Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fernando Ramírez López escriba una noticia?

Los siete pecados capitales de la educación

11/09/2013 12:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En México, cometemos 7 pecados capitales imperdonables en nuestro sistema educativo

Fernando Ramirez Lopez

Para Rubén Moreira Valdez, con el propósito de que entienda la Reforma Educativa.

“Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay los que luchan muchos días y son mejores y existen los que luchan todos los días, esos son los indispensables”.

Bertold Brecht.

“Las inquietudes sobre el futuro de la escuela y el papel que debe desempeñar en la sociedad, son preguntas polémicas e inquietudes que permanecen abiertas de par en par”.

Jesús Palacios. La Cuestión Escolar.

“Una política educativa coherente con el desarrollo compartido tiene como meta fundamental disminuir la desigual distribución de las oportunidades educativas y sociales”

Pablo Latapí. Política Educativa y Valores Nacionales.

“Siendo la realidad social un producto de la lucha entre intereses antagónicos, el desarrollo de la sociedad no es un proceso continuo, sino que se sucede por saltos provocados no por los grandes hombres, sino por la lucha de intereses y de clases para la ruptura o el mantenimiento de determinadas relaciones de producción”.

Reynaldo Suárez Díaz. Concepción Marxista de la Historia.

La gran aportación vasconceliana a la educación contemporánea, está sustentada en la creación de la Secretaría de Educación Pública en 1921, heredera del Constituyente de Querétaro que sustenta la educación en el artículo 3° Constitucional y su trípode: obligatoria, gratuita y laica.

A partir de estos hechos es que se detona una meta superior, darle vida a una sociedad que responda a un reto superior inserto en sí mismo: transformarse.

Luego entonces no es la ausencia de un marco legal, ni la ausencia de aulas, profesores y estudiantes la imposibilidad para construir una sociedad superior; sino el lamentable olvido de estos principios rectores de una evolución justa y equitativa. Es a partir del alejamiento de la Escuela Rural Mexicana, de gigantes de la estatura de Jaime Torres Bodet y Agustín Yañez; quienes supieron ordenar el propósito educativo; y en consecuencia que la educación como absoluto social haya caído en una profunda crisis. De pronto la sociedad mexicana se siente agredida por las marchas y protestas de miles de profesores del sur del país y los gobiernos incluidos el del Distrito Federal no encuentran respuesta ante agresiones físicas a los recintos de diputados y senadores, mismas que contienen en su seno años de marginación, trato corporativo sindical y una total ausencia del Estado para involucrarse en la fenomenología social educativa.

Toda evolución social es complicada y esta etapa en lo particular de un tiempo acá, está gritando la necesidad de participar, la respuesta lacónica y mediocre es la formulación de una reforma educativa sin considerar a los profesores y como caldo de cultivo el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo Morales, otrora sempiterna líder del SNTE y coautora de parte de los daños sufridos por la educación nacional.

Para el final de la novena década del Siglo XX, Gilberto Guevara Niebla en su libro La Libertad Nunca se Olvida. Memoria del 68, refiere “…la masacre también contribuyó a la crisis  de las universidades y a que México perdiera a una generación completa de líderes políticos, de forma que la transición a la democracia siguió no por el camino directo que propusieron los estudiantes de 1968 sino a través de una senda tortuosa, complicada y costosa por la que desde hace más de treinta años caminamos”.

En consecuencia la forma en que Enrique Peña Nieto y sus colaboradores tratan el problema es sesgada, no es legislativo sino estructural el problema, las bases del sistema como cañerías usadas se corroyeron, la respuesta positiva todavía es posible solo si son capaces de entender que éste país necesita salir del acantilado en que cayó, rescatando auténticamente nuestros principios e involucrar a cada uno de los pobladores de este país en un nuevo proyecto nacional: refundando el Estado.

Es por lo que la opción educativa frente al sistema social se reduce finalmente a este problema, o se evita para la sociedad que existe, o se hace para cambiarla. O integramos a nuestros educandos al sistema social existente o los orientamos hacia su liberación de él. La opción fundamental del educador se reduce a lo siguiente, o somos fieles teórica o prácticamente a un sistema de valores preexistente, o promovemos la realización de los seres humanos en función de una iniciativa libre, personal y comunitaria, que haga surgir una nueva sociedad y de ese modo promover el descubrimiento de nuevos valores, de nuevas técnicas y de una nueva ciencia, en otras palabras construir hombres conformes u hombres libres.

