×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

MiseshisMiembro desde: 14/06/17

Miseshis

http://www.miseshispano.org/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    7.515.756
  • Publicadas
    2.161
  • Puntos
    0
Veces compartidas
270
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
26/09/2021

imageimage

imageWashington, 4 de marzo de 1801

Amigos y conciudadanos:

Llamado a asumir las funciones de la primera oficina ejecutiva de nuestro país, me acojo a la presencia de esa parte de mis conciudadanos que está aquí reunida para expresar mi agradecimiento por el favor con el que se ha complacido en mirar hacia mi, para declarar una conciencia sincera de que la tarea está por encima de mis talentos, y que la abordo con esos presentimientos ansiosos y espantosos que la grandeza de la carga y la debilidad de mis poderes tan justamente inspiran. Una nación en ascenso, esparcida por una tierra amplia y fructífera, atravesando todos los mares con las ricas producciones de su industria, comprometida en el comercio con naciones que sienten poder y olvidan bien, avanzando rápidamente hacia destinos más allá del alcance del ojo mortal, cuando contemplo estos objetos trascendentes, y veo el honor, la alegría y las esperanzas de este amado país comprometido con el tema, y ??los auspicios de este día, me alejo de la contemplación, y me humillo ante la magnitud de la empresa. Absolutamente, de hecho, debería desesperarme, ¿no me recordará la presencia de muchos de los que veo aquí que en las otras altas autoridades previstas por nuestra Constitución encontraré recursos de sabiduría, virtud y celo en los que confiar en todas las dificultades? Entonces, a ustedes, señores, que están a cargo de las funciones soberanas de la legislación, y a los que están asociados con ustedes, espero con aliento esa guía y apoyo que nos permita gobernar con seguridad el barco en el que todos estamos embarcados, los elementos conflictivos de un mundo turbulento.

Durante la contienda de opinión por la que hemos pasado, la animación de las discusiones y de los esfuerzos ha adquirido a veces un aspecto que puede imponer a los extraños que no están acostumbrados a pensar libremente y a hablar y escribir lo que piensan; pero habiendo decidido esto ahora por la voz de la nación, anunciada según las reglas de la Constitución, todos, por supuesto, se organizarán bajo la voluntad de la ley y se unirán en esfuerzos comunes por el bien común. Todos, también, tendrán presente este principio sagrado de que aunque la voluntad de la mayoría prevalezca en todos los casos, esa voluntad para ser legítima debe ser razonable; que la minoría posee los mismos derechos, que la ley igual debe proteger, y violar sería opresión. Entonces, conciudadanos, unámonos con un solo corazón y una sola mente. Restablezcamos en las relaciones sociales esa armonía y afecto sin los cuales la libertad e incluso la vida misma no son más que cosas tristes. Y reflexionemos que, habiendo desterrado de nuestra tierra a esa intolerancia religiosa bajo la cual la humanidad sangró y sufrió durante tanto tiempo, hemos ganado poco si toleramos una intolerancia política tan despótica, tan perversa y capaz de persecuciones tan amargas y sangrientas. Durante los estertores y convulsiones del mundo antiguo, durante los espasmos agonizantes del hombre enfurecido, buscando a través de la sangre y masacrando su libertad perdida hace mucho tiempo, no era maravilloso que la agitación de las olas llegara incluso a esta orilla distante y pacífica; que esto debería ser más sentido y temido por unos y menos por otros, y debería dividir las opiniones en cuanto a las medidas de seguridad. Pero toda diferencia de opinión no es una diferencia de principio. Hemos llamado por diferentes nombres a hermanos del mismo principio. Todos somos republicanos, todos somos federalistas. Si hay alguno entre nosotros que quisiera disolver esta Unión o cambiar su forma republicana, que permanezcan imperturbables como monumentos de la seguridad con la que se puede tolerar el error de opinión cuando la razón queda libre para combatirlo. Sé, en efecto, que algunos hombres honestos temen que un gobierno republicano no pueda ser fuerte, que este gobierno no sea lo suficientemente fuerte; pero, ¿abandonaría el patriota honesto, en la marea del experimento exitoso, un gobierno que hasta ahora nos ha mantenido libres y firmes sobre el temor teórico y visionario de que este gobierno, la mejor esperanza del mundo, posiblemente quiera energía para preservarse? No me fío. Creo que, por el contrario, es el Gobierno más fuerte del mundo. Creo que es el único en el que cada hombre, a instancias de la ley, volaría al nivel de la ley y se enfrentaría a invasiones del orden público como su preocupación personal. A veces se dice que al hombre no se le puede confiar el gobierno de sí mismo. Entonces, ¿se le puede confiar el gobierno de otros? ¿O hemos encontrado ángeles en forma de reyes para gobernarlo? Deja que la historia conteste esta pregunta.

