Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

“Nunca he tenido la certeza del camino correcto”: Joan Manuel Serrat

01/02/2011 10:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

(Ampliación) * Dice que México ha sido como su casa; aplaude lucha del presidente Calderón en contra el narcotráfico * Ofrecerá conciertos en el Auditorio Nacional y en la UNAM Por Claudia Pacheco Ocampo México, 1 Feb. (Notimex).- El cantautor español Joan Manuel Serrat dijo que a sus 67 años de vida, tras vencer en dos ocasiones la enfermedad del cáncer y cosechar grandes triunfos en 46 años de trayectoria, nunca ha tenido la certeza del camino correcto a seguir. “Mi camino al andar tiene una ligera cojera de la pierna izquierda porque una vez, siendo niño, me atropelló un carro y me dejó la pierna un poco más corta que la otra. Por lo tanto, camino con cierta cojera, misma que a medida que me haga más viejo dará porte a mi movimiento. “Sin embargo, mi caminar siempre es hacia delante. Si en algún momento tengo que retroceder, lo hago con la seguridad de que me iré adelante otra vez, pues sólo es un movimiento defensivo, como retrasar una torre en el ajedrez. “Es un movimiento cargado de dudas porque nunca en mi vida he tenido la certeza de cuál es el camino correcto a seguir, lo que sí sé es cuál no debo seguir. Mi andar ha sido discurriendo entre el manojo de caminos que me quedaban cuando descartaba aquellos por lo que sabía no convenía seguir”, explicó a Notimex en entrevista. De su lucha contra el cáncer, que asegura ha ocurrido en dos ocasiones, ha sido victoriosa porque “la vida y la naturaleza me han permitido hacerlo, mientras que otros no lo han logrado. Ellos no han sido más cobardes, flojos ni distintos, solamente la vida y la naturaleza nos regala estas segundas oportunidades. “Mis pensamientos de ahora no se modificaron a raíz de mis problemas oncológicos, sino que cambian en función de todas las cosas que me ha ocurrido. A veces las situaciones colectivas me han movido más que las situaciones personales, las que son intransferibles y únicas”, sostuvo. Sonriente y amable como es su forma de ser, el artista reflexiona y asegura que en caso de tener la oportunidad de cambiar algo de su pasado, jamás lo haría, pues sería una pérdida de tiempo. “Es más, ni siquiera lo ha pensado porque resultaría imposible cambiar el ayer. “Mejor hay que modificar lo que se pueda cambiar”, advierte. Joan Manuel Serrat, cuya obra musical tiene influencias de otros poetas, como Mario Benedetti, Antonio Machado, Federico García Lorca, Pablo Neruda o León Felipe, entre otros; así como de diversos géneros, como el folclore catalán, la copla española, el tango, el bolero y del cancionero popular de Latinoamérica, gusta de analizar los vaivenes de la vida. Para él la felicidad son instantes, salpicaduras: “A veces llega y hay que estar ahí atento para que te salpique, porque en ocasiones pasa y no acierta. Es un estado de ánimo y lo que sí se mantiene es la buena o mala relación que puedes tener contigo mismo, la que te satisface por lo que estás haciendo, procurando no empañar todo aquello que sería bueno modificar”. El músico y cantante ha versionado canciones de Violeta Parra y de Víctor Jara. Es uno de los pioneros de la “Nova Cançó” catalana. Cuando el público asiste a sus conciertos o escucha su música admite salir de buen humor, incluso, con muchas ganas de seguir amando la vida y disfrutándola. Antes esas reacciones, “El noi del Poble-sec”, como también se le conoce, respondió: “Es muy gratificante, creo que en el fondo todo esto se puede resumir con la palabra amor, es lo que hay detrás, además de la confianza. Me agrada ser capaz de transmitir amor, confianza y buenas canciones”, resaltó Serrat, quien confió que consulta el Internet sólo para divertirse. “Me gusta ver a perros que van en patineta, a gatos que hablan, a Chaplin y otras cosas que me hagan reír. No me agrada mirar videos del pleistoceno medio o del jurásico mío. Tampoco manejo el ordenador para entrar a las redes sociales, sólo lo hago para comunicarme, grabar y escribir”. Opinó que este tipo de comunicación es un mundo un poco desordenado, son ventanas abiertas en los dos sentidos, lo cual conlleva ciertos riesgos. “Pero sin duda, tiene una gran influencia en la manera de entender la vida y las relaciones, aunque me preocupa que éstas sean distantes con la tecnología como intermediario. Estaría mejor si no se perdiera de vista