Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Pasión y conocimiento deben coincidir en la crítica dancística

28/04/2011 02:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Conscientes de que no es la crítica la que le devuelve su magia a la danza, sino la memoria del espectador, expertos en la materia coincidieron sin embargo en la necesidad de una crítica dancística profesional, que una pasión y conocimiento, para poder conectar al público con la obra. Al participar en la mesa “La crítica de la danza hoy. Una reflexión necesaria”, la exbailarina Patricia Pineda llamó la atención respecto a que para escribir de danza no se pide licencia ni profesión, simplemente, dijo, se necesita tener la osadía de atreverse a interpretar la imaginación coreográfica. No obstante, opinó, no es la crítica, quien le devuelve su magia y esencia a la danza, sino la memoria del espectador, porque sólo ahí se transforman las obras para formar parte de la existencia. “En qué parte de la memoria, de la imaginación del espectador está “Comics”, de Raúl Parrao, ¿alguien extraña “Babilonia Dancin Club”, de Luis Enrique Moscarra, en dónde se quedaron los fragmentos de obras de Graciela Cervantes”, se preguntó. La danza, recordó, es efímera y muchas de las obras y actos radicales de los 80 sólo viven con celo y se transforman en la memoria, y sobre todo a las de sus críticos, que más por pasión que por dinero, se entregan desde cualquier trinchera. En la mesa, encabezada por Elena Cepeda de León, Secretaría de Cultura del Distrito Federal, también participó la investigadora y crítica de danza Patricia Cardona, quien presentó el texto titulado “La crítica, un acicate para la investigación”. En él, Cardona aseguró que un permanente estado de insatisfacción con los parámetros convencionales del periodismo para ejercer el juicio crítico la llevó a construir su propia historia a partir de la investigación. “Cuando conocí la antropología teatral encontré lo que buscaba como crítica de danza”, compartió Cardona, quien explicó que comenzó a empatar las palabras, con la experiencia, y cuando entendió que un cuerpo dilatado por las energías extra cotidianas va acompañado de una mente dilatada, cambió su escritura y percepción de lo que la rodea. De hecho, dijo, ha llegado a la conclusión de que todo crítico en realidad sólo escribe sobre sí mismo a partir del estímulo escénico, por lo que la crítica periodística perdió todo sentido para ella, ante el espejismo que hay en los periódicos en materia de objetividad. Para ella, la subjetividad es el único constructor de realidades, por lo que decidió cambiar la palabra escrita por la palabra pronunciada, dedicándose a dar seminarios y talleres sobre la percepción del espectador y la dramaturgia del bailarín, temas inexistentes en las escuelas profesionales de danza. Así, los beneficios de la crítica, consideró, son tan personales que a la larga acaban beneficiando a una comunidad determinada. “Sí la crítica se entiende como un camino de exploración y construcción personal para dar lo mejor de sí, el beneficio colectivo es inevitable y no necesariamente a través de los periódicos”, señaló. “Creo que la palabra “imaginación” es fundamental para entender esto”, agregó “en el momento en que la Nación, sus instituciones, su recursos, aquello que construye una tradición cultural no te alimenta más, tú debes inventar tus propios medios, tus valores, tu universo espiritual que defina tu conducta”, puntualizó. En su oportunidad, Alberto Dallal, investigador y crítico de danza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirmó que el problema real que enfrenta la crítica de danza son los conglomerados de profesionales. Afirmó que para hablar de los problemas de la crítica de la danza se enfocaría a su experiencia y planteó que un crítico va aprendiendo con respecto a las actividades artísticas, con la intención y la adopción de un lenguaje adecuado que permita unir el acontecimiento con el espectador. Los críticos “somos un punto entre algo que ocurre en la realidad y una serie de personas que nos va a leer”, un testimonio que podrá tener cierta trascendencia para poder ser investigados, señaló el autor del libro “Estudios sobre el arte coreográfico”. A esta reflexión se le sumó la periodista y crítica de danza Colombia Moya, quien aseguró que la labor del crítico es muy importante y para llevarla a cabo eficazmente es necesario conjuntar la pasión y el conocimiento de esta arte. “Se trata de ser un puente” que pueda traducir las emociones que se viven sobre el escenario, señaló. El crítico, indicó, debe captar la escena del artista, el fenómeno de la creación, porque no debe aceptar lo que dice el coreógrafo de su obra, sino lo que se ve, se vive y se siente con ella. Expresar la realidad es un aliciente para todo crítico, concluyó la columnista Colombia Moya. En el encuentro, la crítica de danza Rosario Manzano, quien de manera contundente explicó por su parte que los tres ejes temáticos que utiliza para realizar su labor son el contexto histórico, que es la fuente primordial para ubicar la circunstancia que se está viviendo. La “doxa”, en la que se presenta lo que opina, dice y percibe la gente, y finalmente la sensación autorreferencial, que tratará de plasmar en su texto. “La crítica de danza hoy. Una reflexión necesaria” se llevó a cabo con el objetivo de reflexionar sobre los alcances, necesidades e incidencia de los procesos culturales contemporáneos, en el marco del Día Internacional de la Danza, que se celebra el 29 de abril.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
36
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.