Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Los peores presagios se ciernen sobre la economía española

7
- +
08/09/2019 15:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos los indicadores económicos muestran que estamos a punto de entrar en una recesión económica, en buena parte producto del contexto mundial y europeo, ya que a estas alturas de la Historia, España está inserta, para lo bueno y para lo malo, en los flujos económicos mundiales

De «tormenta perfecta» se puede calificar el panorama económico español con los datos en la mano. A la desaceleración económica mundial, a la que sigue una crisis económica europea, se suman las peculiaridades de nuestra economía.

Todos los indicadores se encuentran ya en «números rojos»: el paro ha aumentado durante el mes de agosto en 54.371 personas y aunque las previsiones de crecimiento económico para este año son positivas, se advierte recesión económica hasta el 2021.

Allende de nuestras fronteras la situación no «pinta» mejor: se confirma la desaceleración del PIB europeo, y el comercio mundial, por mor de la guerra comercial entre EE. UU. y China, le ha «restado» 600.000 millones de dólares el PIB mundial.

Los más prestigiosos economistas advierten una recesión, de por lo menos dos años, en Estados Unidos, lo que desmiente las previsiones expansivas de las que tanto se ufanaba la administración Trump.

Un mal dato de paro

Agosto, que tradicionalmente es un buen mes para la ocupación, bien es cierto que ligado a factores estacionales como el turismo, ha visto como se han «destruido» 203.000 empleos, en lo que ya nadie duda es el comienzo de una recesión económica.

Y por si eso no fuera poco, otros dos indicadores bastante predictivos del estado de la economía, la matriculación de vehículos y el número de turistas que recalan en nuestro país, no ofrecen muchas alegrías.

En cuanto la matriculación de vehículos, durante el mes de agosto ha caído un 30, 8% y en número de turistas que llegaron a España en el mes pasado, han sido casi un 2% menor que en el mismo periodo del año 2018.

A nadie se le escapa que el dato del número de turistas es preocupante, dado que la actividad turística es una de las principales industrias del país, un sector de que viven decenas de miles de familias.

Mal desempeño económico desde el 2016

A pesar de que la desaceleración económica es ahora cuando copa los titulares de prensa, el empeoramiento de la economía española viene sucediendo, de un modo progresivo, desde el año 2016.

A pesar de que desde ciertas escuelas de pensamiento económico se habla de una especie de «nirvana» de crecimiento sostenido hasta el final de los tiempos, la realidad es que las desaceleraciones – antes se decía crisis económicas – son inherentes al sistema capitalista.

Como los datos son tozudos, no hay más que revistar las cifras del PIB español desde el año 2016 para entender que la «desaceleración» comenzó ese año: 3, 6% en 2015, un 3, 2% en el 2016, un 3% en el 2017 y un 2, 6% en el 2018.

Las previsiones para los próximos dos años indican que el 2020 España crecerá un 2% y el año siguiente solo un 1, 8%.

«Munición» parlamentaria

La posibilidad de que entremos en una nueva crisis económica, está sirviendo a la oposición parlamentaria para tener «munición» y además de grueso calibre, para atacar al gobierno en funciones de Pedro Sánchez.

El «Gran Berta» de la oposición parlamentaria es y sigue siendo, asociar los gobiernos socialistas con un mal desempeño económico, un «cóctel» que se completa con una mayor carga tributaria y despilfarro.

Agosto, que tradicionalmente es un buen mes para la ocupación, bien es cierto que ligado a factores estacionales como el turismo, ha visto como se han «destruido» 203.000 empleos

Factores exógenos

Aunque es cierto que la economía española sigue creciendo, negros nubarrones se ciernen sobre el solar patrio, pero la «borrasca» viene de fuera de nuestras fronteras.

Son factores de tipo internacional, en los que el gobierno de turno poco puede hacer, los que van a «gripar» la economía española.

Entre ellos se encuentran que la desaceleración económica que se ha enseñoreado de Europa, con la «locomotora» alemana entrando en recesión.

Tampoco ayuda la guerra comercial que mantienen los Estados Unidos y China, sin obviar que la conflagración comercial de la administración Trump también es con Europa.

Trump ha optado por gravar muchos productos europeos, entre ellas las autopartes que se fabrican en España, un sector que da de comer a cientos de miles de familias en nuestro país.

La automoción entre los principales afectados

La de la automoción es una de las principales industrias españolas, de hecho, nuestro país es el tercer país en exportar vehículos. La crisis global de la industria está afectando a ese rubro especialmente.

Tal como informa la patronal de los fabricantes de automóviles, ANFAC, la caída en la exportación de vehículos viene dictada por la caída de las ventas en los principales mercados de exportación.

Si la producción se «dejó» un 6% con respecto al mes de julio, las exportaciones se han resentido un 10% debido a la menor venta de vehículos en los principales mercados de exportación.

En lo que respecta al mercado interior, desde FACONAUTO, la patronal de los concesionarios de automóviles, no niegan que el nivel de matriculaciones de turismos y todoterreno, en su acumulado hasta agosto, es un 9, 2% menos que el mismo periodo del año 2018.

El turismo tampoco da muchas alegrías

Con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, los de julio, se observa la caída del 1, 3% de los turistas que han llegado a nuestro país; y una vez más las causas son externas al buen o mal trato que se da a los turistas.

Dos son los factores que hacen que haya disminuido el número de turista que llegan a España: por un lado, el BREXIT, que ha retraído a los turistas de nacionalidad británica.

El otro factor que ha coadyuvado a un menor número de turista internacionales tiene que ver con la recesión económica alemana, que finalmente, vía exportaciones al país que gobierna Angela Merkel, afecta al resto de los países europeos y por ende a sus habitantes.

La disminución de turistas teutones y procedentes de la pérfida Albión es preocupante en un sector, como es el rubro turístico, que vive principalmente de los contingentes de turistas que provienen de esas dos naciones.

Otro elemento que también hace «pupa» al turismo español es que, durante bastantes años, los que ha durado el embate terrorista islamista en otros destinos del mediterráneo, España se veía beneficiada como destino alternativo.

La recuperación de esas zonas del norte de África, destinos muy queridos por los turistas del norte de Europa, hace que la ocupación turística española haya caído lo suficiente para afectar a ocupación y empleo.

De «tormenta perfecta» se puede calificar el panorama económico español con los datos en la mano. A la desaceleración económica mundial y europea, se suman las peculiaridades de nuestra economía

Fuente - Público / Anfac / EL MUNDO / FACONAUTO


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (173 noticias)
Visitas:
80
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.