Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Otakutlan escriba una noticia?

Paprika: El sueño eterno de Satoshi Kon

30/08/2011 07:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hasta hace poco el nombre de Satoshi Kon significaba muy poco fuera del círculo otaku , terreno especializado donde incontables fanáticos rendían culto al director contemporáneo llamado a redefinir el concepto anime más allá de las fronteras niponas. Desde Perfect Blue , ópera prima de 1997, su estilo pronto resaltó como una propuesta narrativa única que nutría conceptualmente los contenidos de la animación japonesa, preparada para asaltar por aquel entonces el mercado occidental de las industrias culturales, dominada desde siempre por los Estados Unidos.

Con la convergencia mental espacio-tiempo entre el presente y pasado de los protagonistas, Kon logra una atmósfera dramática sin precedentes. Nunca antes la psique de los personajes adquiría tal relevancia, al grado de contagiar al espectador con cada una de las ilusiones que plasmó en pantalla producto de su mente creativa. Su fatídico fallecimiento en agosto de 2010, a la edad de 46 años, cimbróla vida de sus seguidores alrededor del mundo; amarga fue la partida de un artista que comprendía —como pocos— los sueños, temores y esperanzas de las personas que se enfrentan al reto existencial de un nuevo milenio.

image

Su filmografía, breve pero sustanciosa, compuesta por cuatro películas, una serie de televisión, un cortometraje y una obra póstuma con planes confirmados de completarse en 2011, no pasó desapercibida por directores de talla internacional como Darren Aronofsky (Réquiem por un Sueño, el Cisne Negro) y Christopher Nolan (Inception) quienes reconocen influencia directa de Satoshi Kon en dichos filmes, nunca como plagio siempre como homenaje.

Lo que ahora nos atañe es Paprika , acaso y sin exagerar, la mejor película animada de la década pasada. Incluida recientemente entre las 25 mejores animaciones en la revista Time, nadie que haya disfrutado los 90 minutos de su prodigioso festín audiovisual es capaz de refutar la coincidencia unánime de catalogarla como una obra maestra de arte digital en movimiento. En esta película, Kon explota al máximo sus atributos como director, patenta con lujo de perfeccion cada una de sus técnicas narrativas, alguna vez abstractas y difusas si pensamos, por ejemplo, en Paranoia Agent .

La historia gira en torno al DC Mini, una máquina que ofrece la capacidad de grabar los sueños para luego utilizarlos como referencia en tratamientos neurológicos. Aunque la investigación de su desarrollo está virtualmente culminada, la innovadora tecnología aún no está terminada, lo que no ha impedido que una popular chica llamada Paprika se encargue de brindar terapia de forma clandestina, causando molestia entre los directivos encargados del proyecto.

La situación sale de control cuando al interior del Centro de Investigación de Neurología circula la noticia de que varios DC mini han sido robados. La doctora Atsuko Chib a, principal responsable de su desarrollo, intenta mantener vigente el departamento de investigación sin mucho éxito. Debido al estado inconcluso de "las máquinas del sueño", su nivel de seguridad es nula así que el acceso y manipulación por parte de los delincuentes es ilimitado y supone un riesgo inconcebible para el último santuario de humanidad plena: los sueños de las personas.

Más sobre

El principal sospechoso del hurto es el Dr. Himuro , colega del genio creador del DC Mini, el Dr. Tokita , cuya mente prodigiosa contrasta con su apariencia física, una mole de más de 200 kg., además de una inocencia digna de un niño de preescolar. El crimen es investigado ¿casualmente? por el detective Konakawa que, debido a un sueño recurrente que involucra un asesinato sin resolver, se encuentra sometido a la terapia experimental de Paprika .

A partir de entonces, la trama poco a poco involucra una serie de personajes que sobre la marcha estrechan vínculos afectivos entre sí, divagan entre el mundo real y el onírico al tiempo que huyen de sus miedos más profundos y externan sus facetas más perversas. Extraviados en conflictos personales, incapaces de hallar la solución en la evidente necesidad de ser honestos consigo mismos, Paprika constituye una metáfora sobre el sentido de la vida así como el inevitable drama de enfrentarla día a día.

image

El nivel técnico de la cinta es por demás asombroso. Lejos de los efectos especiales que salpican la pantalla de arrogancia antes que de significado, la fusión entre los elementos digitales y el dibujo tradicional a mano es tan afortunada que el resultado final es una suerte de pintura viva en movimiento.Visualmente atractiva, una dirección de arte estricta, al nivel que la obra exigía, así como una paleta de colores sobria y colorida en función de la atmósfera representada (realidad/sueño), el ojo bien entrenado agradecerá sin empacho de cada toma, escena y secuencia que en su conjunto dan forma a una película imprescindible para cualquier amante de la animación.

La música es fundamental. Cualquier otro aspecto de la producción podría haber disminuido su estándar de calidad sin que ello mermara con notoriedad el resultado final. No era el caso con la banda sonora. Una de las grandes preocupaciones de Yasutaka Tsutsui , autor de la novela homónima que inspira la película, era precisamente la construcción del espacio sonoro en torno a las secuencias que involucraban el mundo de los sueños. Una vez que escuchó las pistas de acompañamiento se disipó cualquier preocupación futura respecto a la adaptación.

Sin lugar a duda, el soundtrack creado por Susumu Hirasawa lo consagra dentro del selecto grupo de compositores anime tales como Joe Hisaishi Kenji Kawai o Yoko Kanno . Su estilo vanguardista, peculiar por la mezcla de voces y sintetizadores, invita a creer que el destino quiso que Tsutsui escribiera la novela, Satoshi Kon la adaptara al cine y Hirasawa la musicalizara. No podía ser de otra manera.

image

El testamento de Kon inmortalizado en Paprika sirve de consuelo ante la inevitable pérdida de un maestro de la animación de nuevo siglo. No es que con su partida el anime deje de ser lo que era, sino que en adelante siempre será lo mismo.

Satoshi KonPaprikaPerfect BlueYasutaka Tsutsui


Sobre esta noticia

Autor:
Otakutlan (56 noticias)
Fuente:
otakutlan.blogspot.com
Visitas:
401
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.