Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Ofreció André Rieu un magnífico espectáculo en el Auditorio Nacional

08/10/2011 03:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un magnífico espectáculo que reunió virtuosismo, actuación y sorpresas para el público, fue lo que ofreció el violinista holandés André Rieu, quien se hizo acompañar de una orquesta, coros, cantantes y hasta un mariachi, durante un concierto que ofreció en el Auditorio Nacional, donde estará hasta el 11 de octubre. Ante casi un lleno, Rieu logró cautivar a los asistentes, al derrochar toda una energía en el escenario, con músicos de gran talento, y presentar un programa completo de obras de reconocidos compositores clásicos, principalmente de valses y una que otra aria, así como canciones rancheras. Un músico que salió entre el público, acompañado por los integrantes de la agrupación y del coro femenino, de una forma espectacular y saludando a los asistentes con la mano, al tiempo en que los filarmónicos interpretaban “Seventy-Six Trombones”, de M. Willson. Con fuertes aplausos, André Rieu subió al escenario y acompañó a la orquesta la pieza de Willson, que al término de ésta agradeció al público y garantizó que este concierto sería una noche bellísima de música, en un país cálido como México. Vestido elegantemente de frac, así como los músicos y las integrantes del coro, al igual que las demás mujeres, estaban ataviadas con un vestido como si fueran quinceañeras, continuaron con el programa, a través de “Voices of Spring”, de J. Strauss. Al mismo tiempo en el fondo del escenario se proyectaba una imagen relacionada con la pieza para darle un toque más natural. Al término de cada una de las obras, el músico platicaba con los asistentes de una manera graciosa, pues su poco español apenas se entendía, pero era lo suficiente para que la gente le aplaudiera constantemente. Y al tomar otra vez su instrumento siguió el espectáculo, que ante la sorpresa de los asistentes, del techo cayó una especie de escarcha blanca, para dar la impresión de que era nieve. Cada pieza tenía su estilo propio, pues se escuchaban obras instrumentales, temas con coros y algunas arias que fueron interpretadas por tenores y sopranos, quienes mostraron también el talento vocal en el escenario, compaginaba todo en una velada musical, en el llamado “Coloso de Reforma”. En pausas, Rieu entretenía al público, ya sea con algunas experiencias o diálogos chuscos, que hacía reír a los presentes, pero que daba entrada a la siguiente pieza. Nuevamente ante la sorpresa, cayeron globos como si fuera una fiesta de cumpleaños, tal como lo había dicho el propio músico holandés, “es una gran fiesta porque los mexicanos son alegres”, fueron algunas palabras en el poco español que expresó en algunos momentos del concierto. Una vez que terminó la ejecución de las piezas que conformaron el concierto, los asistentes solicitaron más de este destacado músico internacional, y cuál fue la sorpresa que salió al escenario un mariachi para interpretar “La paloma”, “Cielito lindo” y el “Jarabe tapatío”, que levantó a la gente de sus asientos para bailar y cantar cada una de estas canciones mexicanas. Piezas como “Blaze Away”, de A. Holzmann; “The Skaters Waltz”, de E. Waldteufel; “Snowwaltz”, de Th. Koschat; “Ballad for Adeline”; “Song of Olympia”, de J. Offenbach”, “Feast of fire polka”, de Josef Strauss; “Vilja Song”, de F. Lehár; “Viennese blood”, de J. Strauss; “Mama”, de C. A. Bixio, y “Halleluja”, de G-F. Handel, entre otras, conformaron el programa del concierto.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
159
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.