×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Américo ValadezMiembro desde: 04/07/09

Américo Valadez

http://www.worldphoto.org/profile/92955/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    580.868
  • Publicadas
    74
  • Puntos
    0
Veces compartidas
143
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
01/10/2021

Tercera Parte: Lucy-Lucky Vs. Sombrero-blanco. - Hombres sin Sombra y El Top Secret de Meryland Por Américo Valadez

Peter, llegó a las puertas de un hotel de mediana estadía. Unas calles antes,  se había embutido en aquella vestimenta antiséptica del momento,  por lo que no levantaría sospecha alguna.

Entró y tocó el timbre de servicio en la barra de la recepción. Traz ésta,  un hombre de edad mediana,  se levantó de un mugroso sofá. Quien,  al verlo,  meneó la cabeza de arriba a bajo de modo impertinente,  dando así a entender con ésto: "¿Qué… se le ofrecía?"

-Una habitación!- Respondió,  Peter inexpresivamente.

-¿Nombre?- Por fin hablo el encargado.

-¡Douglas…!- Dijo al fin Peter,  después de una corta pausa. -James T. Douglas.

-¡James T-t-t…- Repitió el hombre,  agregando mientras llenabá el registro: -¿Cómo se deletréa su…?

-¡De-O-U-Ge-eLe-A-eSe!- Le interrumpió Peter al hombre. -¡Douglas!- Y dejó un billete de veinte dólares sobre el mostrador.

En un sillón del bestívulo del local,  un hombre sucio,  con el cubrebocas bajado hasta la papada y de barba semicrecida y gracienta (al igual que su pegajoso cabello),  dormía haciendo brúscos movimientos para buscar una mejor pose.

Peter,  lo mirában distraídamente,  mientras el encargado terminaba de llenar la cartulina azul.

-El siete,  segundo piso- Y diciendo esto,  puso la llave de una sonora palmada en la barra de madera,  el hombre del sillón balbuceó incohérencias y se volvió a dormir sin dejar de moverse ruidosamente. El encargado recoguió el billete. -Tiene hasta las doce del día de mañana para desocupar el cuarto. No se puede quedar con los ceniceros,  ni las tohallas: ¡Se le cobrarán! No nos hacemos responsables por objetos olvidados o extraviados durante o después de la ocupación… ¡Dulces sueños!- Puntualizó con sarcazmo aquella letanía aprendida de años de servicios en el local.

Peter, … [¡Eh! ¡Digo!…] James,  tomó la llave con el desproporcionado llavero de plexiglass negro,  con el "7" grabado en él. Subió pausadamente los gastados escalones hasta el piso indicado por el empleado. Alsando la vista,  buscó con la mirada,  el consabido número cabalístico (con la consabida puerta).

Caminó hacia la que figuraba un número siete en signo dorado.

Al entrar,  la habitación no era tan pequeña como lo imaginaba. Una pantalla de televisión colgaba en una esquina junto a la ventana,  una cama matrimonial que se alzaba al centro del cuarto,  con sus ropas gastadas y limpias. Sobre el buró,  dos pequeños jabónes,  un rollo de papel higiénico y además se encontraba un cartón enmicado. Era el menú de la cafetería por un lado,  y por el otro la lista de precios de los artículos de tocador y farmacia; para el aseo personal,  cigarros de tabaco y marihuana,  remedios rápidos para molestias menores,  y consumibles para contactos íntimos entre parejas.

Y para rematar,  un pequeño servibar empotrado a un lado de la puerta que da al cuarto de baño,  el cual,  poseía las bebidas alcohólicas de renombre en botellitas diminutas. Un whisky o un brandy de verdadero valer [?] en botellitas de perfume barato.

Quizo ver la televisión,  pero esta no encendió ya que para ello debía poner un nickel en una caja tragamonedas que se encontraba atornillada al costado de ésta.

Se arrepintió de esto. Se olvido de la TV por completo.

Se tumbó de espalda en la cama. Los resortes de ésta,  chillaron al recibirlo de golpe. No estaba cansado,  sólo lo hizo para meditar sobre su nueva personalidad. Quien en realidad,  era el nombre con el que fue registrado. Su verdadero nombre. Nombre que le dió el Estado de esa ciudad. Su "ciudad",  que ahora sentía ajena.

