Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cinevertigo escriba una noticia?

Pídala Cantando/LII

29/12/2012 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image -"¿Quién manda, eh, quién manda?" -"¡Usté, usté, señor Presidente, usté!"

Christian Guisa me ha pedido rescatar la crítica de Aguirre, la Ira de Dios , que publiqué -por las referencias políticas que vienen al final- a inicios del 2007 en la desaparecida página web Cinevertigo. Va, pues, tal como fue escrita hace un sexenio:

Hay que volver a los clásicos de vez en cuando. Y por lo que respecta a quien esto escribe, eso es el quinto largometraje de Werner Herzog, Aguirre, la Ira de Dios (Aguirre, der Zorn Gottes, República Federal Alemana, 1972): un auténtico clásico. En 1972 Herzog todavía era un cineasta joven –tenía apenas 30 años de edad- pero ya estaba consolidado como una de las voces más originales del cine alemán de su generación. De hecho, para entonces, el prolífico cineasta ya había realizado, entre cortos y largos, 12 filmes, y había dirigido ya dos de sus más celebrados largometrajes: la perturbadora alegoría También los Enanos Empezaron de Pequeños (1970) y el hipnótico filme experimental Fata Morgana (1971). Aguirre, la Ira de Dios se convertiría, con el paso del tiempo, si no en la obra maestra de Herzog –aunque algunos consideran que sí lo es-, por lo menos en su película más emblemática. Por principios de cuentas, esta fue la primera cinta en la que Herzog se encontró con su actor-favorito/alter-ego/rival-perfecto Klaus Kinski, en una tormentosa relación que los llevaría a trabajar en cinco filmes y a llenar con decenas de impresionantes anécdotas (¿reales?, ¿fantásticas?) su ineludible trabajo fílmico. En segunda instancia, Herzog llevaría aquí al límite (aunque no sería la primera ni la última vez) su particular filosofía de cómo filmar: para el cineasta alemán, hacer películas no significa colocarse detrás de la cámara y ver lo que otros hacen frente a ella, sino participar, involucrarse, ser parte de la historia (y en todos los sentidos del término). Y si esa historia está ubicada, como en Aguirre... , en las Amazonas peruanas, pues hasta allá irá Herzog con actores y técnicos, a vivir y trabajar en plena jungla, a filmar en estricta secuencia de principio a fin, a construir con sus propias manos -eso dice la leyenda- las balsas en los que personajes navegan el caudaloso río Nanay, tributario del Amazonas. Y en tercer lugar, tal vez esta es la primera vez en la que Herzog mostró interés en lo que sería –hasta la fecha- su obsesión artística. El director de Fitzcarraldo (1982) es un hombre obsesionado por personajes obsesivos, sean éstos construcción totalmente ficticia, estén basados vagamente en hechos auténticos o sean personajes reales, de carne y hueso, como el increíble/patético amante-de-los-grizzlys que retrata en su más reciente obra mayor El Hombre Oso (2005). Aguirre... Es la muy libre puesta en imágenes de una de las aventuras más demenciales ocurridas en la Conquista de América. En 1560 un grupo de soldados españoles comandado por Pedro de Ursúa se internó en la selva amazónica en busca de la mítica El Dorado, una ciudad dizque construida de oro puro. Históricamente se sabe que la expedición terminó en una extravagante rebelión contra la monarquía, pues Ursúa fue depuesto y asesinado por sus subalternos. Uno de ellos, "el loco" Lope de Aguirre –un aventurero de oscuro pasado- terminó auto-erigiéndose en "Príncipe de Perú, Tierra Firme y Chile" y asoló las tierras amazonas durante varios meses hasta que fue derrotado y ejecutado en 1561. A partir, pues, de este episodio histórico real, Herzog –autor él mismo del guión- se concentró en lo que le interesaba: en retratar la locura a la que van cayendo todos los miembros de esa maldita expedición. Después de que Ursúa (Ruy Guerra) es asesinado por Aguirre (Kinski delirante/¿delirando?), la trama se mueve a terrenos en donde se fusionan la parábola política, la comedia del absurdo y la una de las más pesimistas meditaciones acerca de la naturaleza humana que yo recuerde. En la medida en que todos los soldados van cayendo, una tras otro, en manos de la naturaleza, de los implacables indios nunca visibles o del propio Aguirre enfurecido, los pocos sobrevivientes se desbarrancan aún más en la alucinación, hasta llegar a la imagen final, una de las más perturbadoras del cine de los años 70: un Klaus Kinski solo, rodeado de una decena de pequeños primates, sobre una precaria balsa construida con troncos, navegando, enloquecido, por el Amazonas. Por supuesto, en su momento Aguirre... se leyó como un fascinante retrato del fascismo hitleriano, pero uno puede atreverse a hacer sus propias lecturas. El Aguirre de hace 35 años es, hoy, el retrato de un caudillo derrotado (por sí mismo y por sus enemigos) que se hace llamar Presidente legítimo, es el retrato de un gangster megalomaníaco que grita "traición" cuando el principal traidor fue él, es el retrato de un mediocre chaparrín y de lentes que necesita usar y presumir de la fuerza para que los pequeños primates que lo rodean le rindan infinita pleitesía. Aguirre, la Ira de Dios : nuestra clase política en su laberinto y sobre una balsa que se llama México.


Sobre esta noticia

Autor:
Cinevertigo (1062 noticias)
Fuente:
cinevertigo.blogspot.com
Visitas:
378
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.