Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

Si Pasas De Los 40 Cambia Tus Días En Felicidad Aunque No Sepas Psicología

23/04/2020 11:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Crees que para evitar la depresión, o la ansiedad o para ser feliz necesitas la ayuda de un especialista? Pues no. Solo te hace falta conocer y aplicar las tres reglas básicas de una vida feliz. Aquí te las expongo y te las explico. Lo demás corre por tu cuenta

Ya tienes cuarenta y tanto y:

1-Puede que estés atravesando por un período depresivo que te mantiene en la tristeza,

2-O quizás quieras acabar con esa ansiedad que sientes que te sobrepasa.

3-O tal vez desees, de una vez y por todas, dejar de sufrir como lo has hecho hasta ahora.

Pero puede ser que pienses que existe un inconveniente. Crees que para lograr esos deseos te hace falta la ayuda de un especialista.

Sin embargo, no es tan así.

En este artículo te voy a mencionar las tres reglas básicas de la Vida, que si las aplicas consecuentemente puedes convertirte en tu mejor psicólogo y transformar todos tus días en un vivir dichoso.

¿Crees que exagero?

Reflexiona sobre esta información que te brindo. ¡Y lo más importante!, ponla en práctica lo más rápido posible. Solo prueba por 24 horas y serás testigo de cómo tu vida comienza a dar un giro de 180º.

LAS TRES REGLAS BÁSICAS DE UNA VIDA FELIZ. 

Una de las acepciones de la palabra “Regla” es: Principio que se impone o que se adopta para dirigir la correcta realización de una acción o el correcto desarrollo de una actividad. 

Y esto es válido cuando se trata de vivir a plenitud y en felicidad. Para vivir en permanente bienestar es imprescindible aplicar las tres reglas básicas de la Vida. 

¿Cuáles son? 

PRIMERA REGLA: LA ALEGRÍA.

Todo en el universo está hecho de un material que se llama alegría. Nunca vas a ver a un perro deprimido, ni a un pájaro ansioso, ni a un árbol triste. El tejido del que está hecha la existencia se llama regocijo, satisfacción, gozo, júbilo. 

Solo el hombre saturado por sus conflictos mentales y sus “deberías”, solo el hombre con su insaciable y siempre insatisfecho ego es capaz de perder el sentido de la alegría de vivir. 

No es casual que la psicología declare que un componente esencial de una buena salud mental estriba en la capacidad que desarrolle el hombre de reírse de sí mismo. 

Por eso, si algo está impidiendo reírte ahora mismo es precisamente tu mente creando justificaciones para justamente no hacerlo. 

Tu misma presencia en el escenario de la existencia en un gran chiste pues no tienes el poder de saber cuándo, ni cómo te vas a desconectar. 

Entonces: ¿Por qué no comienzas a reírte ahora mismo de tu seriedad? 

“Lo bueno de lo malo, es que pasa. Y lo malo de lo bueno es que pasa”

Haz la prueba y deja que tu rostro se entere de esa alegría que te brota desde adentro por el simple hecho de estar viva (o) 

SEGUNDA REGLA: EL MISTERIO.

La vida es un indescifrable y seductor misterio. El que todos los componentes de tu cuerpo-mente funcionen armoniosamente para mantenerte vivo es, en sí, un milagro que aún no se ha podido explicar. 

Sin embargo, llegamos a creer que con encontrarle una supuesta explicación a lo que nos pasa ya tenemos el control de la vida. Y ahí es donde perdemos tiempo de vivir.

En vez de relajarnos y disfrutar el enigma de la vida, vivimos tensos y desgastándonos tratando de averiguar lo que se esconde detrás del entramado complejo de relaciones de todo lo que existe. Es como si la pieza de un reloj quisiera entender el funcionamiento del reloj completo. 

La sabiduría antigua lo afirma en estas magistrales palabras del gran sabio Salomón: “El que añade conocimiento, añade dolor”. 

¿Por qué?

Porque mientras más conoces, más comprendes la magnitud de tu ignorancia. 

Entonces: ¿Por qué no relajarte y vivir en un permanente asombro mientras eres vivido por el misterio de la vida? 

¡Prueba a qué sabe no querer saber nada! 

TERCERA REGLA: EL CAMBIO.

Todo lo que existe es impermanente, transitorio, temporal, perecedero. 

Hay un proverbio que dice: “Lo bueno de lo malo, es que pasa. Y lo malo de lo bueno es que pasa”. 

Sin embargo, constantemente, hacemos caso omiso a esta sabiduría popular. 

Cuando consideramos que algo es bueno queremos que permanezca y cuando algo es desagradable lo queremos a mil leguas de distancia. 

Y esta actitud solo lleva a la infelicidad porque:

1-Vivimos en una constante lucha contra la propia Vida.

2-Creamos una ficticia zona de confort y de seguridad, la cual se está derrumbando constantemente por los cambios que acaecen continuamente. 

Entonces: ¿Por qué no amar la incertidumbre y disfrutar la inseguridad?, ¿Por qué a partir de ahora dejas de buscar seguridad y vives la aventura de lo que se presente? 

Solo te pido que reflexiones en esta última pregunta: 

¿Qué experimentarías si tuvieras la valentía de dejar que tu vida se llenara de: 

-Una constante alegría por el simple hecho de estar vivo,

-Un constante asombro ante todo lo que ocurra porque llegas a amar la aventura de vivir,

-Y un total disfrute con los cambios? 

Quisiera conocer tu respuesta a esta pregunta, así que, por favor, deja tus comentarios que siempre son bien recibidos. 

Además; si tienes alguna experiencia en haber aplicado estas reglas, pues desde luego que quisiera conocerla. 

¡Ah!, y recuerda compartir esta información con todas aquellas personas a las que desees felicidad sin tener necesidad de saber psicología.


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (70 noticias)
Visitas:
4208
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.