Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enrique Madrazo escriba una noticia?

Contra la política de recortes, resignación

28/12/2011 00:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se han planteado reducir el gasto público en 16 mil 500 millones. Primero con las administraciones públicas, en donde se congelarán los sueldos; luego con el resto de la sociedad, programándonos una dura política de austeridad

Hace apenas un año, por estas fechas, conseguíamos apenas tragar a duras penas el polvorón que suponía la crisis, ayudados, eso sí, por la siempre líquida ingenuidad, que facilita enormemente el proceso de digestión: nos escandalizaba que el butano subiera un 2, 8% ya desde principios de año, y tras suspirar nos encogíamos de hombros, a fin de cuentas, qué se le podía hacer. Por otro lado, ya por entonces se había encontrado un culpable, quien, a lo Mr. Bean entreteniéndose en provocar un desastre tras otro, nos provocaba más bien poca risa. Los españoles, mientras tanto, no veían la hora de torcer el rumbo y atajar por otro camino con menos baches. Así, cuando llegó época de elecciones no hubo piedad y el culpable tuvo su castigo. ¡Muerto el perro, se acabó la rabia!

La sensación de alivio debía preceder al regreso de la confianza, principal leitmotiv para la recuperación del país. Sin embargo, siendo éste uno de los argumentos más escuchados en las pasadas elecciones, ahora parece más bien falto de rigor. A nadie se le escapa que los síntomas todavía subyacen, más contagiosos que un bostezo de cocodrilo; síntomas que engrandecen números y empobrecen personas.

Así que la intención del gobierno, intentando corregir el naufragio, es la de mandar un dietético mensaje de contención a los mercados. Se han planteado reducir el gasto público en 16 mil 500 millones. Primero con las administraciones públicas, en donde se congelarán los sueldos; luego con el resto de la sociedad, programándonos una dura política de austeridad. Aunque sea realmente el 31 de marzo la fecha en que se conocerán todos los detalles, cuando esté listo el proyecto presupuestario. Tres meses de margen que, seguramente, necesita el nuevo gobierno para tener las cuentas claras. Y para que se produzcan las elecciones andaluzas, que, pura casualidad, se realizan seis días antes.

Más sobre

De cualquier manera, el plazo servirá para atinar más con los números, intentando reflejar unos presupuestos lo más reales posibles. Así que, a partir de este mismo viernes, Mariano Rajoy firmará su primer decreto ley como prórroga de los Presupuestos de 2011. Y, ya que está en trámites, aprovechará para congelar los sueldos a los funcionarios y para cumplir una de sus promesas, la revalorización de las pensiones, siempre en función del IPC. Un dinero que, según cuentan, no le supondrá un gasto extra al estado ya que la intención es quitárselo a los departamentos de Sanidad o Fomento.

Mire como se mire, la época de los recortes ya está aquí. Desde el mismo gobierno se dan cuenta que será necesario concienciar a la gente. Aunque no explican cómo, necesitan tener a la opinión pública de su lado, resignada a hacer sacrificios. Y hablan de resignación como si en alguna ocasión hubiera sido una cualidad humana. Resignación al recorte de bienestar social. Resignación a una política de austeridad que nos hará entrar en recesión sin demora. Pero sobre todo resignación ante una trayectoria obcecada en acercarnos al objetivo europeo, un comprometido 6% del PIB, lo cual augura, según algunos expertos, que los recortes deban ser aún más drásticos. Una política que, de lograrse, resultará más beneficiosa para Europa que para España: la primera dejaría de acarrear tanto lastre; la segunda llegaría sin fuerzas, menos revalorizada: tal que si obligada a recorrer descalza una maratón, a la pata coja y sin agua. Llegará a duras penas, apoyada sobre todo en la resignación de la sociedad. Consiguiendo, indudablemente, que la supervivencia de los fuertes quede garantizada.


Sobre esta noticia

Autor:
Enrique Madrazo (65 noticias)
Visitas:
1455
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.