Es necesario considerar siete pecados en los que se encuentra sumergida la educación nacional

Con el propósito de coadyuvar integralmente a la recomposición del cuadro que en la actualidad vivimos y padecemos, es importante y necesario considerar siete pecados en los que está sumergida la educación nacional: 

1.- La domesticación, desde la infancia y aún  antes la sociedad que es nuestro verdadero seno materno y agente de educación se  convierte en domesticadora, adoctrinadora e inculcadora de valores. Las estructuras escolares todo lo imponen desde arriba por lo que la Reforma Educativa debe ser obra de las fuerzas vivas de la sociedad, familia, educadores, ciudadanía, técnicos, políticos y especialistas.

2.- La repetición, se pretende ajustar al educando dentro de moldes preconcebidos generalmente calcados del pasado. Se olvida que la ciencia es progreso y que la verdad surge del cuestionamiento y de la búsqueda y que el camino de la cultura es el camino de la creación.

3.- La teorización, conocer no es recopilar información, la teoría debe ser interesante y aplicable, toda teoría que no interese a la vida es inútil. No hay teoría válida sin práxis válida.

4.- El academicismo, el diálogo personal y en grupo, la investigación de las fuentes y de la realidad, los trabajos de laboratorio, las discusiones en grupo, los seminarios, las charlas y la comunicación son básicas. ¿Qué saca un estudiante con aprobar todas las materias si después fracasa en la vida?. ¿Qué logra un estudiante con sacar un título si después formará parte del desempleo?. El acto docente debe consistir en  enunciar problemas, motivar y orientar a los discípulos para que individualmente o en grupos encuentren su adecuada solución.

5.- La burocratización, se planifica la educación a la manera de cualquier empresa, para producir individuos educados para desempeñar un papel dentro de un sistema social, político, económico y  cultural, se condiciona al hombre y se le automatiza, quitándole su creatividad y dinamismo, haciendo de su profesión solo un medio para su propio sustento, abdicando a su misión de guías sensitivos del desarrollo humano, comprensivos de los hechos y situaciones.

6.- La improvisación, A menudo se crean escuelas cuya posición geográfica y sociológica no corresponden a las necesidades reales de su conglomerado social. Hoy se sigue un programa y mañana otro, sin coherente política educativa y sin una visión futurista y dinámica.

7.- La elitización, la planificación de la educación es realizada por grupos doctos, expertos y técnicos teorizantes, desconocedores de la realidad educativa que subestiman la capacidad de estudiantes y educadores; los criterios de evaluación se asemejan a una coladera, contrario sensu, la escuela democrática al decir de Edgar Faure, está consciente de que el porvenir pertenece a quien sepa reunir en la educación las fuerzas de la crítica, de la participación y de la imaginación con los poderes de la organización operacional, científica y racional.

El típico hombre moderno tiene ojos y no observa, oídos y no escucha, corazón y no siente, razón y no piensa, ingenio y no crea, ha renunciado a ser hombre. En síntesis para instaurar un sistema educativo realmente nuevo es preciso transformar nuestras estructuras socioeconómicas, nada en el ser humano es neutro por lo que los profesores no deben ser conformistas, la escuela debe ser el semillero que construya un modelo social acorde con la realidad particular y mundial en que vivimos.

La crisis sistémica hoy nos muestra que ante el abuso del poder establecido, lo mismo surgen manifestaciones populares, que se organizan grupos de autodefensa con piedras y palos. El Estado llegó a un límite en el que necesita oxígeno social puro para seguir viviendo, porque el caos se está generalizando en países como Siria, Egipto, Venezuela y México está en el límite de que el río se desborde, entre otras muchas cosas porque no le hemos dado el lugar que corresponde al ciudadano y los grupos gubernamentales se han doblegado ante sí mismos por inoperancia y corrupción, como sucede con la manipulación del poder financiero e ideológico, nos llegó el turno de cambiar o sucumbir, en nosotros se encuentra la respuesta.

“…la masacre también contribuyó a la crisis de las universidades y a que México perdiera a una generación completa de líderes políticos

*Escritor

Email: licfernandora@hotmail.com

Celular: 871 163 3813

 www.hoyacontecerdelalaguna.blogspot.com


Sobre esta noticia

Autor:
Fernando Ramírez López (53 noticias)
Visitas:
306
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.