Meditó sobre lo que (volvía a…) dejar atras: ese empleo en el periódo (mal pagado),  a sus compañeros de labor (engreidos mentecatos),  a Martha (un bello par de piernas unido a un corazón de oro: así de duro),  y… ¡Y nada más!

No había perdido mucho esta vez.

Ya estaba acostumbrado a dejar todo lo logrado en su vida. Siempre,  se hacía el mismio recuento.

¡El mismo cuento!

Una estrella errante. Él había nacido bajo una estrella errante.

¡Mala estrella…!

 

El sueño lo invadió pensado en ésta y otras cosas. Que al despertar no recordaría.

 

 

*  *  *

James,  empesó a controlar su recién descubierto superpoder,  el de la visión infraroja. Primero,  trató de invocarla con sólo persar en ello,  no funcionaba así. Continuó esforzandose en contraer todos los músculos faciales,  sin obtener más que un pequelo malestar en la cara.

Intentó de otras mil formas,  con los mismos resultados: ¡Nada!

Entonces,  recordó que deseaba a esa hermosa mujer cuando paso aquello. Con lo cual,  tenía que pensar en el deséo de querer ver más allá de una falda. Ver más allá de lo que oculta un sólido muro; ver lo que no se veía de detraz de un objeto contundente. Esto,  por ancia,  por peligro,  o por seguridad propia.

¡Lo deseó!

Y a la primera,  lo consiguió.

Podía ver el motor de un auto en marcha. Podía saber que guardaba una caja de chocolates o de zapatos. Se enteraba del contenido de un portafolios de algún hombre de negocios (pornografía y licor varato). Podía leer libros sin abrirlo. Pero se atrevía a hacerlo por debajo de un tu-tú de ballet color rosa.

Supo como regular la intensidad de sus rayos infrarojos,  para no ocasionar otra escena vergonzosa,  y el poder sólo ver lo que verdaderamente quería ver,  sin pasarse de la raya (aunque aveces le ganaba la curiosidad morboza).

 

En menos de dos semanas,  James,  tenía ya controlada la superhabilidad. Pero,  no la emplearía para cosas frívolas o caprichosas (como dije antes,  su voluntad flaqueó en más de una).

Ahora,  el mundo lo podía ver de otra forma.

Hasta que,  una noche,  cuando volvía con un una mujer que le daba comida y un lugar para dormir en la trastiende de su negocio de abarrotes a cambio de hacerle pequeños quehaseres y mandados dentro de ésta. Encontró la puerta trasera abierta,  ella era muy previsora y nunca dejaría descuidadamente esa entrada al callejón.

Entró. Élla no se encontraba en la trastienda. Todo estaba en silencio. Muy raro para ese momento del día. Vió la puerta que daba a la tienda totalmente cerrada,  por lo que su duda aumentó su sospecha de que algo andaba mál.

Por lo que empleó su superhabilidad para ver atravez del muro que daba a la tienda.

Al hacerlo,  vió a la tendera tirada en el piso de detras del mostrador,  atada y amordazada. Mientras,  un sujeto con sacos rayado,  bombín blanco y pistola en mano,  abría y vaciaba la caja registeadora del lugar.

Por lo que tomó un cuchillo que se usaba para rebanar embutidos y,  con éste en mano,  trató de girar la perilla de la entrada a la tienda,  pero esta no se abrió. La puerta se encontraba cerrada al otro lado.

Fue tal su desesperación,  que intentó repetidas veces el forzar la puerta,  hasta que esta cedió. Y lo hizo,  sosteniendo en su infantíl mano toda la puerta con las visagras saltadas.

Mientras,  el ladrón se ocultó detras del mostrador. Y Lucy-Lucky (mote con el se le conocía en el barrio a la tendera),  tratando de liberarse de sus visibles ataduras.

Los pies de ella asomaban a un lado del mostrador de granito y madera.

-¡Déjala en paz,  maldito!- Gritó Douglas,  con puerta y cuchillo en manos.

El amponzuelo,  se dió cuenta de quien iba en ayuda de la tendera,  era sólo un niño. Por lo que salió de detras del mostrador con una sínica sonrisa en su afilada cara.

-¡Un mocoso,  un mocoso!- Repetía el pillo de sombrero blanco. -¡¿Un enclenque mocoso me amenaza a mí?! Yo te enseñaré a respetar a tus mayores.

Un balazo sonó en el sitio. James,  cerró los ojos y volteó la cabeza. La tendera alzó un largo y desesperado grito abogado.

Pero nada pasó.

