Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Percepción y perplejidad / Teresa Da Cunha Lopes

05/08/2013 03:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Por: Teresa Da Cunha Lopes

Percepción y perplejidad

La percepción de Margaret Thatcher (UK) sobre el entonces Primer Ministro Italiano Giulio Andreotti (IT.) enunciada en el año 1979, puede ser aplicada, en el 2013, a la política y a los políticos michoacanos: ‘Su actitud ante la política era como un general del siglo XVIII ante la guerra: una ingente y compleja serie de maniobras para desfile llevada a cabo por ejércitos que nunca acaban de entrar en batalla, y en vez de ello anuncian victorias, rendiciones o acuerdos según la fuerza aparente de cada contendiente, colaborando los enemigos en lo que realmente les importa, que es el reparto del botín’1.

Esta actitud y comportamientos impiden, no sólo el desarrollo del Estado, la construcción de ciudadanía, si no también crea un velo opaco que no permite al estudioso de la Teoría Política analizar de forma coherente y precisa el conjunto de organizaciones formales, normas y procedimientos a través de los cuales se canaliza y manifiesta el poder público en Michoacán.

Por lo tanto, el núcleo sobre el cual se organiza la columna vertebral del Estado, las instituciones del sistema político aparecen a la opinión pública como un escenario surrealista de una película (mala) de Buñuel y, al estudioso como un caos conscientemente construido para lo desalentar del análisis de las relaciones entre éstas y los particulares, así como de las relaciones entre el poder ejecutivo, legislativo y judicial.

No hablemos siquiera de la organización territorial del poder, de los meandros amazónicos de la administración pública en sus diferentes niveles, de las fantásticas y ocurrentes "interpretaciones" de la constitución y del derecho público en general. Y, como imagen del Infierno de Dante para el investigador, queda el terreno del conocimiento del sistema político y el estudio de sus factores dinámicos, como son los partidos políticos y los procesos electorales.

Más sobre

Para salir de este callejón, podríamos, tal vez recurrir a Max Weber y a sus modelos ideales de legitimidad que repercuten en la forma de obediencia: a)la legitimidad tradicional, fundamentada en la costumbre; b) la legitimidad carismática, que radica en las cualidades ejemplares de una persona.; c) la legitimidad legal-racional, la más corriente, que se basa en la creencia en la legalidad, es decir, en la sumisión a las normas y al Derecho.

Y, a partir de los modelos de referencia arriba citados, intentar el análisis de la evolución y funcionamiento de las instituciones, lo que sería de interés para conocer cómo repercuten en la adopción de las decisiones políticas en el Estado, parece transformarse en una tarea imposible o, por lo menos en algo con el peso de los 12 trabajos de Hércules cuando nos confrontamos a la opacidad del funcionamiento de las mismas.

Ahora bien, si estoy de acuerdo (en líneas generales) con mis críticos en que tampoco puede reducirse el estudio del Estado al puro formalismo, ya que las normas jurídicas se desenvuelven no sólo en el ámbito del "deber ser"si no también surgen de la fuente real, por otra parte, les recuerdo que la realidad sobre la que se aplican las normas si bien es cambiante, obligatoriamente tiene que estar basada en elementos y variables que pueden identificarse con claridad y que aporten resultados.

Y, esto es imposible en el actual contexto que vivimos. Como consecuencia, cualquier tentativa de análisis del tan cacareado "Pacto por Michoacán" es un ejercicio fútil, cuyos resultados serán tan vacíos como vacío es el simbolismo de una foto formal, en que se llama a salvar al Estado precisamente a los actores que lo llevaron al borde del abismo. Lo único que nos resta es la perplejidad

1Thatcher, M. ‘Los Años de Downing Street’, pág. 79


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
48
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.