Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marajosé escriba una noticia?

Papitis y mamitis

28/09/2009 15:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los complejos de Electra y Edipo

Alrededor de los cinco años se suele producir un "enamoramiento" al progenitor del sexo contrario. Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, lo bautizó como el complejo de Edipo y complejo de Electra, respectivamente, según se trate de un niño o una niña quien lo experimenta.

Tomando el mito griego de Edipo rey, quien, sin saberlo, mató a su padre y se casó con su madre, Freud elaboró una compleja teoría psicológica con fuertes connotaciones sexuales, que fue revolucionaria en su tiempo, a principios del siglo XX.

Objetivo:

Evitar los ataques de "papitis" o "mamitis".

Signos de alerta:

Nos hemos de preocupar si:

-Tu hijo pasa el día diciendo que cuando sea mayor se casará con mamá, o con papá, si es niña.

-Cada vez que papá sale por la puerta, rompe a llorar desesperadamente.

-Le gusta tocar de forma exagerada sus genitales.

-Habitualmente y a la mínima que te despistas, intenta acariciarte los pechos.

-Su palabra más representativa es .

Soluciones prácticas:

Padecer papitis o mamitis puede generar un patrón incorrecto si no se supera convenientemente. Para ello se han de establecer unas pautas claras y límites bien establecidos que respeten el lugar de cada uno.

Padecer papitis o mamitis puede generar un patrón incorrecto si no se supera convenientemente

Hay que dar tiempo también a la adaptación, hablar entre la pareja y apoyarse mutuamente para que el niño o la niña vayan encontrando su sitio concreto en la familia.

Por otra parte, es importante evitar que el pequeño/a se salga con la suya y consiga generar competitividad entre el padre y la madre, logrando así ser el centro de atención.

Situaciones cotidianas:

es bastante habitual que a las mamás se les caiga la baba por sus hijos y los papás pierdan el norte por sus niñas. Pero, bajo ningún concepto, hemos de dejar a nuestra pareja al margen y que esta nueva relación paterna- filial sea demasiado absorbente.

El mayor error que podemos cometer es bajar el nivel de nuestras exigencias. Podemos empezar a dejar, por ejemplo, que vengan a dormir a nuestra cama cuando falta uno de los dos padres. Esto puede empezar como un juego, pero nos podemos quemar. Hay que evitar que nuestro hijo ocupe un lugar que no le corresponde - como si fuera un miembro de la pareja-, en la cama, la mesa, cediendo a todos sus caprichos.

Esta situación se suele acentuar en los casos de separación matrimonial, en los que para no sentirnos solos o, con la excusa de que el niño/a no sufra, le dejamos que duerma en nuestra cama. Esto puede ser el principio de una situación inadecuada para el niño/a si dejamos que lo que puede ser una excepción se convierta en una rutina.


Sobre esta noticia

Autor:
Marajosé (35 noticias)
Visitas:
3350
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.