Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Negocios escriba una noticia?

Permitirá Raúl Castro que más cubanos abran sus propios negocios

02/08/2010 06:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente de Cuba, Raúl Castro, anunció que el gobierno permitirá que más cubanos operen sus propios negocios y contraten trabajadores, una virtual reducción de su absoluto control sobre la economía estatal. En un discurso ante la primera sesión plenaria de 2010 del Parlamento, expuso el domingo ante la nación su concepto de "cambios estructurales" trazando las líneas de lo que ha denominado "actualización económica”, sin renunciar a los dogmas básicos del régimen socialista. Sin especificar el número de licencias a trabajadores por "cuenta propia" o el tipo de negocios que serán autorizados, Castro dejó claro que la acción está destinada a absorber al aproximadamente millón de trabajadores anclados en las infladas plantillas empresariales. Las nuevas medidas eliminan las "diversas prohibiciones existentes para la concesión de nuevas licencias y la comercialización de parte de la producción, dando flexibilidad para la contratación de mano de obra”, dijo el gobernante caribeño. El autoempleo, que existe en Cuba desde 1994 cuando el gobierno se vio obligado a cierta apertura por la desaparición de sus aliados socialistas, limitaba hasta ahora el empleo colectivo a unidades familiares y se había reducido la entrega de licencias. Economistas independientes opinaron que estas y otras decisiones expuestas por Raúl Castro, como dijo sin "improvisaciones ni presiones externas", dejan de lado reformas de mayor calado ante el creciente deterioro de la economía isleña esperadas del sucesor del veterano líder Fidel Castro. El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) cubano disminuyó desde 12.5 por ciento al 4.3 por ciento entre 2007 y 2008, y el proyectado incremento del 6.0 (después 1.7) por ciento para 2009 quedó en 1.4, mientras para este año se intenta llegar al 1.9 por ciento. En junio pasado el Premio Nacional de Economía, Alfredo Jam, consideró que Cuba vive una crisis “muy profunda y difícil” por la ineficacia de su sistema de gestión, la baja productividad de sus trabajadores, la desmovilización de los jóvenes y los efectos de la coyuntura mundial. Sin embargo, académicos consultados valoraron como positivas algunas de las acciones previstas para los próximos meses pues permitirán al Estado, con la reducción de plantillas, deshacerse de gastos improductivos y suprimir el paternalismo que atenta contra la productividad del trabajo. Con el otorgamiento de nuevas licencias, permiso para comercializar algunas producciones y posibilidad de contratar fuerza de trabajo, los analistas estiman que se estimulará el talento e iniciativa de muchos cubanos, ahora desperdiciado por la falta de interés en empleos estatales. Castro fue enfático al advertir que ello no significa aceptar "recetas capitalistas" para encauzar la economía, en tanto su ministro del ramo, Mariano Murillo, dijo que primarán "las categorías económicas del socialismo, no del mercado". "Seguirá rigiendo la planificación centralizada, se aligerarán un grupo de cosas, (pero) no vamos a entregar la propiedad”, señaló Murillo sin precisar si en algún plazo podría contemplarse un programa de creación de pequeñas y medianas empresas. Castro se mostró optimista sobre la marcha de la economía, pese a la crisis global, pero alertó que sin el aumento de la eficiencia y la productividad es imposible elevar salarios, incrementar exportaciones y sustituir importaciones. Tampoco es posible elevar la producción de alimentos (de los que Cuba importa cada año el 80 por ciento de los que consume, a un costo de entre mil 500 y dos mil millones de dólares) y mantener los gastos sociales propios del sistema socialista. Dijo que para el primer trimestre del próximo año, se modificará el tratamiento laboral y salarial a los trabajadores disponibles y permanentes de un grupo de organismos de la administración central del Estado. Para tranquilizar a quienes albergan sombrías dudas, aseguró que al adoptar las medidas de desincorporación de trabajadores sobrantes, "nadie quedará abandonado a su suerte" y el Estado les brindará "el apoyo necesario para una vida digna". Anunció que estos acuerdos, que persiguen "perfeccionar el socialismo" y que, en su opinión constituyen "un cambio estructural y de concepto" se aprobaron en una reunión ampliada del Consejo de Ministros el 16 y 17 de julio pasado. Para el economista independiente Oscar Espinosa Chepe, las autoridades "han perdido un tiempo precioso sin aplicar las reformas estructurales y de concepto prometidas por el presidente Raúl Castro el 26 de julio de 2007". En su criterio, debería aplicarse una amplia liberalización de las fuerzas productivas, "cautivas por decenios" y abandonar los que llamó "conceptos fracasados y prejuicios absurdos para empezar a conjugar el interés personal de los cubanos con los requerimientos sociales". Según el opositor, el Estado debe renunciar a administrar miles de tiendas, restaurantes y micro fábricas, a través de un proceso de privatización o cooperativización voluntaria, en combinación con la posibilidad de que los ciudadanos emprendedores puedan crear pequeñas y medianas empresas.


Sobre esta noticia

Autor:
Negocios (21643 noticias)
Visitas:
212
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.