-Esa era de salva,  malcriado…- Le dijo el pillo carcajeandose,  mientras la tendera tratarba de desatarse con más desesperación. -Siempre dejo esa primera de salva. ¡Pero estas si son reales!

Sombrero-blanco afinó la puntería y volvió a disparar dos veces más con intensión de herir al chico. Quien,  sólo cerró los ojos,  pero sin siquiera inmutarse:

"!¿Balas de salva otra vez?! ¡No…!"

Los dos proyéctiles atinarón en el pecho de Douglas. Pero no le pasó nada. Éstas,  rebotaron en el niño como si de pelotitas de Ping-pong se tratasen. La camisa y su abrigo estaban dañados en donde impactaron las balas,  pero su piel no habría sufrido rasguño alguno.

James,  viendo que las balas no le dañaban,  sospechó algo obvio.

Con más confianza en sí mismo,  puso los puños sobre los costados de sus caderas,  presentó el pecho y abriendose de piernas,  retó al hampón a seguir disparandole.

Sombrero-blanco,  miró trémulo a la Cold calibre 33 en su mano. Disparó una,  dos,  tres veces más,  y…

¡Una,  dos,  tres veces,  se quedó sin balas!

Y una,  dos y tres balas zumbantes acertarón,  y de esas ninguna lo hirió. Todas quedarón a los pies del muchacho.

Con desesperación,  jaló el gatillo repetidas veces.

ces.

"¡Tlak-tlak-tlak!"

Pese a esto,  la pistola seguía descargada.

Lucy-Lucky,  seguía luchando indefensa en el suelo.

-¡Ahora,  ¿quien es el mocoso?!- Gritó altaneramente Douglas,  sin abandonar esa postura de intrépido Superhéroe de historietas.

Viendo descargada su arma,  soltó el dinero sobre la barra de granito. Trató de huir sin dejar de ver al chico con sus ojuelos azules llenos de asombro. Pero en su desesperación,  tropesó con los pies maneatados de Lucy-Lucky. Trató de sostenerse de un anaquel vecino con latas de salsa de jitomate. Pero sólo consiguió tumbarlas todas de la repiza,  sin poder asirse al mueblería de madera.

Trastavilló unos pasos más,  y calló sobre la puerta de cristal y madera de la entrada de la tienda. Haciendola trisas en su caida.

Los cristales y las astillas de madera se clavaron por todo su cuerpo. Un gran trozo de vidrio se le incrustró en su cuello,  haciendolo sangrar en abundancia.

Con expresión de terror en los ojos,  el pillo se convulcionaba en espasmos de agonía mortal. Su mano armada con la Cold 33 de cañón corto,  seguía gatillandola sin parar,  con una desesperación psicopática. "¡Tlak-tlak-tlak…!"

 Poco a poco,  los espasmos iban disminuyendo de poco a tántos. De tántos a casi nada. Hasta que los espasmos desaparecieron totalmente después de emitir un abogado quejido salido de la herida en la garganta.

Sombrero-blanco,  ya no se movería más. Sólo sus ojos mirarón al chico con esa expresión de terror mortal.

Toda esta escena fue contemplada por James,  quien nunca había visto morir a alguien de esa forma.

Así hubiera seguido contemplando esa mirada azul,  perdida y con terror. Si su amiga no hubieta jimoteó a causa de la mordaza en la boca,  para que el niño la liberarse de sus ataduras.

Douglas,  reaccionó.

Sacudiendo la cabeza,  fue detras del mostrador y con el cuchillo de carnicero cortó las cuerdas de manos y tobillos de su protectora. Lo hubiera podido romperlas con las manos solas,  pero aun no conocía su propia fuerza,  y podía haber lastimando así a la tendera.

Élla misma,  al estar liberada,  se desafanó de la mordasa,  y abrazó al niño de forma maternal. Ayudándole a levantarse (ya que ella quedó insensible por lo apretado de sus ataduras),  para ver aquel maleante tumbado,  mutilado,  y sin vida. Totalmente bañado en su propia sangre. Mirándolos a ambos fijamente. Sombrero-blanco aun sostenía la pistola con la gruesa encrispada.

Ella,  palpó el cuerpo de crío. Sus ropitas estaban perforadas por las cinco balas que le propinó el sujeto. Pero su cuerpo estaba intacto.

A lo léjos,  se oían las sirenas de la policía.