Permítanos, entonces, perseguir con valentía y confianza nuestros propios principios federales y republicanos, nuestro apego al gobierno sindical y representativo. Amablemente separados por la naturaleza y un amplio océano de los estragos exterminadores de una cuarta parte del mundo; demasiado noble para soportar las degradaciones de los demás; poseer un país elegido, con espacio suficiente para nuestros descendientes hasta la milésima y milésima generación; tener el debido sentido de nuestro igual derecho al uso de nuestras propias facultades, a las adquisiciones de nuestra propia industria, al honor y la confianza de nuestros conciudadanos, como resultado no del nacimiento, sino de nuestras acciones y su sentido de ellas; iluminados por una religión benigna, profesada, en verdad, y practicada en diversas formas, todas ellas inculcando la honestidad, la verdad, la templanza, la gratitud y el amor al hombre; reconociendo y adorando una Providencia dominante, que con todas sus dispensaciones demuestra que se deleita en la felicidad del hombre aquí y en su mayor felicidad en el aquí; con todas estas bendiciones, ¿qué más se necesita para hacernos un pueblo feliz y próspero? Una cosa más, conciudadanos: un gobierno sabio y frugal, que impedirá que los hombres se lastimen unos a otros, los dejará libres para regular sus propias actividades de industria y mejora, y no quitará de la boca del trabajo la pan que se ha ganado. Esta es la suma del buen gobierno, y esto es necesario para cerrar el círculo de nuestras felicidades.

A punto de entrar, conciudadanos, en el ejercicio de deberes que comprenden todo lo querido y valioso para ustedes, conviene que comprendan lo que considero los principios esenciales de nuestro Gobierno y, en consecuencia, los que deben conformar su Administración. Los comprimiré dentro de la brújula más estrecha que puedan soportar, estableciendo el principio general, pero no todas sus limitaciones. Justicia igual y exacta para todos los hombres, de cualquier estado o convicción, religiosa o política; paz, comercio y amistad honesta con todas las naciones, enredando alianzas con ninguna; el apoyo de los gobiernos estaduales en todos sus derechos, como las administraciones más competentes para nuestras preocupaciones internas y los baluartes más seguros contra las tendencias antirrepublicanas; la preservación del Gobierno General en todo su vigor constitucional, como hoja ancla de nuestra paz en casa y seguridad en el exterior; un cuidado celoso del derecho de elección por parte del pueblo, un correctivo suave y seguro de los abusos que son cortados por la espada de la revolución donde no se proporcionan remedios pacíficos; aquiescencia absoluta en las decisiones de la mayoría, principio vital de las repúblicas, del que no se apela sino a la fuerza, principio vital y progenitor inmediato del despotismo; una milicia bien disciplinada, nuestra mejor confianza en la paz y durante los primeros momentos de la guerra, hasta que los habituales puedan relevarlos; la supremacía de la autoridad civil sobre la militar; economía en el gasto público, que la mano de obra puede ser ligeramente reforzada; el pago honrado de nuestras deudas y la preservación sagrada de la fe pública; fomento de la agricultura y del comercio como su esclavo; la difusión de información y acusación de todos los abusos en la barra de la razón pública; libertad de religión; libertad de prensa y libertad personal bajo la protección del habeas corpus, y juicio por jurados seleccionados imparcialmente. Estos principios forman la brillante constelación que nos ha precedido y guió nuestros pasos a través de una era de revolución y reforma. La sabiduría de nuestros sabios y la sangre de nuestros héroes se han dedicado a su consecución. Deben ser el credo de nuestra fe política, el texto de instrucción cívica, la piedra de toque para probar los servicios de aquellos en quienes confiamos; y si nos apartamos de ellos en momentos de error o de alarma, apresurémonos a volver sobre nuestros pasos y recobrar el único camino que conduce a la paz, la libertad y la seguridad.

