Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Ofrece Joan Manuel Serrat una velada empapada de poesía

14/02/2011 03:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cante y compositor catalán Joan Manuel Serrat ofreció una velada empapada de poesía con más de 20 canciones interpretadas durante dos horas y 20 minutos, ante miles de tapatíos que lo ovacionaron de pie. El cantautor español dedicó su concierto “Hijo de la luz y de la sombra”, a su connacional Miguel Hernández, quien nació en 1910 y murió en las cárceles del franquismo cuando tenía 31 años, por lo que declamó diversos poemas del homenajeado. Alrededor de las 20:00 horas locales brotaron de su garganta las primeras poesías en el Auditorio Telmex, y acompañado de la violinista Martha Roca, el guitarrista Israel Sandoval, el bajista Daniel Caselles, el baterista Vicente Clemente, el tecladista Ricardo Merallas y el pianista Josep Mas “Kitslus” comenzó el recital con “Tres heridas”. Vestido de pantalón de mezclilla y saco negro continuó el espectáculo con “La palmera levantina”, “Las abarcas desiertas”, “Dale que dale” y “Elegida”, mientras los poemas flotaron entre los corazones de los presentes, como regalo previo al Día del Amor y la Amistad. Joan Manuel Serrat tomó la guitarra acústica e interpretó “Si me matan, bueno” y “Menos tu vientre”, para después interactuar con el público tapatío con su característico buen sentido del humor, con el que tiñó todo de un ambiente agradable. Dejó por un momento su guitarra para cantar “El hambre”, “Nanas de la cebolla”, “Hijo de la luz y la sombra” y “Para la libertad”, con lo que también concluyó el manojo de poemas preparado en tributo a Miguel Hernández. Tras un breve intermedio musical, el catalán prosiguió esta mágica velada con “Tarres”, “Sinceramente tuyo” y “La bella y el metro”, para regocijo de los jaliscienses. Ante los gritos que emitían una infinidad de peticiones, el compositor bromeó con la gente al decirles que entre sus virtudes no estaba cantar dos o más temas al mismo tiempo, por lo que debían tener paciencia, y brindó “Princesa”, “Mediterráneo”, “Los recuerdos”, “Disculpe el señor” y “Pueblo blanco”. El clímax de la noche emergió cuando se despidió con “Hoy puede ser un gran día”, que fue cantada por los miles de tapatíos presentes, que jubilosos se levantaron para aplaudirle y pedirle en coro que regresara al escenario a interpretar una melodía más. Ante la insistencia, el español retornó para ofrecer un par de temas más y cerró con otro de sus grandes éxitos “Cantares”, que detonó un coro monumental a lo largo de esta canción, y al final se transformó en múltiples aplausos. Pero los asistentes querían todavía más, y no dejaron de corear “otra”, “otra”, “otra”, lo que obligó a Joan Manuel a regresar al escenario para agradecer el cariño de la gente: “Este es el mejor público que he tenido”. Los tapatíos comenzaron a gritar “Penélope”, “Penélope”, “Penélope”, a lo que Serrat sonriente contestó: veo que ahora sí hay democracia y todos quieren la misma canción. Joan Manuel Serrat los complació con esa melodía y finalizó su formidable presentación con “La fiesta”. Miles de jaliscienses lo despidieron con una ovación de pie y se llevaron tatuada en sus corazones esta inolvidable velada empapada de poesía musical.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
153
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.