Ella vió a los ojos de James,  él la entendió. Ese era el adiós para los dos.

La policía trataría de culpar al niño por esa muerte accidental. No creeían que él había recibido cinco disparos sin ser herido. Pensarían,  que el niño lo empujó por la puerta.

Así que,  Lucy-Lucky vió el dinero que el hampón dejó sobre el mostrador. Tomó no sé cuanto de éste,  y se lo dió a James,  diciendole:

-¡No puedes quedar más aquí! Debes huir muy léjos. ¡No,  no! Tus sabes que esto es el adiós,  hijo mío…

La voz de la tendera se quebró y abrazó por última vez a su salvador. Besandolo en la mejilla.

James salió corriendo por la puerta demolida de la trastienda,  y desapareció para siempre de la vida de la tendera.

(O así parecería).

Las sirenas se apagaron frente al modesto establecimiento: The Lucy-Lucky's Shop.

 

Llorando,  James T. Douglas,  corrió y corrió tan ligero por la callejuela,  que sentía que sus pies no tocaban el suelo. Atravesó avenidas,  calles,  bocacalles,  parques urbanos en cuestión de poco tiempo.

Se detuvo en una glorieta. No sabía a donde ir,  y continuó a su derecha. Los ojos de ese hombre muerto le seguirían para siempre. Y así,  como el beso de Lucy-Lucky,  la tendera,  permanecía frésco y cosquilleante,  ahí también y para siempre.

¿AUTO NUEVO PARA LAS NUEVAS FAMILIAS QUÉ CRECEN? LA RESPUESTA ESTÁ EN MERYLAND DIAMANTE MOTORS & Cô

El Yang-Yin de su vida de hoy en adelante.

 

Corrió y siguió corriendo. Sintiendo aquel par de emociones girando en su mente. Confundiéndole.

Atravesando por nuevas calles,  avenidas,  bocacalles,  boulevards,  callejones,  por arriba de las cabezas de la gente,  azotéas,  ventanas,  balcones,  bardas,  sobre el río…

-¡¿Que qué…?! ¡Yo…!

En un instante,  vió hacia abajo. Sus zapatos se alsaban a muchos metros sobre las grices aguas de un turbulento y ancho río. Tan ancho que pese a estar en medio de éste,  sus dos orillas quedaban a varios kilómetros entre si. Y él,  flotaba sobre el basto y sinuoso cause rivereño. La Luna se reflejaba inmensa sobre su palpitante superficie. Y en medio de ese reflejo,  Su silueta se estampaba en el centro mismo de aquel disco celestial.

-¡Podía volar!- Se dijo ahí arriba.

Algo dentro de él,  le hizo voltear hacia atraz la vista. Recordaba a aquella diosa del vestido rojo vaporoso,  recordaba la puerta que arrancó de cuajo y a Lucy-Lucky atada e indefensa en el suelo. Recordaba las balas silbantes que él rechazaba con su cuerpo; a sombrero-blanco disparándole sin miramientos,  y su terrible mirada al morir de esa forma. Aquel beso de Lucy-Lucky,  y su tristes adiós… ¡Lucy-Lucky! (¿Tal vez eso era tener una mamá?)

De todo eso se acordaba,  al mirar el lejano Sky-light de la Megatrópolis de la que se alejaba en tiempo y espacio.

Todo eso se fué.

No era un héroe (no sabía como debería sentirse ser un héroe),  por haber salvador a su protectora. Tampoco,  quería sentirse un villano (menos quería saberse como sertirse así),  por haberle hecho eso a esa hermosa mujer del vestido escarlata,  tampoco por el fin grotésco de sombrero-blanco,  y que él creyó su culpa.

Confundido,  continuó su viaje sobre el río de la Luna,  hacia el norte.

 

Aun no sabía cómo controlar su vuelo,  pero tenía toda la noche para ir practicando.

 

Llegó a una modesta ciudad,  al salvar aquella anchura infinita del río. Un publado con casas de madera.

Trató de extender sus brazos hacia adelante,  pero eso desestabilisaba su vuelo a mayor velocidad. Tanto así fue,  que en un anuncio espectacular,  en la que se pintaba una mujer sonriendo con dentadura perfecta para comercializar cierta pasta dental. James,  atravesó el espectacular por en medio de la blanca sonrisa,  dejando a la muchacha rubia,  chimuela de un solo golpe. De ese modo no era posible volar. E ignoraba,  ¿de dónde obtuvo esa idéa tan mala de extender los brazos al frente?

