponsable; para los panistas: la línea debe ir hacia el titular de la AGE, Ignacio Rendón Romero, por la corrupción denunciada; para el gobierno: la respuesta “no les va a gustar”. ¿Quieren adivinar? Veremos.

Despertar al Guerrero Bronco


Sobre esta noticia

Autor:
Gaby Carmona Astudillo (114 noticias)
Visitas:
2957
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.