Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Permite casa-museo seguir la huella de Honorato de Balzac

19/05/2009 03:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Reabierta al público hace unas semanas, la "Maison de Honoré de Balzac", ubicada en el barrio residencial de Passy (Francia), permite seguir la huella de quien es considerado el mayor representante de la novela realista y uno de los más grandes exponentes de la literatura francesa del siglo XIX. Honorato de Balzac, quien nació el 20 de mayo de 1799, recibe tributo con el destino de esta vieja casona, franqueada por un patio y un jardín, que se distingue de las que la rodean por su aspecto humilde y poco ostentoso; de hecho, se sabe que el escritor debió mudarse allí al perder sus posesiones a manos de sus prestamistas. Entre los objetos que exhibe el recinto están su calentador de agua, al que él llamaba "lechuza chillona", y que mantenía el té caliente durante las largas noches de escritura del autor; también su escritorio y sillón favorito; su biblioteca, que incluye manuscritos y originales de su autoría. Creador de "La comedia humana", una serie de novelas y narraciones que incluye piezas universales como "Eugenia Grandet" y "Papá Goriot", donde se muestra la vida controversial de la civilización contemporánea, el escritor Honorato de Balzac nació en Tours, Francia. Sumido siempre en la pobreza y con un estado de salud deplorable, Balzac nació para escribir versos y novelas, cuya importancia trascendió fronteras, aunque no fue reconocido en vida. Sus primeros estudios los cursa en el colegio Le Gay, de Tours, pero su inestable salud lo lleva continuamente a regresar a su casa. De aspecto regordete, apático y mal estudiante, pero ávido lector, Balzac desde su adolescencia escribió versos y se dedicó solamente a la contemplación. Por decisión paterna cursó la carrera de Derecho en La Sorbona y realizó sus prácticas en el bufete del procurador Jean-Baptiste Guillonnet-Melville y, posteriormente, con el notario Víctor-Edouard Passez, que deja al descubierto el disgusto de Balzac por las leyes. Hacia 1821, Honorato descubre su inclinación por la literatura, pese a los conflictos con su familia, la cual finalmente lo apoya, pero le limita su ingreso económico. La miseria a la que se enfrentó durante la realización de sus ilusiones y proyectos empezó a tener sentido al terminar su tragedia histórica "Cromwell", que no tuvo la aceptación esperada. Ese mismo año conoce a Auguste Lepoitevin, con quien colabora en textos de literatura aceptada por el público. Sigue. Permite casa-museo/dos/público. Una vez en el Taller de Escritores al Destajo del Este y bajo pseudónimos diversos, Honorato comienza a escribir teatro trágico y novelas comerciales que, aunque apenas tuvieron éxito, lo convirtieron en un escritor a sueldo, sin futuro ni originalidad y sumido en la más absoluta pobreza. Entre estas obras se pueden mencionar "El vicario de las Ardenas", "El centenario", "Los dos Beringheld" y "La última hada o la última lámpara maravillosa", que escribe con el seudónimo de Horace de Saint-Aubin. Para 1825 deja los trabajos de imprenta para dedicarse a los negocios editoriales, por lo que queda en la quiebra, dejando deudas enormes, que serán pagadas por su familia y su amante; cuatro años después escribe la primera obra firmada con su nombre "Los Chuanes", basada en la vida de los campesinos bretones. Sin embargo, es a "La Bretaña en 1800" que se considera como el primer peldaño de "La comedia humana", junto con "Fisiología del matrimonio", un libro de literatura picante. A partir de 1830 publica narraciones como "La vendetta", "La paz del hogar", "El baile de Sceaux", "Gobseck", "La casa del gato que juega a la pelota" y "Una doble familia", que fueron recopilados más tarde en dos volúmenes conocidos como "Escenas de la vida privada". En 1831, Balzac publica la obra con la que se gana críticas y el reconocimiento de mucha gente: "La piel de zapa", con la que además comienza su fructífera vida literaria. A esta obra le siguieron "El tratado de la vida elegante", "Los cuentos grotescos", "La señora Firmiani" y "El mensaje", cuya fama traspasa las fronteras francesas. La sola aparición de sus obras genera un triunfo casi inmediato, como en el caso de "Eugenia Grandet", "Estudios de costumbres en el siglo XIX", "La revue des deux mondes" y "Papá Goriot". Posteriormente, con su afán político adquiere la mayoría de las acciones de "La Chronique de París", revista en la que publicó "La interdicción", "La misa del ateo" y parte de "El lirio del valle". En 1832 mantiene contacto epistolar con una condesa polaca, Eveline Hanska, quien promete casarse con él tras la muerte de su marido ocurrida en 1841, sin embargo, el matrimonio se celebró hasta 1850, el mismo año de su muerte, ocurrida el 18 de agosto. Aunque sus obras no fueron reconocidas en vida, alcanzó gran fama gracias al también escritor francés Víctor Hugo, quien comprendió que "La comedia humana" no era sólo folletines, sino un libro profundo que muestra la vida controversial de la civilización contemporánea.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
366
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.