Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Negocios escriba una noticia?

De 100 pesos “la raya” de un jornalero tabacalero

01/05/2011 05:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada temporada de siembra y cosecha del tabaco, jornaleros Huicholes y Coras bajan de la Sierra de Nayarit para trabajar en El Potrero del Mundo, un campo de 17 hectáreas de extensión. Desde hace 47 años, Toña trabaja en este lugar, en jornadas que inician temprano con una duración de ocho a nueve horas. Ella es la capitana de 16 jornaleros en este campo de la localidad de Santiago Ixcuintla. La experimentada trabajadora dice que cada jornalero gana entre 100 y 150 pesos por horno, es decir, las hojas de tabaco con que llenan los hornos de curado. En abril de cada año termina la cosecha iniciada en septiembre, y entre más calor hace, el tabaco madura mejor, por lo que los trabajadores de este campo se esfuerzan por completar más hornos, pues al final se traduce en su pago del día. Para programar la siembra y cosecha y así evitar carecer de mano de obra, las áreas de cultivo se trabajan de septiembre a diciembre de cada año. De mayo a junio se entrega la cosecha y se liquida a los jornaleros y luego se deja un espacio por la temporada de lluvias, para luego reiniciar el proceso en septiembre. La tabacalera British American Tobacco (BAT) negocia directamente la compra de la hoja con los productores al ser los propietarios de las tierras. Y son éstos quienes, a su vez, negocian con los jornaleros las condiciones de trabajo, como el salario, las tiendas de campaña para pernoctar, el agua potable, el uniforme. Una vez maduras las hojas de tabaco son ensartadas con aguja en un hilo, “como falda hawaiana”, para luego llevarlas al horno de curado, donde se deshidratan para pasar de verde a seco. Una vez seco el tabaco, se extrae de los contenedores del horno para que otra cuadrilla de trabajadores lo aparte en una banda, donde se selecciona, se acomoda en pacas y esa es la venta del productor para luego entregar a la empresa y clasificarse. Este proceso dura entre siete y 15 días en los cuales se elaboran fardos de tabaco para luego llevarlos a la planta desvenadora a vender el producto seco. “Si está mal hecho el fardo, está revuelto, tiene menor precio, y si está bien hecho todo el trabajo tiene mayor precio”, platicó José, uno de los productores, quien calcula que en años “malones” obtiene de dos mil 300 a dos mil 500 kilogramos de tabaco seco y en años “buenos” hasta tres mil kilos por hectárea. José vende el kilo de tabaco entre 30 y 32 pesos, por lo que producir tabaco “sí deja”. Como productor, invierte cada año hasta 50 mil pesos por hectárea, una parte se destina a la mano de obra y la otra a la compra de otros insumos requeridos para la producción. Para la próxima temporada BAT, que prevé tres mil 836 toneladas de tabaco a sembrar sólo en Nayarit, de las cuales 95 por ciento es utilizada para fabricar sus 11 marcas de cigarros, estima en 260 millones de pesos la derrama económica que equivale a 18 millones de kilos de tabaco o 18 mil toneladas.


Sobre esta noticia

Autor:
Negocios (21643 noticias)
Visitas:
109
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.