Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que De Sinaloa escriba una noticia?

Ofrenda de Día de Muertos: Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

31/10/2012 17:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Ofrenda de la Biblioteca Pública José Ma. Morelos de Los Mochis en honor a Carlos Fuentes

Fred Alvarez

Morir sólo es morir. Morir se acaba.

Morir es una hoguera fugitiva.

Es cruzar una puerta a la deriva

y encontrar lo que tanto se buscaba.

Acabar de llorar y hacer preguntas;

ver al Amor sin enigmas ni espejos;

descansar de vivir en la ternura;

tener la paz, la luz, la casa juntas

y hallar, dejando los dolores lejos,

la Noche-luz tras tanta noche oscura»."

Estas líneas fueron escritas -antes de fallecer, en junio de 1990-, por el sacerdote, periodista y poeta José Luis Martín Descalzo. (1930- 1991).

La muerte es la realidad más dolorosa, más misteriosa y, a la vez, más inevitable de la condición humana, y es que "el hombre es un ser para la muerte", dice un célebre filósofo alemán del siglo XX.

Estos días son de tradición por el día de muertos.

Se trata de una popular fiesta cristiana que tiene un origen prehispánico que honra a los difuntos el 2 de noviembre, aunque la celebración comienza antes; el 31 de octubre y el 1 y 2 de noviembre, días señalados por la Iglesia católica para celebrar la memoria de Todos Santos -a saber, santos anónimos, desconocidos, los santos del pueblo, los santos de nuestras familias; se incluyen amigos, paisanos, conocidos y familiares- y de los Fieles difuntos (2 de noviembre).

Muy diferente por cierto al denominado Jalouín (Halloween), o Noche de Brujas que se celebra de acuerdo a los mitos y tradiciones celtas el 31 de octubre, principalmente en EU, el norte de México, algunas provincias de Canadá, Irlanda y el Reino Unido.

La muerte es un personaje omnipresente en el arte mexicano.

Los orígenes de la celebración en México son anteriores a la llegada de los españoles -por lo menos 3 mil años antes-; hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca. Por ello la Unesco ha declarado la festividad mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, también llamado patrimonio viviente-, se trata de la raíz de nuestra diversidad cultural.

Hay varios lugares de México donde es todo un rito prehispánico.

El acto de morir era el comienzo de un viaje hacia el Mictlán , el reino de los muertos descarnados o inframundo, también llamado Xiomoayan, término que los españoles tradujeron como infierno. Este viaje duraba cuatro días. Al llegar a su destino, el viajero ofrecía obsequios a los señores del Mictlán: Mictlantecuhtli (señor de los muertos) y su compañera Mictecacíhuatl (Dama de la Muerte). Estos lo enviaban a una de nueve regiones, donde el muerto permanecía un periodo de prueba de cuatro años antes de continuar su vida en el Mictlán y llegar así al último piso, que era el lugar de su eterno reposo, denominado "obsidiana de los muertos".

Por ejemplo los poblados de la ribera del lago de Pátzcuaro y sus islotes (Quiroga, Janitzio, Ihuatzio y Tzintzuntzan) son por excelencia los lugares donde se celebra la fiesta de muertos; otro lugar es Mixquic en el Distrito Federal, pero que decir de Xantolo, San Luis Potosí, ahí la festividad religiosa comienzan desde una semana antes, cuando los danzantes, también llamados huehues, asisten al panteón a pedir permiso a sus difuntos para poder rendirles culto. Al terminar las fiestas regresan para agradecer. Es así como van preparándose y juntando los elementos necesarios para montar el altar de muertos, también llamado arco. Ahí se concretan procesiones, alabanzas, música y danzas de diversos pueblos: chichimeca-jonaz y hñahñu, de Guanajuato; tepehuas, hñahñus y nahuas, de Hidalgo; tének, pames y nahuas, de San Luis Potosí, y popolucas y totonacos, de Veracruz.

Ir al panteón

Y es que es ahí –en el panteón o camposanto- donde normalmente se depositan los restos mortales de los difuntos, y dependiendo de la cultura del lugar, los cuerpos pueden introducirse en ataúdes, féretros o simplemente envolverse en petates -como fueron enterrados mis ancestros- para poder ser enterrados bajo tierra.

Por cierto, la palabra cementerio viene del término griego koimetérion, que significa dormitorio porque, según la creencia cristiana era ahí donde los cuerpos dormían hasta el Día de la resurrección.

A los cementerios católicos se les llama también camposantos, debido a que hace muchos años en Pisa- o sea la región italiana de la Toscana - cuando ateniéndose a medidas de higiene la autoridad ordenó cerrar el cementerio, que había sido construido en el siglo XIII dentro de la ciudad, el terreno fue cubierto con una gran capa de tierra, que fue traído de los lugares santos de Jerusalén. De ahí el nombre.

