Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Plasma indígena de Guerrero sus sueños en artesanía de bule con laca

11/08/2012 04:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Agustina Navarrete Lázaro es una indígena náhuatl “una artesana más” de la localidad de Temalacatzingo, municipio de Olinalá región de La Montaña, cuyo sueño es algún día exportar sus productos de artesanía de bule trabajado con laca. En esa población de tres mil habitantes, en su mayoría se dedican a la producción de artesanía en laca, otros más a la agricultura, pero además ante la falta de oportunidades algunos más optan por ir en busca del sueño americano. El bule, guaje, tecomate o pumpo, como le llaman los indígenas, es el fruto de una enredadera llamada legenaria (de la familia de la calabaza) cuya forma puede ser lobular, acinturada o muy estirada, dependiendo de esta se aplica la imaginación de los indígenas para presentar los más atractivos adornos, alhajeros y bolsas. Muchos, afirma Agustina, buscan la forma de ganarse la vida, sin abandonar sus orígenes, como lo hacen ante la falta de oportunidades, “sin duda es un trabajo muy laborioso, pero satisfactorio cuando por fin logra vender alguno de los diseños”. A sus 65 años de edad, sueña con alcanzar el respaldo de alguna autoridad para vender por mayoreo sus artesanías; cada pieza, afirma, tiene la dedicación y el toque particular, sin importar el tamaño, ni el color, todos reflejan la belleza de la naturaleza, pero es sumamente difícil ubicar una en el mercado. Puede pasar un mes sin que Agustina logre vender una de sus piezas y menos quedándose en su comunidad, “sólo cuando salgo a las plazas o aprovecho una exposición de artesanos indígenas me va bien”. El costo del artículo varía de acuerdo al tamaño, aunque todos marcan la dedicación, el más económico es de 70 pesos, otros de 250 y hasta mil pesos. Viuda, madre de siete hijos, a los cuales les dio educación con la venta de artesanías de bule señaló, “primero me dedicaba a sembrar, cultivarlos y diseñarlos”, para obtener mejores ganancias para mantener a sus hijos, pero hoy que en su mayoría son maestros dedicados a la educación indígena, los bules son comprados. En otras poblaciones de La Montaña el bule es un recipiente útil para el almacenamiento de agua, de hecho los campesinos de la región la cultivan en su mayoría con ese propósito, otros más sirven como recipientes y artículos de cocina. La indígena, inspirada por la naturaleza y su entorno decora los objetos con lacas naturales, extrayendo aceites y pigmentos de plantas y semillas (laca y maque), dotándolos de tal belleza, también se puede cubrir con una hoja muy delgada de color oro o plata. El trabajo artesanal en bule es una de las técnicas antiguas rescatadas por Francisco "Chico" Coronel, nacido en 1941, originario de la región de Olinalá, y este municipio resalta en la región de La Montaña. Guerrero ocupa un lugar importante de la población indígena, con cuatro etnias (tlapanecos, mixtecos, náhuatl y amuzgos), situados en la parte norte, Montaña y Costa Chica, en su mayoría con pocas oportunidades de empleo y desarrollo, de acuerdo reportes oficiales.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
1420
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.