Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pensativo escriba una noticia?

Pacto Arco Iris

25/08/2009 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dicen que son siete los colores del Arco Iris, y que se produce por la unión de dos elementos, una nube o cortina de agua y la luz de los rayos solares en las gotas de la lluvia. Sin embargo, su origen tiene lugar dentro de las escrituras sagradas

Nunca se sabe donde y cuándo va a aparecer, pero es sin lugar a dudas un gran espectáculo maravilloso en el cielo que recrean tus ojos cada vez que sale. Hay bastantes leyendas sobre su origen, como la que dice que los colores surgen de una enorme olla de oro cuidada por duendecillos, o la de una diosa llamada Iris, que enviaba mensajes a otros dioses utilizando el arco de los 7 colores. Puede ser que tenga distintos origenes o sea producto de la misma naturaleza, pero lo cierto es que tiene su origen biblico cuando Dios hace con Noé un pacto para toda la humanidad.

La Biblia nos lleva a unos 4, 500 años atras, hasta alrededor del año 2, 500 A.C. con su relato de que hijos celestiales de Dios que se habían rebelado, tomaron forma humana y se pusieron a tomar esposas para si, de las hijas hermosas de los seres humanos. De esta unión contranatural se produjeron los violentos nefilim o gigantes. Su desafuero afectó de tal forma al mundo antidiluviano que Dios, al ver que la maldad en la tierra era tan grande, se sintió disilucionado y arrepentido por haber creado al ser humano en la tierra. La biblia dice que a Dios le dolio en el corazón.

(Gn. 6; 7) Dios dijo entonces; voy a borrar de la tierra al ser humano que he creado y haré lo mismo con los animales, los reptiles y las aves del cielo. ¡Me arrepiento de haberlos creado!.

Pero en la tierra existía un hombre en quien Dios confiaba. Era un hombre justo y honrado entre su gente y andaba fielmente en los caminos de Dios. Se llamaba Noé. La tierra estaba corrompida y llena de violencia. Dios había visto que la gente se pervertía y decidió acabar con toda la gente que habitaba la tierra. Dios dijo a Noé; voy a destruir a la gente junto con la tierra. Dios le pidió a Noé construir un arca de madera, luego le dijo; voy a enviar un diluvio sobre la tierra, para destruir a todos los seres vivientes bajo el cielo. Todo lo que existe en la tierra morirá, pero contigo estableceré mi pacto, y entraran en el arca tu y tus hijos, tú esposa y tus nueras. El unico hombre justo que había en esa generación ante los ojos de Dios, era Noé. Dios pidió a Noé entrar en el arca e hizo llover sobre la tierra durante 40 dias y 40 noches. El agua se elevo por encima de la tierra, pero el arca se mantenía a flote. El nivel del agua subió más de 7 metros por encima de las montañas más altas que hay debajo de los cielos. La Biblia dice que murió todo ser viviente que se movia sobre la tierra; las aves, los animales salvajes y domesticos, todo tipo de animal que se arrastraba por el suelo, y todo ser humano. Dios borró de la tierra a todo ser viviente, solo quedaron Noé y los que estaban con él en el arca. La Biblia dice que la tierra permaneció inundada durante 150 dias.

(Gn. 8; 1-2) Dios se acordó de Noé y de todos los animales salvajes y domesticos que estaban con él en el arca. Hizo que soplara un fuerte viento sobre la tierra, y las aguas comenzaron a bajar. Se cerraron las fuentes del mar profundo y las compuertas del cielo, y dejó de llover.

Noé era un hombre justo y Dios le dio la oportunidad de salvarse con su esposa e hijos y nueras del diluvio

Cuando la tierra se seco, salieron del arca Noé, su esposa y sus hijos y sus nueras. Salieron también todos los animales que llevaba consigo. Noé construyo un altar al señor como agradecimiento y sobre ese altar ofreció al señor holocaustos con animales puros y aves puras. Dios se sintió complacido. La Biblia dice que Dios se dijo así mismo; aunque las intenciones del ser humano son perversas desde su juventud, nunca más volveré a destruir a todos los seres vivientes, como acabo de hacerlo. Mientras la tierra exista, habrá siembra y cosecha, frío y calor, verano e invierno, y dias y noches. Dios bendijo a Noé y a sus hijos y les dijo; sean fecundos, multiplíquense y llenen la tierra. También dijo a Noé; yo establezco mi pacto con ustedes, con sus descendientes y con todos los seres vivientes que están con ustedes, es decir, con todos los seres vivientes de la tierra que salieron del arca, las aves, y los animales salvajes y domésticos. Este es mi pacto con ustedes; nunca más serán exterminados los seres humanos por un diluvio. Nunca más habra un diluvio que destruya la tierra. Y Dios añadió; ésta es la señal del pacto que establezco para siempre con ustedes y con todos los seres vivientes que los acompañan. He colocado mi Arco Iris en las nubes, el cual servirá como señal de mi pacto con la tierra. Cuando yo cubra la tierra de nubes, y en ella aparezca el arco iris, me acordaré del pacto que he establecido con ustedes y con los seres vivientes. Nunca más las aguas se convertirán en un diluvio para destruir a todos los mortales. Cada vez que aparezca el arco iris entre las nubes, yo lo veré y me acrodaré del pacto que establecí para siempre con todos los seres vivientes que hay en la tierra.

Mi estimado lector, ten la confianza de que jamás la tierra será destruida por un diluvio, porque Dios cumple lo prometido. Cada vez que mires el horizonte al fin de una lluvia o en el reposo de la fina lluvia y veas el sol al frente y un arco iris delante, puedes pensar en el pacto que Dios estableció para siempre con nosotros y ademas, la seguridad de su cumplimiento. No hay nada que Dios no cumpla. Una promesa cumplida lo fue la llegada del mesias prometido en la presencia de Nuestro señor Jesucristo.

(Salmos 53; 2) Desde el cielo Dios contempla a los mortales, para ver si hay alguien que sea sensato y busque a Dios.

Es tiempo de mirar en nosotros mismos y reflexionar ¿estamos en los caminos de Dios o hemos desviado nuestros pasos?. Te envito, mi estimado lector, a que rectifiques tu camino y busques la prescencia de Dios, tal y como Noé lo hiso para salvarse del diluvio..


Sobre esta noticia

Autor:
Pensativo (56 noticias)
Visitas:
8019
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.