la comunicación de piel, de los sentidos, los olores y los sabores”. Serrat afirmó que a sus 67 años ha sido testigo de lo bueno y lo malo en el mundo. Le sorprende el canto de un cuclillo o el llanto de un niño, pero “las aberraciones de los bárbaros han hecho que su nivel de sorpresa descienda a lo preocupante. “Es difícil que me sorprenda con una noticia de violencia que salga en televisión, pues por esta vía se envían cientos de imágenes así que nos dejan distantes de la propia realidad. Pareciera que en lugar de ver el crimen que se está cometiendo, observamos una película como si aquello no doliera, no sangrara, no llorara. “No entiendo a nadie que no pueda estar preocupado por lo que ocurre ni que sea por egoísmo, por salvarse a él. Hay quienes se preocupan por los demás sabiendo que sin ellos no existe y hay quienes no se preocupan por los demás creyendo que sin él ellos no existen. “Es importante entender que las cosas que ocurren nos afectan a todos, echan sombra a todas nuestras vidas, aún a quienes creen estar a salvo”, aseveró. Para el intérprete de “Cantares”, quien tomó unas vacaciones hace unos días en el puerto de Acapulco, Guerrero, estar de nuevo en México es un agradecimiento a la vida, pues “ha significado un lugar donde he tenido mucha complicidad para compartir mi trabajo y mi música. “Es un país hermoso y tan distinto en su norte y sur, su este y oeste; pero sobre todo, más allá de su belleza, riqueza cultural, gastronómica y femenina, esta nación ha sido mi casa. Cuando yo no tenía casa me abrió sus puertas, me permitió entrar y me trataron como un mexicano más”. En ese sentido, también opinó sobre la lucha que establece el gobierno del presidente Felipe Calderón en contra del narcotráfico: “Pelear a favor de la salud de los ciudadanos es obligación de cualquier gobernante y la asumen quienes tienen la capacidad y responsabilidad para hacerlo. “Es lo mismo que debemos hacer todos desde nuestros puestos de trabajo, estudio y vida, si es que deseamos aspirar a un futuro caminando por nuestras calles con orgullo, dignidad y tranquilidad”. Joan Manuel Serrat adelantó que los conciertos a ofrecer en este país, a partir del 2 de febrero en Pachuca, Hidalgo, y hasta el 17 del mismo mes en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, serán una fiesta en donde convivirá con la gente que encuentra en la música una armonía, una descarga y sobre todo, una complicidad. Su repertorio de temas es amplio. Él quisiera interpretar todos y complacer los gustos, pero el tiempo quizá se resuma a dos horas. De modo que, informó, cantará una selección de grandes melodías y destacarán las incluidas en su más reciente álbum “Hijo de la luz y de la sombra”. Los días 4 y 5 de febrero se presentará en el Auditorio Nacional de esta ciudad, mientras que el sábado 19 en la Facultad de Química de la UNAM y el domingo 20 en el Estadio Roberto Tapatío Méndez de la misma institución. “En 1970 estuve en el Justo Sierra, un lugar donde hice uno de los conciertos más hermosos que recuerdo en mi vida. Regresar a la UNAM será volver a pronunciar los votos de confianza que hice hace 40 años y que han mantenido una relación muy intensa con esa casa de estudios y sus hijos, quienes son mis cómplices y más fieles seguidores”. “Hijo de la luz y de la sombra” es un material que hace un recorrido por los poemas del español Miguel Hernández (1910-1942) en el centenario de su natalicio. Algunos son: “Uno de aquellos”, “Del ay al ay por el ay”, “Canción del esposo soldado”, “La palmera levantina”, “El mundo de los demás”, “Dale que dale” y “Cerca del agua”, entre otros. Al preguntarle qué número de disco es, Serrat responde: “No lo sé, perdí voluntariamente la cuenta. No me importa si es el 27 ó 42, me interesa lo que hay dentro de cada uno. A éste lo titulé ‘Hijo de la luz y de la sombra’ porque, a mi entender, es el poema de Hernández más definitivo, es la escritura de su universo Hernandiano, muchas veces telúrico y sexual al mismo tiempo. “Este poema es el que conserva todos los elementos que definen su obra. Además, creo que conseguí hacer una muy buena canción de él, y me parece que en el fondo, todos somos hijos de la luz y de las sombras. El álbum quedó mucho mejor de lo que yo hubiera pactado antes de empezar a hacerlo, me ha llenado de satisfacciones”, puntualizó el artista.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
251
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.