Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Pervive en sus frases célebres el ingenio de Aldous Huxley

21/11/2011 06:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El legado ingenioso del escritor británico Aldous Huxley ha sido recopilado en un sitio de Internet donde se recuerdan frases suyas como: “La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con ello” o “El secreto de la genialidad es conservar el espíritu del niño hasta la vejez, lo cual quiere decir nunca perder el entusiasmo”. Muchas de esas frases célebres las plasmó en sus escritos, entre ellos “Un mundo feliz”, de 1932, el cual recientemente apareció ocupando el tercer lugar en la lista de los libros más censurados de las bibliotecas de Estados Unidos. Cada año, la Oficina por la libertad intelectual publica los 10 títulos que con más frecuencia se censuran en bibliotecas del país del norte, hace dos meses esta lista se dio a conocer y en ella apareció esta novela del inglés Huxley, que para muchos otros críticos está dentro de las mejores novelas en inglés del siglo XX. Una incógnita que se resuelve leyendo el texto. Aldous Leonard Huxley, mejor conocido en la literatura sólo como Aldous Huxley, nació el 26 de julio de 1894, en Godalming, Surrey, Inglaterra, formando parte de la reconocida familia de intelectuales Huxley. Su padre fue Leonard Huxley, un biólogo que dirigió la revista “Cornhill Magazine”, a su vez hijo del célebre biólogo británico Thomas Henry Huxley. Mientras que su madre, Julia Arnold, fue una de las primeras mujeres que estudiaron en Oxford, era nieta del poeta Matthew Arnold y hermana de la novelista Humphrey Ward. Ésta última, fue la protectora de Aldous, tras la muerte de su madre ocasionada por un tumor, cuando él contaba con 14 años. Aldous tuvo tres hermanos, entre ellos el biólogo Julian S. Huxley, un destacado divulgador científico. Aldous Huxley estudió en una de las más reconocidas escuelas británicas, Eton, cerca de Windsor, entre 1908-1913. Dos años después de la pérdida de su madre, el joven sufrió un ataque de queratitis punctata, una enfermedad en los ojos que opaca las córneas y, que lo mantuvo prácticamente ciego por 18 meses. Por esta situación aprendió a leer y a tocar el piano con el sistema braille. Tiempo después conoció las teorías sobre la reducción visual del doctor W. H. Bates y las puso en práctica, esto lo llevó en poco tiempo a mejorar su capacidad visual. Y para 1942, escribió “El arte de ver”, donde relata su historia de recuperación de la ceguera. Para 1912, su padre decidió casarse con Rosalind Bruce, con quien tuvo dos hijos más, uno de ellos el reconocido Premio Nobel de Medicina, Andrew Huxley. Debido a su deficiente visión, Aldous abandonó la idea de estudiar Medicina y se dedicó a la literatura inglesa, en la que se graduó de Balliol College de Oxford, de 1913 a 1915. A la edad de 22 años Huxley publicó su primer libro “The Burning Wheel” (1916), una colección de poemas, al cual le siguieron tres volúmenes más de poesía: “Jonah” (1917), “The Defeat of Youth” (1918) y “Leda” (1920), los cuales no se han editado en español. Su primer trabajo fue el de profesor en la escuela donde se educó, Eton, pero con el tiempo se dio cuenta que esta actividad no le satisfacía lo suficiente y pronto la abandonó. En 1919, se casa con Marie Nys, una mujer belga refugiada en Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial, tras la boda, se establecen en el barrio de Hampstead, en Londres y, un año después nació su único hijo Matthew. Durante ese mismo año, pasó a formar parte del quipo de redactores de la revista “Athenaeum”, de 1919-1921, donde escribió con el seudónimo de Antolycus y, a partir de 1920 colaboró como crítico de teatro en la “Westminster Gazzette”. En estas publicaciones realizó una gran variedad de trabajos, artículos, críticas de arte, de música, dramáticas, reseñas de libros y ensayos diversos, algunos de los cuales están recogidos en su libro “Al margen”, de 1923. Para 1920, publicó su primera obra en prosa, “Limbo”, un libro de cuentos. Y, en los siete años siguientes, sacó a la luz cuatro