Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Organizan en Cádiz actividades en memoria del poeta Rafael Alberti

15/12/2010 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con una lectura de poemas por parte de 300 escolares y un homenaje por parte de vates del lugar con obra propia y del autor gaditano, la concejalía de Cultura del Ayuntamiento del Puerto de Santa María y la Fundación Rafael Alberti recordarán al bardo nacido el 16 de diciembre de 1902. De acuerdo con información de la página electrónica del “Diario de Cádiz”, los actos se llevarán a cabo en el aniversario 108 del nacimiento del autor de “Marinero en tierra” y son más modestos de los que solían celebrarse anteriormente. La lectura de poemas por parte de los escolares, anunciaron los convocantes, está abierta a todo el que quiera participar, y por la tarde poetas del puerto donde vivió Alberti hasta su último día le recordarán con obras propias y del creador de “La arboleda perdida”. El poeta español Rafael Alberti es recordado por haber sido uno de los pilares de la llamada “Edad de Plata” de la literatura española, último exponente de la Generación del 27, así como también por su comprometida militancia política como ciudadano andaluz. Rafael Alberti Merello, su nombre completo, nació en el Puerto de Santa María, en Cádiz, España. Fue especialmente reconocido por su poesía. Tras la Guerra Civil Española (1936-39) se exilió debido a su militancia en el Partido Comunista de España. A su regreso, tras el fin de la dictadura franquista, fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía, en 1983. El primer ciclo de su poesía está constituido por "Marinero en tierra", donde expresa su nostalgia por no poder disfrutar del mar de su tierra natal. Luego, en "La amante" (1926), refleja sus impresiones por distintos puntos de Castilla, como Santo Domingo de Silos, Aranda de Duero, la Ribera del Duero y Burgos. Estos lugares los conoció acompañado de su hermano, como representante de vinos y sus derivados. A esa obra le siguió "El alba del alhelí" (1927). En la lírica albertiana se distinguen cinco momentos: neopopularismo, gongorismo, surrealismo, poesía política y poesía de la nostalgia. En un segundo momento, una nueva tradición suceder a la cancioneril: la de Góngora. El resultado es "Cal y canto" (1929). El gongorismo está en la profunda transfiguración estilística a que se someten los temas. En este libro aparecen tonos sombríos que anticipan a "Sobre los ángeles" (1929). Este último es, seguramente, el libro mayor del poeta, que prolongará sus tonos apocalípticos en "Sermones y moradas", para cerrar el ciclo surreal con el humor de "Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos" (1929), en donde se recogieron poemas dedicados a los grandes cómicos del cine mudo. Otras de sus obras son "Consignas" (1933), "Un fantasma recorre Europa" (1933), "13 bandas y 48 estrellas" (1936), "Nuestra diaria palabra" (1936) y "De un momento a otro" (1937). En el destierro se inició el último ciclo de Alberti. De la poesía no política cabe destacar "Entre el clavel y la espada" (1941), "A la pintura" (1948), "Retornos de lo vivo lejano" (1952) y "Oda marítima seguida de baladas y canciones del Paran " (1953). La obra dramática albertiana está integrada por "El hombre deshabitado" (1930), "Fermín Galán" (1931), "El trébol florido" (1940), "El adefesio" (1944), "La Gallarda" (1944-45) y "Noche de guerra en el Museo del Prado" (1956), además de adaptaciones y algunas piezas cortas. De sus poesías destacan "Marinero en tierra", "La amante", "El alba de alhelí" y "El poeta en la calle" (1931-1935), entre muchas otras. De la producción de Alberti, posterior a su regreso a España, también destaca el libro de carácter erótico "Canciones para Altair", publicado en 1989. Recibió muchos premios y reconocimientos, entre ellos el Premio Lenin de la Paz, en 1966, y el Premio Cervantes, en 1983. Rafael Alberti, el último exponente de la Generación del 27 y figura clave de la poesía española de todos los tiempos, falleció el 28 de octubre de 1999, a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio ocurrido cuando se encontraba en su casa del Puerto de Santa María, en Cádiz, la misma ciudad que le vio nacer 96 años antes. Por expreso deseo del poeta, sus restos mortales fueron incinerados y sus cenizas devueltas a las aguas de la Bahía de Cádiz, a la que tan estrechamente vinculadas estuvieron su vida y su obra. En el Puerto de Santa María, localidad de la que era además alcalde honorario, se declararon tres días de luto y se le rindió un homenaje popular.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
216
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.