×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
37
Posición en el Ranking
3
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.170.686
  • Publicadas
    395
  • Puntos
    71
Veces compartidas
2.023
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 14º
Recientes
Visitas a noticias
Hace 1d

Contra lo que se nos quiere hacer creer, la Ley Fundamental neo-franquista a la que redactada "manu militari" llamaron Constitución, presenta de raíz un notorio déficits de legalidad por la presionada imposición en su texto de leyes de la dictadura

Tocante a aspectos políticos la memoria suele ser débil, cuando no interesadamente distraída, de ahí la necesidad de tonificarla y muy especialmente antes de entrar a evaluar un problema de tamaña complejidad como el Catalán. para así percatarse que el detonante que desató el actual conflicto fue la batería de modificaciones que el Tribunal constitucional (TC) introdujo al primitivo texto del Estatut como consecuencia del recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Partido Popular el 31 de julio de 2006.y cuyo fallo se dio a conocer en junio de 2010, momento que aquel despropósito por reacción dinámica hizo disparar el arraigo del independentismo al dejar sin efecto el catalanismo como se había concebido hasta entonces, que se fundamentaba en ampliar cotas de autogobierno en base a la negociación con Madrid.

.Pero además, el veneno inoculado contra el catalanismo por el Partido Popular es anterior a lo dictado por el alto Tribunal, pues se remonta al proceso de recogida de firmas para la interposición del recurso de referencia, campaña que fue utilizada no tan solo para recopilar signaturas sino también para proyectar una imagen negativa de Cataluña en un amplio sector de la población española, pese a que el Estatut primigenio era un marco de estabilidad donde se sentían a gusto una mayoría de partidos catalanes y la mayoría social de aquella comunidad.

Una maniobra para la que los populares no dudaron en parapetarse en su constitucionalismo de conveniencia pero no solo para arremeter contra el catalanismo sino también con la intención de colocar fuera de juego a quienes defienden la diversidad plurinacional del país, una actitud indiciaria de su desaprobación a la integración del nacionalismo periférico al rechazar la consumación de una organización territorial integrada y armónica; un proceder reaccionario que actualmente sumó adeptos al contar con el apuntalamiento de la derecha de nueva adscripción.

Resultando por eso preocupante que al tiempo de silenciar el incumplimiento reiterado de los artículos del marco constitucional relativos a los derechos y libertades en el ámbito de la ciudadanía, los patriotas de pacotilla de la derecha política representada por el PP, C' s y VOX responsables de tal quebrantamiento, con total descaro no dudan en utilizar la Constitución como arma arrojadiza cuando ellos mismos con su hacer político contradicen el espíritu de su propia finalidad.

Con ese constitucionalismo “sui generis” lejos de garantizar el cumplimiento de los derechos inherentes de la Carta Magna, la verdadera intención fue utilizar lo subliminal de su concepto como fórmula de dominio, con la única intención de monopolizar su aplicación en ventaja de sus propios intereses políticos a través de un tortuoso recorrido de asalto al poder.

Con su obstinación por prodigar la unidad de España, lo que menos les preocupa es la Constitución, pues su finalidad es tirar de la conflictividad como hilo conductor hacia la involución

Más allá de agitar la convivencia tendrían que asumir de una vez por todas que el hecho de reafirmarse en la utilización interesada del marco constitucional no ayuda en nada a corregir los perjuicios territoriales del país ni a modernizar la gestión del Estado, pues vetar el reconocimiento de su realidad plurinacional y el derecho para decidir es negar de partida las diferencias y singularidades nacionales, y con eso, reafirmarse expresamente en la continuidad del actual modelo de estado basado en el unitarismo identitario que además de contraproducente y generador de tensiones políticas es algo que por su desajuste con la realidad ya debiera formar parte de nuestra historia.

Con su obstinación por prodigar hasta la saciedad la unidad de España, lo que menos le preocupa a los miembros del oficialismo patrio es la Constitución, sino alimentar de ese modo una fobia centrífuga que hará crecer el descontento y la inestabilidad hasta el extremo de convertir el independentismo catalán en un conflicto imparable, para de ese modo lograr su verdadera finalidad que no es otra que tirar de la conflictividad como hilo conductor hacia una involución democrática.

El discurrir de los hechos viene a indicar que estamos ante el resurgimiento del patriotismo más exaltado, donde los más carpetovetónicos personajes de la esfera política española, deciden desempolvar el volumen de la Carta Magna y con total arbitrariedad aplicar su contenido para lo que les interesa y desecharla para lo que no; en un intento absurdo de encerrar una realidad que hace tiempo que ya no cabe es su texto, pues sabido es que el tantas veces invocado artículo segundo sobre la "indisoluble unidad de la nación española", para nada fue fruto del consenso que si una imposición ejercida en 1977 a los constituyentes por la Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM) que ordenaron la traslación del contenido literal que establecía al efecto la "Ley de Principios del Movimiento Nacional" que regía en el régimen franquista.

Hecho que viene a indicar, que el artículo más determinante del fundamento de la Constitución fue impuesto por la cúpula militar del anterior régimen a los representantes de la voluntad popular; un ejercicio de intromisión que detrae toda legitimidad al contenido de esta norma fundamental; toda vez que su articulación sobre una cuestión tan esencial como la determinación nacional del Estado está sustentado en maniobras antidemocráticas instigadas desde la cúpula militar del franquismo que por extensión convierten de facto su contenido en una ampliación encubierto de la dictadura y de su órbita.

Pero lejos de proceder en valentía vía subsanación todo apunta a deducir que son muchos los figurantes de demócratas que rehúsan apagar la luz del régimen anterior.

 

Más recientes de Galdo Fonte

10-N: La reafirmación de la izquierda

10-N: La reafirmación de la izquierda

Los capitostes de las finanzas y la élite empresarial, fueron quien en su intento de variar una incómoda correlación de fuerzas y satisfacer sus conveniencias impulsaron la repetición electoral, a la que en reprobación desde la izquierda debe dársele masiva y cumplida respuesta 12/10/2019

10-N: La democracia pide paso

10-N: La democracia pide paso

Ante los nuevos comicios los electores deben convencerse que el peligro no está en depositar la confianza en la izquierda real, sino en seguir otorgándosela a los que después de conducirnos a la crisis nos repercutieron sus efectos 06/10/2019

La vuelta de Errejón

La vuelta  de Errejón

Tras el fiasco de rojos y morados en la formación de Gobierno, trayendo consigo el ideario primigenio de Podemos, Errejón con Más País concurre a los nuevos comicios dispuesto a erradicar la abstención y el desencanto, y decidido a atraer a su causa al electorado progresista 01/10/2019

10N: Grotesca comedia

10N: Grotesca comedia

La fortaleza democrática no consiste en prodigarse en la celebración de elecciones, sino en impedir que los poderes fácticos que desde el primer día de la transición desafiaron y quebrantaron los resultados de las urnas sigan imponiendo su dinámica transgresora 21/09/2019

En Ferraz, apesta....!

En Ferraz, apesta....!

Impedir el acceso a información sensible y a la relacionada con la corrupción política, así como a la connotada con destacados miembros de la estructura del Estado, es la clave esgrimida "en petit comité" para imposibilitar que Podemos forme parte del ejecutivo de Gobierno, 15/09/2019

Mostrando: 1-5 de 394