Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cintia Campos escriba una noticia?

El papel del Ciudadano en época electoral

15/08/2011 16:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En este tiempo de destapes políticos donde reinan las descalificaciones de los unos a los otros, donde los políticos se convierten en figuras faranduleras y son víctimas de los tabloides me parece pertinente hacer un recuento de las implicaciones que tiene el ser ciudadano mexicano

En este tiempo de destapes políticos donde reinan las descalificaciones de los unos a los otros, donde los políticos se convierten en figuras faranduleras y son víctimas de los tabloides más por su vida personal que por la profesional, y estando a un año del cambio de poderes tanto legislativo como ejecutivo federal, me parece pertinente hacer un recuento de las implicaciones que tiene el ser ciudadano mexicano.

No sólo es que al cuplir 18 años corres por tu credencial de elector a los módulos que para tal efecto el Instituo Federal Electoral tiene a lo largo y ancho del país, para así poder ir al “antro”, el ser ciudadano te da derechos pero también obligaciones y éstas últimas nunca son tomadas del todo en serio por el grueso de la población.

En este sentido, es importante comenzar definiendo la palabra ciudadanía, para Eduardo Andrade Sánchez, “la ciudadanía es la capacidad otorgada por la ley para participar en los asuntos políticos del país [1] ”. En México, desde el 17 de octubre de 1953 se le da la calidad de ciudadano a hombres y mujeres, pues antes de ésta fecha solo eran considerados los hombres, al respecto la Cosntitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 34 estableces que: “Son ciudadanos de la República los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos: I. Haber cumplido 18 años, y II. Tener un modo honesto de vivir”.

El primer requisito que establece la Carta Magna, además de tener la nacionalidad mexicana, es: haber cumplido 18 años, lo que se refiere a haber alcanzado la mayoría de edad, es decir que ya le es reconocida su plena capacidad de obrar.

El segundo requisito, “tener un modo honesto de vivir”, ha causado muchas dudas por la ambigüedad del término, por lo que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE), como tesis relevante [2] ha definido este concepto como:

El concepto de modo honesto de vivir ha sido uniforme en la evolución de las sociedades y de las leyes, identificando con él a la conducta constante, reiterada, asumida por un hombre o una mujer en el seno de la comunidad en la que reside, con apego y respeto a los principios considerados por la generalidad de los habitantes de ese núcleo social, en un lugar y tiempo determinados, como elementos necesarios para llevar una vida decente, decorosa, razonable y justa. Esto es, se requiere para colmar esta definición: un elemento objetivo, consistente en el conjunto de actos y hechos en que interviene una persona; y un elemento subjetivo, consistente en que esos actos sean acordes con los valores legales y morales rectores del medio social en que esa persona viva. En consecuencia, éste es el sentido en que se debe entender la expresión en comento, contenida en el texto del artículo 34 constitucional.

Si bien, sigue siendo algo rebuscada la definición del TRIFE, tener un modo honesto de vivir implica que el ciudadano respete las leyes manteniedo así el Estado de Derecho, es decir, las personas a las que se les dicta auto de formal prisión por haber cometido un delito entran en una suspensión de garantías [3] , en tanto no cumplan su proceso de rehabilitación, por lo que no gozan de capacidad para ejercer sus derechos políticos como ciudadanos.

En conclusión, podemos decir que ciudadano mexicano es toda persona física, mayor de edad que no se encuentre en estado de suspensión de garantías individuales por haber cometido un delito.

Ahora bien, como ya mencioné con anterioridad, tener la calidad de ciudadano implica derechos y obligaciones establecidos no sólo en la Constitución, sino tambien en tratados internacionales como el Pacto Internacioal de Derechos Civiles y Políticos suscrito por México y por leyes tanto federales como estatales como es el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE).

Bueno, entonces ¿Qué derechos tenemos como ciudadano?, el artículo 35 Constitucional establece:

“Artículo 35. Son prerrogativas del ciudadano:

I. Votar en las elecciones populares;

II. Poder ser votado para todos los cargos de elección popular, y nombrado para cualquier otro empleo o comisión, teniendo las calidades que establezca la ley;

III. Asociarse individual y libremente para tomar parte en forma pacífica en los asuntos políticos del país;

IV. Tomar las armas en el Ejército o Guardia Nacional, para la defensa de la República y de sus instituciones, en los términos que prescriben las leyes; y

V. Ejercer en toda clase de negocios el derecho de petición.”

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece:

Artículo 25

Todos los ciudadanos gozarán, sin ninguna de las distinciones mencionadas en el artículo 2 [4] , y sin restricciones indebidas, de los siguientes derechos y oportunidades:

a) Participar en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes libremente elegidos;

b) Votar y ser elegidos en elecciones periódicas, auténticas, realizadas por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de la voluntad de los electores;

Más sobre

c) Tener acceso, en condiciones generales de igualdad, a las funciones públicas de su país.”

