×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Vanessa Lara SilvaMiembro desde: 05/11/15

Vanessa Lara Silva
194
Posición en el Ranking
3
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    842.124
  • Publicadas
    576
  • Puntos
    50
Veces compartidas
2.657
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 15º
  • 15º
Recientes
  • 15º
Visitas a noticias
Hace 6d

Un reto para el siglo XXI: cómo puede acabar con el conflicto del taxi la economía colaborativa, que ha llegado para quedarse

A estas alturas ya ha quedado claro que la economía colaborativa ha venido para quedarse y, aunque le toca empujar duro para aflorar del todo, no cesa de crecer ni un momento. Pero, como también es sabido, existe un conflicto entre muchos negocios tradicionales y las nuevas plataformas. También en el terreno de la movilidad urbana.

Son muchos los que han llegado para solicitar un trozo de la tarta que se han estado comiendo unos pocos durante muchos años y eso no ha caído bien. Este trozo de tarta que ahora es un apartamento vacacional frente a un hotel, un viaje en coche compartido en lugar de un autobús, o un chófer privado en lugar de un taxi está levantando ampollas como elefantes, sobre todo en este último caso, con consecuencias como huelgas en el sector e incluso conflictos entre conductores.

 

Según los propios responsables de Cabify y Uber, no es sencillo establecer qué es economía colaborativa y qué no. Sin embargo, el resto de los implicados en el carsharing (compartir un mismo vehículo entre varias personas) en España, ven una clara diferencia entre las plataformas que se basan en trabajar con licencias VTC y las que hacen un uso realmente compartido del coche.

Estas últimas, las que unen el carácter social y digital,  son las que no entran en la polémica del taxi, e incluso están aportando soluciones tecnológicas diferentes ante el conflicto. Aunque no lo resuelven, porque esto no tiene trazas de arreglarse fácilmente, sí que ofrecen alternativas interesantes para todos los actores de la escena del transporte (clientes, profesionales, empresas).

PLATAFORMAS CON BENEFICIOS PARA EL TAXI

Se trata de plataformas que no sustituyen el modelo clásico del sector del taxi, sino que ofrecen una mejora tecnológica al hecho de solicitar un servicio. Alrededor de esta idea han surgido plataformas como MyTaxi y Hailo, fusionadas hace un año; eCab, aliada de la veterana Tele Taxi, o plataformas emprendedoras recientes como ByTaxiMicocar.

Todas ellas permiten pedir taxi a golpe de clic,  con anticipación, generar facturas e incluso valorar el servicio, algo muy demandado por los usuarios y que ya está muy ligado a cualquier plataforma tecnológica.

En el caso concreto de Micocar,  la novedad es que propicia obtenerun descuento en el servicio de taxi. Según su propio CEO, Juanma Nieto, gracias a su startup los usuarios de taxi pueden ahorrar entre el 10% y el 50% de cada viaje, dependiendo de la oferta y la demanda de cada zona y de cada momento del día. Esta idea busca proporcionar más viajes al profesional del taxi y por lo tanto optimizar su jornada laboral, además de ofrecer al cliente un servicio de transporte público tradicional considerado caro a un coste más reducido.

PLATAFORMAS QUE AFECTAN AL TAXI, PERO NO SON COMPETENCIA DIRECTA

Las nuevas plataformas de alquiler de coches sin conductor por horas, o flotas de carsharing, pretenden también apoyar la disminución del tráfico rodado y ofrecerse como una alternativa más a la movilidad en la ciudad.

Los taxistas no consideran que el uso de estos coches afecte demasiado a su trabajo, ya que la mayoría de las veces su usuario tipo no es coincidente Car2Go, Emov y Ecooltra son la solución ecológica de la energía eléctrica para el uso en la urbe; mientras que Avancar, Respiro Bluemove proponen ser la alternativa a la adquisición de un coche en propiedad para cubrir mayores distancias, salidas de la ciudad o alquileres de más duración que minutos.

