Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fenixenred escriba una noticia?

Tipo penal de "Incomodar a Peña Nieto en un acto de campaña"

11/04/2012 08:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

B Ien pudo haber sido ese el nombre de uno de los dos nuevos tipos penales publicados en la Gaceta del Gobierno del Estado de México el 6 de enero de 2012. Vale la pena, en estos tiempos electorales, reflexionar sobre el referido ahí como delito de ‘Irrupción de evento público’.

Capítulo XI: Irrupción de evento público.

Artí Culo 268 Quater.- Comete este delito quien sin derecho interrumpa de manera intempestiva o violenta un evento público, provocando la suspensión temporal o definitiva de éste, ya sea ingresando al lugar donde se desarrolla o provocando desorden entre la multitud que haya acudido a presenciarlo.

Para los efectos de este artículo, se considerarán eventos públicos:

I. espectáculo deportivo, artístico o cultural;

II. congregación religiosa o de culto;

III. mitin político; y

IV. ceremonia cívica.

Al responsable se le impondrán de seis meses a dos años de prisión y de treinta a sesenta días multa. […]

T ambién, para nuestra discusión, leamos un poco de la exposición de motivos de este adefesio, mismo que fue propuesto por la bancada priísta, y en específico, por el diputado Edgar Castillo Martínez:

‘En el transcurso de la historia los espectáculos y eventos públicos significaron actos que merecían el mayor de los respetos. Los griegos mantenían un orden excepcional en el desarrollo de las escenificaciones teatrales en el ágora, así mismo, los Romanos (sic) considerados los padres históricos de los espectáculos públicos incluso consideraban penas corporales a quien irrumpiera el espectáculo o evento público, esto con el fin de dar a entender a la población que la diversión que se ofrecía en el acto público debía de tener el mayor respeto y orden.’

No escapará a algunos colaboradores que el presente articulista abreva de forma usual de fuentes helenistas y romanas, pero esto ya es un exceso. Un mitin político de Peña Nieto no es Antígona.

Una sanción administrativa por la interrupción de ceremonias cívicas o religiosas quizá hubiese sido adecuada (además de las justas sanciones administrativas por injuriar), ¿pero penal? ‘Es un absurdo, es como si voy a la ventana y me aviento’ en palabras del ilustre maestro civilista Iván Lagunes.

Esta es una reforma penal para proteger actos de campaña priístas. La autoridad castigará a su modo a quienes incomoden a los candidatos oficiales. Y que lo hayan aprobado y publicado de forma tan cínica y vulgar debe helarnos la sangre, sin exageración.

Empero, simulemos por un segundo que hubiese aquí el deseo de ser un tipo penal vanguardista, que traiga calma a los ciudadanos. En tanto a un análisis dogmático, el tipo no resiste al estudio siquiera de sus 6 primeras palabras.

‘Comete este delito quien sin derecho irrumpa de manera intempestiva o violenta a un evento público […]’

Dejemos de lado la parte de la violencia, porque si se irrumpe a cualquier lado de forma violenta, se cometerá un delito ya tipificado, que dependerá del tipo de violencia (amenazas, lesiones, etcétera).

Centrémonos en lo de ‘sin derecho’, e ‘irrumpir de forma intempestiva a un evento público’.

Como elementos normativos del tipo, el ‘sin derecho’ y el ‘evento público’ parecen contradecirse. En efecto: si es un evento en la vía pública (sea cívico o de campaña política), cualquier tiene derecho a estar presente. Si existe el derecho, de inmediato se excluye el incurrir en dicho tipo penal.

Si se trata de un templo católico durante una ceremonia, las mismas son definidas por la legislación canónica como públicas por antonomasia. Una vez más, al existir el derecho, se excluye el incurrir en dicho tipo penal.

El caso de un evento deportivo, artístico y cultural es aún más absurdo: existe una laguna jurídica en el Estado de México, por el cual en su código penal, el tipo de ‘allanamiento’ (en líneas generales, entrar a una propiedad sin motivo justificado) está limitado a la casa-habitación (a diferencia por ejemplo del Distrito Federal). Así las cosas, si se entra a uno de estos eventos sin derecho (sin invitación, pago de boleto o demás), no sería ilegal, siempre y cuando no se interrumpa. Si se interrumpe, se aplicaría una sanción penal por la irrupción, y no por estar ahí sin motivo alguno. Vemos pues que el error está en no ampliar el tipo penal de allanamiento, porque el bien jurídico tutelado de la propiedad privada es mucho mayor que el bien jurídico de ‘no interrumpir’. Ya en la hipótesis de estar ahí con derecho (una vez más, por invitación, o pago de boleto por ejemplo), de inmediato se excluye la aplicación del tipo penal, como en los casos anteriores.

Ni abundar en que dicho tipo penal sea de resultado: ‘provocando la suspensión temporal o definitiva’. ¿Ahora resulta que por la incompetencia de organizadores que no sepan reaccionar, se debe penalizar a un asistente ‘intempestivo’?

Total, que el ‘nuevo’ PRI.

En la imagen: Peña Nieto baila con anciano.

Alfonso Galván Robles


Sobre esta noticia

Autor:
Fenixenred (156 noticias)
Fuente:
fenixcomunicacion.com
Visitas:
2484
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.