El COFIPE en sus artículos 4 al 6 de igual suerte establece los derechos y obligaciones que los ciudadanos mexicanos tienen y reglamenta de alguna manera el artículo 34 de la Constución al establecer que además de los requisitos ahí citados para ejercer el derecho a votar es neceario estar inscrito en el Registro Federal de Electores, contar con credencial para votar vigente y votar en la demarcación territorial que le corresponde por su domicilio.

La adquisición de derechos político trae consigo una serie de obligaciones no sólo legales sino también éticas, ya que formas parte del sistema político del país y debes tener una participación activa, conciente y congruente con tu criterio político, en las desiciones que los 3 poderes en su ámbito Federal, Estatal y Municipal, llevan a cabo día con día.

En los tiempos de la Revolución Mexicana, se practicó el caudillismo [5] en México, éste fenómeno obedecía a la falta de consenso político y forma de gobierno, por lo que la ciudadanía seguía a una persona que por su carísma lograba su apoyo, sin embargo, este sistema cayó en la demagogía, dictaduras y represiones, pues no se basaba en una plataforma institucional. Con la consolidación del Estado-Nación y la caída de los regionalismos, el caudillismo perdió fuerza y terminó mutando en otro tipo de regimenes sociopolíticos, por ejemplo, el Sistema de Partidos Políticos que rige actualmente en México.

Tomando en cuenta que México es un país democrático basado en el Sistema de Partidos Políticos, es decir, que los partidos políticos son órganos de representación y gobierno, así como vínculo con la ciudadanía y el Estado, estas organizaciones políticas funcionan como depósito de las diversas ideológias de los ciudadanos, lo que permite que los grupos sociales se incorporen al sistema político, expresando sus necesidades en las desiciones de Estado.

Las funciones que ejercen los partidos políticos en los Estados Democráticos, acorde a la academía se dividen en 2 grandes ámbitos [6] : el social y el institucional. Social pues es una organización desprendida de la sociedad civil que busca expresar su ideología, manifestando su intención de asumir el poder político para representar los intereses de sus agremiados. Y el ámbito institucional ejerciendo funciones de reclutamiento de líderes, formación de órganos de Estado y de ser oposición cuando no encabezan el gobierno, dándo así un equilibrio en las desiciones que se toman.

En este sentido, el ciudadano al asumir el derecho de participar en la vida política del país ya sea por medio del voto o formando agrupaciones políticas, tiene la obligación de conocer las plataformas políticas e ideológicas de todos los partidos políticos registrados para así realmente tener todos los elementos necesarios para decidir quien los representará en el Poder Legislativo y quien encabezará la planeación y ejecución de las políticas púbicas emanadas del Poder Ejecutivo.

Por todo lo antes dicho, es necesario que los ciudadanos mexicanos que el próximo julio de 2012 ejercerán sus derecho al voto, razonen éste con base en la ideología partidista de todos los candidatos y NO en la vida personal, apariencia o detalles personales de éstos, pues al final del día, no sólo el candidato electo es el que gobernará el país o nos representará en el Congreso de la Unión, sino TODO su partido.

Así pues, no tomemos a la ligera el derecho al voto, recordemos que la información es poder, alleguemos de ella y ejerzamos nuestros derechos de forma racional y congruente con nuestra ideología y educación, ésta es la única manera de que México sea un país realmente Democrático, pongamos nuestro granito de arena.

[1] Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos comentada, Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

[2] TESIS RELEVANTE. Segunda Época. Sala de Segunda Instancia. 1994. Materia Electoral. SI011.2 EL1.

[3] Artículo 38 fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: Los derechos o prerrogativas de los ciudadanos se suspenden: II. Por estar sujeto a un proceso criminal por delito que merezca pena corporal, a contar desde la fecha del auto de formal prisión;

[4] Artículo 2: 1. Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se compromete a respetar y a garantizar a todos los individuos que se encuentren en su territorio y estén sujetos a su jurisdicción los derechos reconocidos en el presente Pacto, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social. (…)”

[5] El Caudillismo es un fenómeno social y político surgido durante el siglo XIX en Latinoamérica. Consiste en la llegada en cada país de líderes carismáticos cuya forma de acceder al poder y llegar al gobierno estaba basada en mecanismos informales y difusos de reconocimiento del liderazgo por parte de las multitudes, que depositaban en "el caudillo" la expresión de los intereses del conjunto y la capacidad para resolver los problemas comunes.

[6] Burgoa, Ignacio y otros, El régimen constitucional de los partidos políticos, UNAM, Instituto de investigaciones Jurídicas, México, 1975.


Sobre esta noticia

Autor:
Cintia Campos (3 noticias)
Visitas:
399
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.