Un reto para el siglo XXI: cómo puede acabar con el conflicto del taxi la economía colaborativa, que ha llegado para quedarse

PLATAFORMAS QUE AFECTAN POCO O NADA AL TAXI

Aquí estamos hablando de otro de los pilares de la economía colaborativa: “Yo tengo algo que uso poco o nada y puede ser útil para otros mientras yo obtengo un beneficio”. En este caso es un planteamiento de “aparca y gana” que encaja muy bien con la cantidad de coches particulares que quedan estacionados a diario y que solo se usan los fines de semana o en contadas ocasiones.

Para poder rentabilizarlos han nacido plataformas de alquiler de coches particulares como Amovenseccocar,  drivy SocialCar que ofrecen el servicio de contacto entre propietario y cliente al mismo estilo que Airbnb con las casas.

Este tipo de plataformas no afectan en nada el uso del taxi, ya que el motivo por el que se utilizan difiere mucho de una carrera tradicional, normalmente no se alquilan para uso urbano,  y el tipo de usuario de estas plataformas no es el cliente habitual del taxi.

MÁS MODELOS DE FUTURO: VUELVE EL ‘CARPOOLING’

Existen otros modelos de transporte urbano que se están implantando y que aún no se puede saber cómo afectarán a la movilidad y al mundo del taxi en el futuro. Unos ya conocidos e implantados como el carpooling, una práctica ya antigua de compartir coche para el trayecto diario al trabajo y que está volviendo a implantarse de la mano de empresas como BlaBlaCar o UberPool.

Jaime Rodríguez, responsable de BlaBlaCar en España, ha afirmado recientemente en Sharing Madrid, que están investigando cómo aplicar el carpooling de uso urbano a su plataforma de viajes compartidos y que han hecho ya pruebas piloto en dos regiones de Francia para conectar las ciudades con sus localidades dormitorio.

Uber, por su parte, ha visto truncada la implantación en España de su modelo UberPool, debido a que la normativa impide que exista ánimo de lucro por parte del conductor con esta práctica, ya que tan solo sirve para compartir los gastos diarios.

Nuevas ideas surgen de la crispación del atasco diario, de la falta de aparcamiento y del aprovechamiento de la capacidad de los vehículos para luchar contra el cambio climático. Si por una ciudad como Madrid circulan diariamente una media de 1.500.000 vehículos con una sola persona,  quiere decir que hay todavía 6 millones de plazas vacías sin aprovechar.

A raíz de datos como estos ha surgido el proyecto DedoCar, una iniciativa de movilidad sostenible, todavía en fase inicial, que busca crear una plataforma para que acudir al trabajo en coche sea tan barato como ir en autobús, con la comodidad de ir en coche privado y que además reporte un ahorro para el conductor.

Barcelona, 23 de junio de 2017

Más recientes de Vanessa Lara Silva

Seat Arona, el nuevo SUV pequeño de la marca española

Seat Arona, el nuevo SUV pequeño de la marca española

El fabricante lanza un modelo campero basado en el Ibiza que aporta una habitabilidad y maletero superiores Hace 1d

Un cerdo para salvar el planeta

Un cerdo para salvar el planeta

Netflix estrena 'Okja', de Bong Joon-ho, una sátira sobre las multinacionales con mensaje ecológico Hace 1d

60 años de un mito sobre ruedas: el coche que cautivó a un país

60 años de un mito sobre ruedas: el coche que cautivó a un país

En los 16 años de comercialización del Seat 600 se produjeron casi 800.000 unidades de un utilitario capaz de alcanzar los 95 km/h Hace 3d

¿Te multan si llevas los pies en el salpicadero? (7 posturas peligrosas)

¿Te multan si llevas los pies en el salpicadero? (7 posturas peligrosas)

Hay maneras de sentarse que se convierten en un riesgo en sí mismas, pero son habituales en la carretera Hace 4d

Mostrando: 1-5 de 608