Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Ofrece el Museo Nacional de Culturas Populares actividadesdecembrinas

21/12/2009 09:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La pastorela "Los enredos de Lucifer" será montada en el Museo Nacional de Culturas Populares (MNCP), como una representación tradicional que conserva la trama del nacimiento de Jesús, mezclada con sátira e ironía relacionadas con temas de actualidad. Los personajes, que portan la tradicional vestimenta de pastores, diablos y ángeles, se harán presentes la tarde del próximo domingo 27 en el Patio Jacaranda del recinto, para divertir al tiempo de hacer reflexionar al público sobre el significado que guardan las festividades propias de está temporada. Ese día habrá posada, que de acuerdo con los especialistas del MNCP, muchas personas las conocen como "Fiestas comunitarias" que se celebran con cantos y versos, frutas de temporada, como cañas, tejocotes, limas, naranjas, jícamas y cacahuates; canastitas de colación (aguinaldos), ponche caliente y piñatas. De acuerdo con investigadores, según la tradición católica es la representación del pedimento de posada que los peregrinos María y José hicieron en vísperas del nacimiento de su hijo Jesús. Algunos sostienen que las posadas nacieron en San Agustín Acolman, poblado ubicado en el Estado de México. En ese lugar, cercano a las pirámides de Teotihuacan y sagrado de los antepasados indígenas, se ubica la coincidencia de la Navidad con una celebración de los antiguos pobladores. Estudiosos como Florentino Cruz aseguran que los aztecas celebraban el nacimiento de Huitzilopochtli precisamente en el solsticio de invierno (época de la llamada Navidad). Simultáneamente, los comerciantes o pochtecas realizaban una gran fiesta en la que sacrificaban esclavos, mismos que eran sometidos a un "baño" o ceremonia de purificación, después de una serie de banquetes ceremoniales. La analogía de esta fiesta azteca con el nacimiento de Jesucristo hizo que los frailes agustinos la aprovecharan para infundir en los indígenas la nueva religión, con adecuaciones. Con el tiempo la gente dejó de celebrar las posadas en los atrios de los templos o en los conventos, para regresar a la costumbre de hacerlo en los hogares, con vestigios tan característicos del ritual prehispánico como el obsequio de figuritas y el reparto de dulces, añade la misma fuente consultada en el MNCP. Las posadas tuvieron un origen totalmente religioso, pero el entusiasmo festivo y la participación de la gente se convirtieron en una mezcla de "peregrinos", "posaderos", piñatas, aguinaldos, cantos y baile. A la fecha, se mantiene la tradición, misma que se pondrá de manifiesto este domingo por la tarde-noche en el museo ubicado en Coyoacán, en el sur de esta ciudad.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
76
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.