Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Más poder para los ciudadanos/Philippe Aigrain

27/07/2014 19:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEutopia / Grupo Crónicas Revista

Por Philippe Aigrain

El hecho de que los ciudadanos de los regímenes democráticos critiquen el fracaso de los mismos a la hora de conseguir los objetivos estipulados, e incluso de dudar de su capacidad para lograrlos, forma parte de la misma democracia. Eso no es una excusa para ignorar la profundidad de la crisis global actual de las democracias, y en particular la intensidad de esa crisis en Europa.

A pesar de los procesos democráticos como las elecciones y las votaciones parlamentarias, hay un sentimiento bastante extendido de que nuestras sociedades están gobernadas por un reducido grupo de personas cuyos intereses económicos, políticos y mediáticos se utilizan para su propio enriquecimiento y beneficio.Aunque la revolución digital ha posibilitado que cada día se puedan realizar más actividades sin necesidad de transacciones monetarias, gran parte del pensamiento político está dominado por un economismo reducido.

Líneas de superación de la crisis

Se han propuesto diversas líneas de análisis más o menos consistentes para buscar formas de superar esta crisis democrática. La primera se concentra en la evolución oligárquica de las clases dirigentes; el incremento de las desigualdades y la forma en que se respaldan los intereses de un nuevo grupo de supermillonarios.

La segunda describe nuestras sociedades como posdemocráticas, y presta más atención a los procesos institucionales y el papel que desempeñan las técnicas de gestión en la destrucción del tejido social y democrático.

Una tercera línea enfatiza en el rol dual de la revolución digital, ya que, por un lado, refuerza la capacidad de las grandes organizaciones para controlar la producción de tal forma que debilite la resistencia colectiva al mismo tiempo que controla y vigila las sociedades, y, por otro, impulsar nuevas capacidades en los individuos y los grupos para desarrollar un pensamiento crítico, coordinar, innovar y plantear alternativas concretas.

Los pensadores que adoptan esta tercera línea de análisis son más optimistas en lo que se refiere a la regeneración de la democracia, aunque reconocen que tiene que afrontar unos retos enormes.

El activismo, la defensa de la libertad en Internet y los derechos en la esfera digital están configurando una nueva relación entre los ciudadanos y los políticos; el uso cada día más expandido de una acción política mediada por Internet en las protestas iraníes, sirias, españolas y turcas; y el movimiento común en Italia, y más generalmente en Europa.

Estos difieren enormemente de los movimientos antiglobalización de finales del siglo XX.

Unos logros impresionantes

Los nuevos movimientos se basan en la expresión individual de las personas, pero en nada son individualistas en el sentido neoliberal. Su finalidad es crear comunidades basadas en la amistad, intereses, prácticas y zonas compartidas, y cuyos productos estén sujetos a un estatuto común.

Esos movimientos se caracterizan por la participación de las personas en distintas comunidades o actividades. Ese compromiso puede adoptar la forma de participación en actividades en lugar de asociación o afiliación. Cada comunidad confía plenamente en las redes informáticas y en los medios digitales para la expresión y coordinación, así como para las actividades (ya sean software, activismo en Internet, cultura digital o sistemas de intercambio local).

Los nuevos movimientos sociales parecen mucho más poderosos y atractivos, con sus propósitos combinados de reformas políticas radicales y la creación de una vida cotidiana mejor

Los logros de esos movimientos son impresionantes, y han sobrepasado los límites que afrontan normalmente los grupos de presión como las ONG especializadas. Los nuevos movimientos sociales parecen mucho más poderosos y atractivos, con sus propósitos combinados de reformas políticas radicales y la creación de una vida cotidiana mejor. No solamente han logrado victorias como el rechazo del tratado ACTA en el Parlamento Europeo o el resultado de los referéndums en la gestión del agua en Italia, sino que también crean una nueva tecnología como software gratuitos, diseños abiertos, nuevos procesos participativos con nuevos mecanismos como préstamos con interés cero entre personas y la financiación participativa basada en las donaciones.

De forma más general, regeneran la producción autónoma y el intercambio de bienes, servicios, cultura y conocimientos. Sin embargo, también tienen que afrontar obstáculos que surgen del dilema sobre la forma de posicionarse en relación con el poder político y económico centralizado.

Nuevas herramientas de deliberación

Las limitaciones sociales y económicas que vemos encarnadas en las políticas existentes son el primer obstáculo para los movimientos que intentan examinar de nuevo las opciones para el desarrollo de nuestras sociedades. A pesar de la crisis ecológica que se cierne y del devastador coste social que supone mantener el statu quo, muchos opinan que los cambios que se necesitan para que surja un nuevo sistema están fuera del alcance.

Con el tiempo esos obstáculos pueden superarse, cuando haya cada vez más personas que se salgan del sistema económico y social dominante y empiecen a experimentar los beneficios de las nuevas prácticas.

Sin embargo, ese escenario gradual es muy improbable que se produzca por la actitud que mantienen los actuales líderes posdemocráticos. Consideran cualquier intento de reforma radical que surge de los nuevos movimientos sociales, y la crítica relacionada con sus políticas, como otra forma de demagogia populista.

En lugar de intentar establecer coaliciones nuevas con esos movimientos [...], los estigmatizan y crean un marco regulatorio más hostil para ellos.Parece que prefieren afrontar la verdadera xenofobia populista con la esperanza de que esta convenza a la gente para que los sigan apoyando en lugar de abrir las puertas a una reforma radical.

Esas limitaciones externas no deben ocultar el hecho de que el "reinicio" popular de la sociedad también afronta obstáculos internos, especialmente la dificultad de los participantes a la hora de acordar una buena plataforma de reforma. Reutilizan o desarrollan herramientas de deliberación colectiva interesantes, desde las prácticas basadas en señales en los movimientos de la Acampada y Ocupa Wall Street, o herramientas de toma de decisiones basadas en Internet como Liquid feedback.

El enfoque combinado de España

Esos enfoques, sin embargo, han demostrado ser poco eficientes cuando se trata de desarrollar nuevas ideas. En España ha aparecido un enfoque combinado que parece ser más prometedor. El movimiento del 15 de Mayo tuvo lugar gracias a que se diseñó con anterioridad una plataforma política. Su desarrollo ulterior incluyó una interacción interesante con los defensores de unas políticas de reforma radicales en la esfera intelectual.

Redes como Partido X utilizaron ampliamente la tecnología digital para el planteamiento de sus propuestas y someterlas al escrutinio de un público más amplio. La política resultante configuró el programa de Podemos y otros movimientos que obtuvieron una éxito significativo en las elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2014.

En general, el resultado aún no está claro. ¿Permitirá la tozuda aplicación de las políticas económicas de statu quo otro cambio posible aparte del desarrollo de regímenes regresivos, xenófobos y autoritarios, o habrá un suficiente número de humanistas y políticos progresistas que comprenderán que su deber es darles el poder a aquellos que ya han intentado construir otro futuro?


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
112
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.