×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Kevin ZapataMiembro desde: 07/05/15

Kevin Zapata
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    8.179
  • Publicadas
    13
  • Puntos
    0
Veces compartidas
20
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
25/05/2015

Las nuevas compañías de transporte particular como Uber y Cavify están revolucionando el mercado en México, sin embargo, los taxis tradicionales se oponen y presionan al gobierno para que estas las declare ilegales. En esta nueva guerra ¿Quién ganará?

Revuelo ha causado la introducción en México del servicio que ofrecen compañías como Uber y Cavify, las cuales han puesto en jaque a las autoridades estatales encargadas de regular el servicio de transporte. Y es que dichas compañías amenazan el monopolio que durante décadas tuvieron en su poder las centrales obreras, las cuales forman parte de uno de los pilares corporativistas en los que se sustenta el capital político de algunos partidos políticos.

El sistema de transporte concesionado en México no supo evolucionar ni reinventarse, por el contrario siguió manejando en su haber medidas de verificación tipo tarjetón e inspección, que no sólo resultan caducas, sino que también abonan a la corrupción y tráfico de influencias dentro de quienes manejan el servicio concesionado. El resultado fue invariablemente la decadencia del servicio en casi todas sus áreas: taxis utilizados para perpetrar delitos, vehículos en mal estado, choferes poco capacitados, taxímetros adulterados, sobrecostos, entre otros vicios.

Por su parte Uber y Cavify supieron integrarse al nuevo modelo tecnológico del siglo XXI, identificando un nicho de mercado dispuesto a pagar un poco más, por un servicio que ofreciera calidad y seguridad. Si bien dichas compañías apuntan a un segmento con cierta capacidad adquisitiva (ya que no todos en México cuentan con tarjeta de crédito o Smartphone), poco a poco ha comenzado a ganar mercado al servicio tradicional.

La razón del éxito es simple, las personas que hacen uso de estas compañías tienen la oportunidad de saber que tan bien evaluado está el chofer que les va a prestar el servicio (evaluado por otros usuarios), saben de antemano cuanto van a pagar, que ruta tomarán, de que el vehículo es nuevo y se encuentra en buenas condiciones, sumado a que muchos choferes ofrecen bebidas o bocadillos gratis.

El resultado fue invariablemente la decadencia del servicio: taxis utilizados para perpetrar delitos, vehículos en mal estado, sobrecostos, entre otros vicios

La respuesta de los taxistas tradicionales ha sido de completo rechazo, y en vez de transformarse en empresas competitivas, prefieren presionar al gobierno para que este vuelva ilegal el servicio que ofrecen los carros particulares de las nuevas compañías. Dicha estrategia no ha funcionado, por el contrario ha volcado a que muchos ciudadanos expresen públicamente su apoyo en redes sociales con trending topics en favor de Uber y Cavify.

Así mismo algunos gobiernos, si bien lo han intentado, les resulta extremadamente complicado detener a los carros que ofrecen estos servicios ya que son particulares, lo cual los vuelve muy difícil de identificar. Pese a la presión de los taxistas tradicionales, las autoridades se ven superadas ante el nuevo modelo en el que operan las nuevas compañías de servicio particular.

El rechazo de los taxistas concesionados ha sido el de realizar bloqueos y tomar calles para exigir que dejen de operar sus nuevas rivales, pero lejos de ganar apoyo popular se han vuelto del repudio generalizado por ocasionar aún más tráfico (lo cual en ciudades como el Distrito Federal resulta todo un calvario). ¿Y cuál ha sido la respuesta de Uber ante tal situación? Ofrecer viajes gratis cuando los taxistas realicen bloqueos, lo cual además de ser aplaudido por miles de sus usuarios, representa una excelente estrategia de “branding” que los posiciona aún más como la alternativa ideal al taxi tradicional.

Los gobiernos han propuesto como solución regular estos nuevos servicios, sin embargo, las compañías concesionadas se oponen ante cualquier medida que valide a estos carros particulares. La guerra de los taxis empieza a calentarse cada vez más, y seguramente veremos medidas cada vez más extremas para presionar al gobierno por parte de quienes temen perder el poder que antes tenían. Sin duda seremos testigos de lo que puede ser una revolución del libre mercado en favor del usuario, o por el contrario, del gobierno como defensor de los monopolios que atentan contra la calidad.

La respuesta de los taxistas tradicionales ha sido de completo rechazo, y prefieren presionar al gobierno para que este vuelva ilegal el servicio que ofrecen Uber y Cavify

Más antiguas de Kevin Zapata

México: la democracia que no lo es

Mientras los partidos mas grandes acaparen el financiamiento público, pocas opciones tendrá el electorado en México para decidir libremente. Resulta esencial corregir la disparidad de recursos para que exista una verdadera democracia 09/05/2015

A propósito del día de las madres en México

¿Qué significa ser madre en México? más allá del romanticismo inherente a la maternidad, ser mamá en nuestro país representa un duro escenario en el que la discriminación, la violencia y la desigualdad están muy presentes 11/05/2015

El voto nulo, una salida imaginaria

La acción del voto nulo en México lejos de presionar para la renovación del sistema político y de partidos, propicia que las condiciones que dan preeminencia a los actores tradicionales se siga reproduciendo, reduciendo aún mas la calidad democrática en el país 13/05/2015

¿Subir o no el salario mínimo?

Hoy en México distintas voces se pronuncian en favor de aumentar el salario mínimo, sin embargo lo hacen atendiendo a criterios electorales y no a una verdadera reflexión económica. Si bien es necesario discutir el tema, se debe hacer de manera responsable con argumentos bien fundamentados 15/05/2015

La corrupción como forma de gobierno

La corrupción como forma de gobierno

En México el sistema político en general se encuentra inmerso en un trama donde la corrupción y la impunidad son los actores principales, y la falta de legalidad es la condición que norma sus relaciones. De los alcaldes hasta el presidente, ninguna figura se salva de estar manchado de alguna forma 18/05/2015

Mostrando: 1-5 de 12