Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cuauhtemoc Mavita E. escriba una noticia?

El periodismo en México está enfermo de muerte

06/06/2009 00:16 4 Comentarios Lectura: ( palabras)

La profesión y quienes la ejercen -salvo excepciones- son presas de una enfermedad terminal

CUAUHTEMOC MAVITA E./PERIODISTA

El ejercicio profesional del periodismo en México es presa de una enfermedad terminal. Para algunos ese proceso es reversible, para otros ya no tiene remedio. Con motivo de lo anterior no son pocos los que, como aves de mal agüero, le han construido una lápida.

Sin embargo, habría que preguntarse porque se ha llegado al extremo de vaticinar su muerte. Ante esta interrogante no resulta difícil encontrar respuestas. Basta leer los medios impresos, escuchar la radio, ver televisión ó escudriñar en el ciberespacio como son utilizadas las tecnologías como el Internet.

En esos medios se evidencia la mano de los periodistas y la calidad de su trabajo que, en la mayoría de los casos, dista mucho que desear. Las noticias que se difunden son la reproducción exacta, sino maquillada, de los comunicados que salen de las dependencias, sean oficiales o privadas; la redacción es de párvulos, cualquiera se hace llamar periodista, no hay investigación y, entre otros, se denota la inexistencia de compromisos éticos con la profesión, consigo mismo y con la ciudadanía.

Los periodistas parece que han olvidado que se deben a la sociedad, de tal manera que se muestran sumamente inclinados a los partidos y a quienes han hecho de la política su oficio, así como al gobierno y los intereses que se mueven al interior y alrededor del mismo. La función social del periodista se ha convertido en letra muerta, y ante lo cual este tiende a perder su esencia como informador y formador de opinión. Ante esta situación la profesión se degrada y los que la ejercen son arrastrados por el desprestigio. Por eso quizá no están errados quienes le han adelantado su epitafio.

En otras palabras el quehacer periodístico que debe ser propio de una profesión se reduce a un oficio, ello a pesar de la existencia de institutos de educación superior y universidades que forman periodistas y comunicadores que supuestamente son más competitivos y tienen una mejor propuesta. La realidad es que esto no ha cambiado. Lo nuevo en el caso del periodismo es absorbido por lo viejo. No se innova y no parece existir el interés –salvo raras excepciones- por dejar atrás lo que ya no funciona.

La función social de periodistas y comunicadores se ha convertido en letra muerta

Esta es una verdad lacerante que, desafortunadamente, tiende a fortalecerse. Asimismo, este estado de cosas está siendo evaluado por los partidos políticos, el gobierno y quienes viven de la política, ya que si bien les permite continuar controlando y manipulando a los medios de comunicación y a los periodistas, también es cierto que la ciudadanía se consolida como un celoso vigilante de esa perversa relación que la afecta y contribuye a que tenga, en gran medida, una visión distorsionada de la realidad. No obstante, mientras se determinan los efectos negativos de la manipulación y complicidad mutua entre quienes detentan el poder político y los medios de comunicación, para los primeros –el poder político y económico- no hay en el ejercicio del periodismo “quien no aguante un cañonazo de cincuenta mil pesos”, en tanto que entre los segundos, salvo excepciones, se fortalece aquella máxima atribuida a Cesar Garizurieta “El tlacuache” de que “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”.

Por todo lo anterior se vuelve necesario replantear los alcances del ejercicio profesional del periodismo y el papel que desempeñan los medios de comunicación, los periodistas y los comunicadores en la construcción de un nuevo periodismo.

Vivimos actualmente una revolución de la comunicación con motivo del desarrollo gigantesco de la tecnología, de tal forma que se multiplica el acceso a información más rápida y rica en contenidos, y tras lo cual se corre el riesgo de “empacharse” si no se cuenta con periodistas y comunicadores profesionales que contribuyan, con sus aportes, a que la población aprenda a seleccionarla, degustarla y digerirla.

Si esto no se logra, entonces el periodismo y la comunicación profesional estará tocada efectivamente de muerte. (En el Día de la Libertad de Expresión).

(Visitenos en www.horizontesur.com, ó mándenos sus comentarios a casipolitica@yahoo.com.mx)


Sobre esta noticia

Autor:
Cuauhtemoc Mavita E. (70 noticias)
Visitas:
435
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Cuauhtemoc Mavita E. (06/06/2009)

Se trata de reconocer que ago no est{a funcionando en el ejercicio profesional del periodismo en México

0
+ -
Responder

Cuauhtemoc Mavita E. (06/06/2009)

Desafortunadamente en este país cualquiera puede ser periodista, aún aquellos que no han aprendido a escribir su nombre. Se requiere de un nuevo periodismo.

0
+ -

Cuauhtemoc Mavita E. (08/06/2009)

Efectivamente, se necesita con urgencia de un nuevo periodismo nosolo en México, sino en la mayoría de los países delmundo.

0
+ -
Responder

Carlos (11/11/2009)

Periodistas? títeres de quien les paga para decir y atacar a quien les ordenan,aprovechando el micrófono y la pluma creyendo que ellos tienen la verdad y se excluyen de todo lo que pasa,y creen que pueden tirar la primera piedra sin esconder la mano,como si no supieramos lo corruptos y vendidos que son.CORRUPTOS,MENTIROSOS RASTREROS Y CHISMOSOS.