Por lo que,  colocó sus brazos en forma de cruz (como las alas de un avión),  y el vuelo fue más estable y preciso. Si quería volar más alto y a mayor velocidad,  sólo tenía que llevar los brazos hacia atraz,  formando con ellos una "V" invertida.

Al terminar sus lecciones de vuelo,  se dió cuenta,  que sus ropas estaban destrozadas,  tanto por las balas como por el inesperado vuelo. Por lo que,  de un tendedero rural,  tomó prestadas una chaqueta,  unos pantalones de mezclilla,  una camisa a cuadros,  que se apróximaban a las de su talla. Y en una pinza de madera,  colgó del tendedero un billete de  un dolar.

En un granero,  cambio sus arapos por la ropa que compró. Y ahí mismo,  se acostó sobre la paja suave. Durmió sin soñar.

Nada parecía turbarlo…

 

*  *  *

Lucy-Lucky estaba detras del mostrador como siempre. James llegó y de un salto voló desde la puerta de la entrada a sus brazos. Ella nunca tuvo hijos. Ya era una mujer madura cuando le dió cobijo.

Lucy-Lucky,  lo recibió amorosamente (cosa rara en ella ya que núnca se lo demostraba),  fue cuando le besó la mejilla:

-¡Guardaré tu secreto!- Le dijo al oido. -¡A nadie diré nada sobre tí,  Capitán Face-Man,  hijo mío!

En eso,  se oyó un romper de cristales. Y ambos mirarón hacia la puerta de entrada. La puerta estaba destrozadas en mil pedazos. Era sombrero-blanco,  quien entró tambaleándose,  herido y sangrando por todas partes,  los veía con esos ojos horrendos,  ojos cerulios que se clavaban en la mente como una maldición.

-¡Éllos saben sobre tí! ¡Meryland! ¡Meryland! ¡¡¡Me-ry-land…!!! - Dijo con voz hueca,  sombrero-blanco,  sin mover los labios. Voz que salía de la herida en la garganta.

James preguntó:

-¡¿Quiénes son éllos?!

-¡Éllos,  los Hombres sin Sombra. Los Hombres sin Sombra te atraparán. ¡Sabrán como hacerlo! Te devolverán a Lucy-Lucky,  a condición de que tu…! …¡Aaah…!

Sombrero-blanco,  no alcanzó a decír todo. Súbitamente,  se desmoronó en una especie de baba sangiolienta que corrió por el piso de parqué,  hasta sus pies,  y… [¿…?]

 

Bostezando,  James,  despertó…

No dió importancia a lo que había soñado. Era el mismo sueño de año traz año. Más de noventa y más veces repetido desde… Ese día.

 

Aun era de noche y se había dormido con la ropa puesta. Se incorporó para desvestirse y meterse a las cobijas de la cama de hotel.

Mañana,  tendría mucho quehacer… ¡Mucho!

-¡Los Hombres sin Sombra!- Dijo en voz alta mientras volvía a quedarse dormido. -¡Qué tonterías…!

 

Durmió sin volver a soñar.

Nada parecía turbarlo ya.

 

*  *  *

Caminó de un lado a otro de la ciudad. Y encontró un modesto cuarto en el barrio judío. Pagó por adelantado dos meses de alquiler.

De haber llegado unos minutos antes,  hubiera podido hacerse de una pieza igual pero mejor iluminada y con balcón,  por el mismo precio.

Aquella pieza enclavada en el último piso de un viejo edificio que fué hotel de lujo; poseía una modesta estufa de gas,  una cama amplia,  su baño con tina propia. Y un extra: una claraboya en el techo,  que da directamente a la azotéa del edificio.

Estando instalado,  Douglas durmió el resto del día. Aquel largo viaje nocturno,  desde ser allá Peter Díaz,  para volver a ser James T. Douglas aquí,  lo dejó rendido.

 

James,  pese a sus casi infinitas supercualidades,  éstas le demandaban periódos de sueño profundo de más de 12 horas; y una dieta psicopáticamente rica en azúcares y carboídratos en su mayoría. Dieta,  que indigestaría a tres personas por cada tiempo de comida en el día.

Y hablando de éllo,  Douglas aun no conocía todos su superpoderes. La falta de guía por parte de un cuidador experto de su mismo forje,  le impedía el conocerlos plenamente. De echo. Los pocos que utilizaba en la actualidad,  eran los mismo que sabía que tenía desde hace ya más de noventa años. Después de eso,  no descubrió otro más.

