Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Obligó destino a Raquel a dedicarse al oficio de taxista en Nayarit

08/03/2011 15:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Raquel Sandoval Sánchez, de 35 años de edad, es una de las pocas mujeres taxistas que se dedica a este oficio en la ciudad, el cual desde hace años ha sido exclusivo de los hombres. La vida se encargó de ponerle en el camino a dos hijas “postizas”, se trata de sus sobrinas, por quienes dejó su anterior trabajo para buscar otro que le permitiera pasar más tiempo con ellas. Esta decisión la tomó luego de que la más grande estaba pasando por la etapa de la adolescencia y sus cambios en el carácter eran muy constantes, al pasar de la depresión a la ira. “Es la luz de mis ojos -relata Raquel- y por ella es que me atreví a buscar otro empleo que me diera la posibilidad de acomodar mi horario”. Originaria de un pueblo productor de café, al norte del estado, La Bolita, municipio de Ruiz, ahora Raquel quiere ofrecer a sus hijas “postizas” una mejor preparación que la que ella tuvo, y es por eso que también le abrirá las puertas de su hogar a otra de sus sobrinas, una vez que termine el sexto de primaria. Aunque el destino la llevó a ser conductora de un taxi, a Raquel le gusta lo que hace, la “atención al cliente”, y asegura que le gusta platicar con quienes se suben a su taxi, aunque aclara que no es de su propiedad, y que diariamente tiene que apartar 300 pesos para su patrona y otro tanto para la gasolina. La mayor satisfacción que le deja este oficio es que la gente la busca por teléfono, amas de casa le confían su tesoro más sagrado: sus hijos. Sin embargo, recuerda que no siempre ha sido así, y que en cierta ocasión una mujer no quiso subirse a su taxi porque ella lo conduciría. “Prefirió irse con un caballero”, relata Raquel. Pero la discriminación de una persona de su mismo género no es lo único a lo que se ha enfrentado, también tuvo que aguantar un comentario machista de uno de sus compañeros cuando inició en este oficio. “Una vieja, lo que nos faltaba”, dijo el taxista a otro de los choferes, a lo que Raquel hizo caso omiso, “pero la segunda vez ya no me quedé callada”, afirma entre risas. Los hombres también fueron el motivo por el que al principio Raquel no se esforzaba en su arreglo personal, pero al paso del tiempo comprendió que su imagen era importante, “y al final de cuentas, –dice– como trates a los demás es como serás tratada”. Combinar las labores del hogar con el trabajo ha sido un reto difícil para esta joven taxista, quien a veces desde las 7:00 horas comienza a buscar pasaje, pero hay días en que deja lista la comida y los quehaceres de la casa y sale más tarde a trabajar. No obstante, comenta que la necesidad económica la ha obligado a trabajar por las noches y de no hacerlo, “entonces sí me moriría de hambre”. A pesar del clima de violencia que prevalece en la ciudad, Raquel no se da por vencida y cita una frase “cuando te toca aunque te quites, y cuando no, aunque te pongas”. Aunque confiesa que su mejor amuleto es la bendición de Dios y de su madre. En el poco tiempo de dedicarse al volante, Raquel ya fue víctima de la delincuencia, en una ocasión en que un par de hombres la asaltaron pistola en mano. “Afortunadamente a mí no me hicieron nada ni tampoco me quitaron mucho dinero, pero a mi cliente, que era una mujer, la despojaron de sus joyas, una cámara digital y 14 mil pesos que acababa de ganarse en un casino de apuestas”. El rostro le cambia al recordar el suceso, y dice que lamenta la inseguridad que vivimos los nayaritas, porque eso impacta negativamente en sus bolsillos. A Raquel también le ha tocado estar cerca de una balacera, por lo que tuvo que parar al hospital tras una crisis nerviosa. Su trabajo implica riesgos y está consciente que como en todos los empleos, algunos hombres no ven con buenos ojos que una mujer se supere, no obstante, narra que su experiencia más triste fue cuando una mujer prefirió irse en el taxi de un hombre que en el de ella, y todo por desconfiar de sus capacidades.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
60
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.