¿Cómo se celebra esta tradición en el Norte de Sinaloa?

En las comunidades rurales del norte de Sinaloa –de donde soy originario-, la gente va al panteón, a limpiar las tumbas y a poner muchas velas; eso es clave. De hecho todo el cementerio se ilumina con las velas. Y después a "velar" todo la noche del día primero de noviembre. Para ello hay que ir preparado. Es necesario llevar algo de comer y de beber –ron, tequila, aguardiente o cervezas-; tanto para la ofrenda del difunto, como para uno y los amigos y familiares que aparecerán por ahí.

Más sobre

Recordemos que la creencia es que los muertos necesitaban comida para llegar a su destino final, por lo que al morir se dejaba junto a ellos comida, agua, ofrendas y diversos objetos; y que en este día regresan con "hambre".

¡Ah! Y no debe uno preocuparse de llevar instrumentos musicales como guitarras o acordeones. Ahí al pie de la tumba, llegaran músicos ganapán dispuestos a cantarle toda la noche la canciones preferidas del difunto; y de los vivos, como esa Te vas Angel mió al estilo Los Alegres de Terán:

"Te vas Angel mio,

Ya vas a partir....

Pero ay cuando vuelvas,

no me hallaras aquí,

Iras a mi tumba y allí rezaras por mi.

Hallarás unas letras escritas allí,

con el nombre y la fecha,

Y el día que en fallecí..."

Incluso es el día ideal para encontrarse con amigos y familiares que en todo el año no se les ve. Me ha pasado varias veces.

Colocar una ofrenda ¿Cómo instalarla?

Además de ir al cementerio lo ideal es colocar una ofrenda a los que se adelantaron en el camino, el quid es ¿y cómo instalarla?

Para los que saben es cosa de niños, pero para los que no, se necesita un guía, un especialista, si queremos cumplir con lo que establece la tradición, dependiendo el lugar, insisto.

Además, debemos tener presente que ¡el lugar donde se pone la ofrenda se convierte en un lugar sagrado!

Por eso recomiendo los pasos que nos enseña la maestra arqueóloga Alicia Luján Delgadillo de la universidad Veracruzana, a saber:

1. Sobre él altar se depositara la ofrenda, el arco engalanado será la entrada por donde las almas de los muertos pasarán a morar por breve tiempo y disfrutará de las viandas preparadas en su honor.

2 Sobre la mesa – dice la profesora- se confeccionarán dos a tres escalones a manera de pedestal, se cubrirá todo con un mantel blanco y encima se pondrá papel china picado

3 En los escalones se colocará enseguida una lámpara de aceite, veladoras, un vaso con agua; se distribuyen en la mesa panes de ajonjolí y de huevo con manteca, tamales rancheros en hoja de plátano o de Papantla, tamalitos de pollo, de pipían con fríjol gordo y de dulce con pasitas en hojas de totomoxtle, atole de guayaba o de piña, champurrado, chocolate, y alguna bebida predilecta –cerveza o aguardiente-, cigarros y fósforos. Además mole con carne de gallina, arroz y tortillas de maíz calientitas. También se pueden incluir chichiliques, pemoles, cuitoncitos, cuhiches, tamales de zarabando, garnachas, bolim y zacahuil. Ah y también pan de azúcar –antecesores de nuestras calaveras– y el llamado "pan de muerto".

Con carrizos se forman dos arcos, uno atrás y otro al frente con sus travesaños correspondientes, va recargado sobre la pared donde penderán en su mayoría las imágenes que son de devoción familiar.

5 Los arcos pueden ser en forma de media campana o rectangulares, se forran con rama tinaja, tepejilote y palmilla, se alterna alrededor flores amarillas (cempoalxoxhitl), manitas de plátanos"campechanitos", berenjenas silvestres, nísperos, canastitas, banderitas, jaras y cortinas confeccionadas con papel china con rehiletes.

Nos recomienda también la Maestra Lujan, que justo a las doce del día y por la noche del día primero de noviembre – día de Todos Santos; hay rezos y el término de éstos las almas de los muertos se deleitan con lo ofrendado.

Ah y no se debe olvidar que al día siguiente; el dos de noviembre, la mayoría de los habitantes de la ciudad deben visitan cementerios, llevando agua bendita, flores naturales y coronas de flores de papel encerado. Ahí pasarán con sus muertos la mayor parte del día.

Esa tradición, con algunas variantes, se reproduce–afortunadamente- en gran parte del territorio nacional.

¡Viva nuestra tradición!


Sobre esta noticia

Autor:
De Sinaloa (2812 noticias)
Fuente:
amanecersinaloa.com
Visitas:
3928
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.