Pero temía saber más de si mismo. Ya que si poseía inmunidad a los agentes externos de este mundo,  también tendría que tener aflixión a algún solo agentes venido de aquí o de allá afuera. ¡Su talón de Aquiles!

Esa idéa le aterraba.

 

*  *  *

Despertó James,  en medio de una abundante cosecha de paja. Afuera del granero,  se oyerón voces de gente hablando en voz alta. La voz más imponente,  gritaba algo a los demás. Éstos contestaban en el mismo tono,  con monosílabos afirmativos al primero.

Voz-imponente,  se le oía alegre y vivaracho,  pese a no ser legible sus pregones.

Poco a poco,  esa voz se tornó metálica.

 

Su tono alegre ya no lo era más. Empesó a hacer enérgica. Cada vez más inteligible. ¡Más y más!:

-…¿Jameees…? ¿Douglas,  James,  Títus?- Repetía aquella voz que se clavaba en el cerebro. -¿Dou-glas,  Ja-mes,  Ti-tus…? ¿Es usted?

Face-Man,  despertó.

A su derecha,  parádo junto a la cama de su cuarto,  vió unos pantalones negros. Siguió con la mirada desde éstos hacia arriba: de los pantalones seguía un saco con corbata,  un cuello desproporcionadamente esbelto y largo. Y -lo más extraño de todo ese altivo conjunto-,  una cabeza calva,  huesuda visiblemente,  pálida en extremo,  con mentón prominente. Usaba unos lentes oscuros que le cubrían hasta las órbitas de los ojos. Cabeza coronada con un bombín negro.

Una alta y esbelta epifanía imposible de creer,  lo observaba de detraz de ese par de cristales negros…

-¡Estoy soñándo!- Dijo y volvió a dormirse.

Aquella visión lo tomó por los hombros  y lo sacudió con fuerza. James,  reaccionó:

-¿Q-quién es usted?- Alcanzó a inquirir,  Douglas sin salir de su asombro. -¿Acaso gané un premio de la televisión?

Aquella faz de roca sólida,  no se inmutó por ese comentário fuera de lugar:

-¿Es usted,  Douglas - James - Titus?- Preguntó con esa voz cavernoza.

James,  trató de derribar a esa quimera terca de más de dos metros. Pero,  esa quimera larguilucha puso la palma izquierda sobre su frente,  e inmediatamente lo invadió una extraña sensación de calma.

Él… Sólo… Se dejó llevar por esa sensación de paz y tranquilidad,  mientras el hombre le hablaba:

-Yo soy el menor de sus problemas.- Habló como si su voz proviniera de su propia cabeza. -Hemos estado siguiendolo desde que inició su madurez sobrehumana.- (En este punto,  quitó su delgada mano de la frente de Douglas.) -¿Reconose usted ésto?

Diciendo ésto,  extendió el puño derecho hacia la nariz de James.

El puño se abrió dejando ver una alianza de platino. Una joya que se confundía sobre la mortecina palma. Una churumbela platina de mujer con un diamante montado sobre de esta. Es…

-¡Es el anillo de Lucy-Lucky!- Casi gritó en voz alta. -¿Cómo lo tienen? ¿Qué trata de decirme con ésto…?

-Tendrá que ir a donde se le indique.- Puntualizó el ser sin mover los labios.

Douglas,  trató de hablar,  pero el ser sólo se limitó a volver a tocar la frente con su fría mano. Ahora la sensación de paz era más marcada. Profunda. Nunca se sintió tan manipulado. Poco a poco lo invadió una sensación de sueño quimérico.

Aquel extraño Sand-man,  se empezó a borrar.

Volvió a dormir sin conciencia de lo que ocurría.

 

*  *  *

Al despertar,  instintívamente miró en donde debería estar parado aquel ente inhumano (y su inquietante proceder,  si se podía definir de esa manera).

¡Nadie!

Sólo estaba la oscuridad latente del cuarto noctámbulo.

"¡Fue un sueño!"

Dijo,  mientras iba al baño sin saber por qué debiera ir ahí.

Al llegar,  su pie pisó algo húmedo. Algo pegado sobre el piso serámico.

Una página. Era tan solo una página mal arrancada de un pasquín cualquiera. No sabía de dónde había venido. No recordaba haber comprado alguna revista.

