Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Plasmó el escultor Francisco Zúñiga dignidad de indígenas mexicanos

27/12/2010 13:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Caracterizado por retratar la dignidad del indígena mexicano, con un trabajo que se distinguió por su estilo nacionalista monumental, el escultor de origen costarricense Francisco Zúñiga nació el 27 de diciembre de 1912. El también pintor que vio la primera luz en la capital de su país, San José, elaboró figuras sólidas y pesadas al servicio de una temática indigenista y la recreación de formas prehispánicas. Zúñiga se afincó en México, donde desarrolló una importante carrera artística; sus esculturas en talla directa están en monumentos públicos como el de la Revolución o en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Aprendió el oficio en el taller de su padre, Manuel Zúñiga Rodríguez, autor de imágenes religiosas y continuador de una tradición familiar de tallistas y escultores. Su madre se llamó María Chavarría. En 1927 se matriculó en la Escuela de Bellas Artes de su ciudad natal, donde recibió lecciones de dibujo por poco tiempo. En el periodo 1928-1934 trabajó como ayudante en el taller familiar de escultura religiosa. En 1935 ganó el primer premio del Salón de Escultura en Costa Rica, con una imponente escultura en piedra que denominó "La maternidad". Viajó a México en 1936, situando su residencia en la capital del país. Estudió diseño con el pintor Manuel Rodríguez Lozano y escultura con Oliverio Martínez, con quien colaboró para realizar los innovadores grupos escultóricos del monumento a la Revolución Mexicana. En 1938 fue nombrado profesor la escuela de Escultura y Talla Directa "La Esmeralda", dirigida por Guillermo Ruiz, su fundador. Aquí se interesó por la escuela internacional de Barlach, Rodin, Maillol, Brancusi y Giacometti, así como el arte sólido de Henry Moore. En 1943 participó en la organización del Taller Libre de Escultura, junto a los pintores Pedro Coronel, Alberto de la Vega y Manuel Felguérez. En 1946 se independizó y comenzó los encargos oficiales con el monumento conmemorativo de la presa de Valsequillo, en Puebla. En 1947 se casó con la entonces estudiante de arte Elena Laborde y en 1950 formó parte del Grupo de Integración de Artes Plásticas, con el que realizó escultura integrada en arquitectura, como la fuente con altorrelieves "La riqueza del mar", en Veracruz. En 1954 realizó, en talla directa, los relieves en el edificio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y en 1957, al organizarse el Centro Superior de Artes Aplicadas y Artesanías, fue designado jefe de su taller de escultura monumental y talla en piedra. Un año más tarde recibió el Primer Premio de Escultura por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). En 1970 dejó la dirección de la Escuela Nacional de Pintura y Escultura y dos años después, durante su estancia en San Francisco, California (Estados Unidos), empezó a trabajar con la litografía, con la que pretendía desarrollar ideas que no eran posibles en la escultura, como "La juchiteca" (1972), "Madre e hija" (1974), "Mujer con canasto" (1978) y "Niñas con panes" (1980). Su estilo personal quedó configurado a partir de 1966 y se caracteriza por la representación de recios y orgullosos personajes indígenas, sobre todo femeninos: "Elena sentada" (1966); "Evelia sentada" (1970); "Juchiteca sentada y un canasto" (1973); "Yalalteca" (1975); "Tres generaciones" (1985) y "Orate" (1987), en las que utiliza como materiales bronce, madera, piedra, mármol u ónix. Para 1987 fue nombrado académico de número de la Academia de Artes de México, y en 1990 perdió la vista, pero continuó con su trabajo en terracota en su estudio. En 1992 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes, en el ramo de Bellas Artes. En 1993, se retiró y en 1994 se presentó en una exhibición de su obra en el Palacio de Bellas Artes. El arquitecto jalisciense Fernando González Gortázar nombró a Zúñiga como uno de los 100 mexicanos más notables del siglo XX, mientras que la Enciclopedia Británica le llama "quizás el mejor escultor" de México de estilo moderno. Las obras de Zúñiga se han expuesto ampliamente, como en Los Ángeles, San Salvador, San Francisco, Washington D.C., Estocolmo y Toronto. Entre los museos que poseen sus obras en colecciones permanentes están el San Diego Museum of Art y el Metropolitan Museum of Art. Así como el Museo de Arte Moderno de Nueva York, Museo de Arte Moderno de México, Phoenix Art Museum en Arizona, Museo de Arte de Ponce, en Puerto Rico, y el Hirshhorn Museum de Washington D.C. El maestro Francisco Zúñiga falleció en la Ciudad de México, el 9 de agosto de 1998.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
487
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.