Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Padrés, Peña Nieto y el Affair TELEMAX

19/01/2013 04:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Al lamentable desencuentro entre el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, con los electores que lo llevaron al poder para que cumpliera sus promesas, se unió la presunta intolerancia asumida por la empresa Televisora de Hermosillo

Al lamentable desencuentro entre el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, con los electores que lo llevaron al poder para que cumpliera sus promesas, se unió la presunta intolerancia asumida por la empresa Televisora de Hermosillo, que el 16 de enero se atrevió a censurar (fue la percepción inicial en redes sociales), un video subido por internautas a YouTube, quienes de esa manera criticaban la opacidad de Peña Nieto y su pifia en torno al IFAI.

Pese a que la intención de Presidencia era dejar en claro que existe un compromiso con la Transparencia, la declaración patrimonial estuvo marcada por la poca claridad y el dislate discursivo en torno al Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos y, de paso, por la censura aplicada por TELEMAX, que se presume reclamó como suyos los derechos en torno al video con lo dicho por EPN, aunque un día después, dicho medio de comunicación se deslindó.

Marcada por la sospechosa “donación” de bienes inmuebles, la declaración de Peña Nieto sirve para establecer que el compromiso de la Presidencia no es con la Transparencia y, a juzgar por las acciones en materia de comunicación política de Guillermo Padres, también es el caso del gobernador de Sonora, quien como jefe del Ejecutivo de dicho Estado, quedó como corresponsable de lo que presumiblemente hizo TELEMAX.

En ese sentido, que se recurra a la censura no es extraño, pero sería aún más criticable que una institución pública como es Televisora de Hermosillo, que subsiste gracias a los impuestos que pagan los mexicanos, hiciera uso del reclamo de derechos de autor para impedir que los mexicanos conozcan el nivel de discurso con el que se pavonea Peña Nieto en su papel de defensor de la Transparencia.

Como organismo público descentralizado del Gobierno de Sonora, TELEMAX tiene la obligación de cumplir con la Constitución Federal, que en el artículo 6, inciso I, establece: “ Toda la información en posesión de cualquier autoridad, entidad, órgano y organismo federal, estatal y municipal, es pública y sólo podrá ser reservada temporalmente por razones de interés público en los términos que fijen las leyes. En la interpretación de este derecho deberá prevalecer el principio de máxima publicidad”.

Esto es, no existe fundamento legal que avale la eventual censura de videos relacionados con Peña Nieto, sin importar que sean propiedad de TELEMAX o de cualesquier otra dependencia pública, la Presidencia de la República incluida; antes al contrario, era y es obligación de todo organismo que reciba recursos públicos, favorecer la difusión de, por ejemplo, el video que contenía el gazapo presidencial.

Según el artículo 19, inciso V, del Reglamento Interno que rige a TELEMAX, como empresa pública, está obligada a vigilar que se cumplan y apliquen las leyes, incluyendo el Sexto Constitucional, que da protección a uso de los contenidos de la televisora sonorense contra cualquier tipo de censura, incluso la ejercida y luego eventualmente negada por TELEMAX, que señaló a priísta Sergio Zaragoza Sicre como el autor de la censura, acusado que se defendió vía Twitter con un rotundo NO y precisó: “Es clara la política de persecución que opera en mi contra desde el gobierno del estado”.

¿Alguien le cree al equipo de Padrés Elías? No. El gobernador no tiene credibilidad suficiente, luego de incumplir sus promesas de campaña, llamar “malnacidos” a sus electores y declararse peñista fiel, al proclamar: “Estamos para apoyar al Presidente”’ y para “ser el mejor aliado de Enrique Peña Nieto”.

Luego entonces, el Affair TELEMAX es un caso de Kramer contra Kramer, de Peñabot Azul contra Peñabot Tricolor, intentando manipular las redes sociales para llevar agua a sus molinos, pelea que apunta, kafkiana como es, para irse a tribunales. ¿Dios los cría, la política los enfrenta, Peña los junta y la ley los separa?


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
2684
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.