colecciones más de cuentos, éstos fueron: “La envoltura humana”, (1922), “Mi tío Spencer” (1924), “Dos o tres gracias” (1926) y, “Fogonazos” (1927). Poco después se traslada al norte de Pisa, donde escribió su primera novela, “Los escándalos de Crome” (1921), que le valió una sólida reputación como escritor. En la obra describe a un grupo de intelectuales snobs, sensuales y cínicos, que pasan un fin de semana en Crome, la casa de campo de Henry y Priscilla Wimbush, una pareja típica de la sociedad inglesa de la época. En la novela hay poca acción, pero sí muchas disquisiciones literarias y filosóficas. A partir de entonces y, durante el periodo de entreguerras, Huxley participa activamente en la vida literaria inglesa, convirtiéndose en un hostigador de la burguesía británica y sus costumbres, lo que le valió el apelativo de “enfant terrible” de las letras inglesas. Se dice que Aldous fue un viajero empedernido. Y, tras varios de sus recorridos por las carreteras europeas, le permitieron crear el libro, “A lo largo del camino”, de 1925. En el verano de 1926, se establece con su familia, en Cortona, Italia, donde inicia su nueva novela “Contrapunto” (1928), un alarde de virtuosismo técnico, se dice, complejidad y riqueza de personajes. Sin duda, otra de sus obras con mayor éxito. Para 1930, adquiere una casa junto a la playa en el sur de Francia, donde su afición a la pintura crece y, la práctica. Pasó varias horas de su día pintando retratos de su mujer, hijo y algunas visitas. Entre éstas está el cuadro de la escritora argentina Victoria Ocampo, con al que mantuvo una gran amistad. Un año después inició su colaboración en el Chicago Herald, a razón de un artículo semanal. Ese mismo año publicó otro libro de poemas, “The Cicadas” y, una colección de ensayos sobre temas diversos, “Música en la noche” (1931). Al año siguiente, 1932, escribe en tan sólo cuatro meses la obra que lo hizo famoso, “Un mundo feliz”, en el que presentó una visión futurista y pesimista del mundo, donde muestra a una sociedad regida por el condicionamiento psicológico como parte de un sistema inmutable de castas. El año de 1950, señala un alto en la labor literaria de este escritor británico. Se dice que en primavera, acudió con Marie, su esposa, a Nueva York, donde se entrenó la adaptación de su cuento “La sonrisa de la Gioconda” (1948), y asistió a la boda de su hijo Matthew, antes de emprender su nuevo viaje a Europa. A la mitad de la década de los años 50, a lo largo de un invierno, la salud de Marie, aquejada de un cáncer de hígado, empeoró y, el 12 de febrero de 1955, tras 35 años de matrimonio, murió en su casa, acompañada hasta el último momento de su fiel esposo. El 19 de mayo de 1956, en Yuma, Arizona, decidió casarse con la violinista y psicoterapeuta italiana Laura Archera, cuya vitalidad y dinamismo le dieron un poderoso estímulo para las actividades emprendidas durante los últimos años de su vida. En esos años, publicó dos colecciones más de ensayos, “Adonis y el alfabeto” (1956) y “Nueva visita a un mundo feliz” (1958), e inició un itinerario de largos viajes por Perú, Brasil, Italia, Inglaterra, Suiza y Dinamarca. El 22 de noviembre de 1963, el mismo día del asesinato del presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, murió a los 69 años de edad, Aldous Huxley. A su muerte, se dice, le fue leído al oído, como último deseo, el “Libro tibetano de los muertos”. Fue incinerado y sus cenizas se trasladaron ocho años después a Inglaterra, donde descansa junto con a los restos de su familia. Este escritor, ensayista y cuentista, tenía un saber enciclopédico, fruto de una gran curiosidad intelectual. Se sabe que era un hombre ingenioso y con pensamiento abierto, además de que le interesaba mucho el misticismo, el mundo cotidiano y sus exigencias, como: la paz, la ciencia y la conservación de los recursos naturales. Por eso y por su pensamiento que aportó y aporta reflexiones a los seres humanos y sociedades, se le recuerda a 48 años de su muerte.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
52
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.