Vuelvo entonces, conciudadanos, al puesto que me habéis asignado. Con la experiencia suficiente en las oficinas subordinadas para haber visto las dificultades de esta, la mayor de todas, he aprendido a esperar que raras veces le corresponderá al hombre imperfecto retirarse de esta posición con la reputación y el favor que le otorgan. Sin pretensiones de esa alta confianza que depositabas en nuestro primer y más grande personaje revolucionario, cuyos servicios preeminentes le dieron derecho al primer lugar en el amor de su país y le destinaron la página más bella del volumen de la historia fiel, solo pido tanta confianza que pueda dar firmeza y eficacia a la administración legal de sus asuntos. A menudo me equivoco por falta de juicio. Cuando esté en lo correcto, a menudo me considerarán equivocado aquellos cuyas posiciones no dominen una vista de todo el terreno. Les pido indulgencia por mis propios errores, que nunca serán intencionales, y su apoyo contra los errores de los demás, que pueden condenar lo que no harían si se vieran en todas sus partes. La aprobación que implica vuestro sufragio es un gran consuelo para mí del pasado, y mi futura solicitud será retener la buena opinión de quienes la han concedido de antemano, conciliar la de los demás haciéndoles todo el bien en mi vida. Poder y ser fundamental para la felicidad y la libertad de todos.

Confiando, entonces, en el patrocinio de su buena voluntad, avanzo con obediencia al trabajo, listo para retirarme de él cuando se dé cuenta de la mejor elección que está en su poder de hacer. Y que ese Poder Infinito que gobierna los destinos del universo lleve a nuestros consejos hacia lo mejor y les dé un resultado favorable para tu paz y prosperidad.

Más recientes de Miseshis

La remoción física es esencial para la libertad

La remoción física es esencial para la libertad

La remoción física es un concepto sobre el cual los libertarios poco educados se sacuden en sus sábanas 09/08/2021

La verdad y la mentira

La verdad y la mentira

En las democracias liberales la libertad de expresión es considerada un principio fundamental y esto se justifica en que, a través de la conversación razonada y el intercambio de ideas, se puede llegar a ciertos mínimos comunes que servirían de base, tanto para el avance del conocimiento, como para 06/08/2021

En defensa del abstencionismo vacunal

En defensa del abstencionismo vacunal

�Quienes rechazan vacunarse no niegan la existencia del virus SARS-CoV-2, tan solo consideran que abstenerse es una alternativa preferible. No son «negacionistas» ?término falaz?, sino «abstencionistas» 04/08/2021

Conservadurismo católico: la vía latinoamericana al socialismo

Conservadurismo católico: la vía latinoamericana al socialismo

¿Por qué no hay derecha en América Latina? Si crees que la "Nueva Izquierda" posmoderna es el principal problema de la falta de libertades y el dominio político y cultural de la Vieja Izquierda en América Latina, y crees que el conservadurismo político de inspiración católica es la solución.. 29/07/2021

7 puntos de la ética de la argumentación

7 puntos de la ética de la argumentación

Un extracto de la presentación de Hans-Hermann Hoppe en la undécima reunión anual (2016) de la Property and Freedom Society en Bodrum, Turquía 29/07/2021

Mostrando: 16-20 de 2.160