¡Un anuncio! Era sólo un anuncio de una agencia de autos:

¿AUTO NUEVO PARA LAS NUEVAS FAMILIAS  QUÉ CRECEN? LA RESPUESTA ESTÁ EN MERYLAND DIAMANTE MOTORS & Cô.

Remataba la frace con una letra "O" a modo de un anillo con un diamante montado; y las palabras RESPUESTA y METYLAND,  estaban cada una,  ligeramente tachada con una larga desquebrajadadura del propio papel mojado.

Trató de levantar la hoja para verla mejor. Pero ésta,  se desmoronó entre sus dedos. Papel que no soportó el meror tácto de las yemas de sus dedos,  quedando adherido en pegajosas moronas entre ellas. Lo que lo hizo sacudir su mano en el aire con fuerza,  para quitárselas. Perdiéndose aquel mensaje vanal entre esas moronas empapadas.

Al enjuagar su mano en el chorro del agua,  una frase daba vueltas en su mente. Frase revuelta en fragmentos fonéticos vistos entre líneas. Anagramas vocal sin sentido. Juegos inconcientes de la ociosa mente:

-"!Meryland…! ¡…LA…! …TO… P… ¡La-la…! ¡LA RESPUESTA…! …É CRE… (Anillo)… …S y T… ¡Meryland,  si: Meryland,  La Respuesta Meryland…! TO-P… - S-ÉCRE-T…"- Poco a poco,  la frase se asentaba en su mente,  reposando lechosamente en el fondo de élla. -"¡TOP SECRET…! ¡LA RESPUESTA…! ¡…La respuesta…! (Diamante,  anillo,  anillo)… La-res-pues-ta-esta-… (Meryland… Motors & Co.) ¡La-res-pues-ta-esta-en-Me-ry-land!" (¿Dónde queda Meryland?) ¡Al sur…! (¡Si!) ¡Por Washington! ¡¿Qué parte de Meryland?! "¡¿Meryland?! ¡¡¡Meryland!!!…" Lo que dijo Sombrero-blanco en el sueño (lo que siempre dijo). ¡Eso,  lo tengo!: "¡Alto Secreto!  ¡La Respuesta Esta En Meryland!"

-(¿Cómo he llegado hasta este punto tan sutíl e inspirador?)- Se preguntaba incrédulamente. Sabía que era listo,  pero entre sus superpoderes no existía el ser supersabio. ¡No!

 

 

Aun existía una última frase incompleta entre la página que aun quedaba. Entre las roturas,  aun se leía al calce de éste. Y que rezaba sugestívamente:

LLEGUE A PIE - REGRESE EN SU A…

 

(Continuará…)

Más recientes de Américo Valadez

La Nuevas Aventuras del Capitán Face-Man (El Superhéroe sin Máscara) Segunda Parte

La Nuevas Aventuras del Capitán Face-Man (El Superhéroe sin Máscara) Segunda Parte

La duda de una integridad pasada por el ojo de un alfiler.- El viaje a casa.- La Mujer-gato al desnudo puro.- Lucy-Lucky Vs. Sombrero-blanco 30/09/2021

Las Aventuras del Cpitán FACE-MAN (El Superhéroe Desconocido)

Las Aventuras del Cpitán FACE-MAN (El Superhéroe Desconocido)

Primera Parte: El Comics al desnudo.- El Mal.- Su larga y conspicua vida.- Las Mil y una Amantes.- El fin justifica los… 02/09/2021

La Mano Invisible (La Ira del Dios Hipócrates)

La Mano Invisible (La Ira del Dios Hipócrates)

Historia ficticia, basada en hechos irreales. Que nunca pasó, ni ha de pasar en estas muy nobles instituciones sanitarias; y, a más allá de las estrellas 05/05/2021

Sol de Media Noche (La Noche Transfigurada). - Relato

Sol de Media Noche  (La Noche Transfigurada). - Relato

Una noche por la zona oriente de la Ciudad. Recorrida a lo largo de una avenida del otrora D.F. Una noche cálida, rara. En una cualquier noche de octubre del 2004 05/05/2021

Herencia Política I

En su tiempo, Hitler es la moderna creación del Dr. Frankenstein. El horror del siglo XX, hecho hombre. Fue un monstruo, hoy día es un aficionado. No siendo el único, ni el último. Imitado, y superado 04/05/2021

Mostrando: 1-5 de 58