Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Pondera historiador complejidad de la guerra zapatista

08/07/2010 08:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El historiador Francisco Pineda aseguró hoy que la guerra zapatista debe ser vista como un movimiento, cuya comprensión hace necesario pensar en su geografía, su complejidad, en tanto parte de un proceso histórico. Al ofrecer su conferencia “La geografía de la guerra zapatista”, el especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), subrayó que el problema es que “no estamos acostumbrados a pensar la complejidad, sino que tendemos a simplificar y fijar; inmovilizar”. Según Pineda, para acabar con ello es necesario incrementar nuestra capacidad de percibir la violencia de los movimientos, en el torbellino de una revolución. Esto obligaría a desplegar enfoques teóricos para el análisis de las turbulencias históricas y a procesar grandes cantidades de información con las nuevas tecnologías disponibles”, apuntó el historiador Francisco Pineda. En la charla, que forma parte de las actividades extraordinarias de la exposición “Zapata en Morelos”, que se exhibe en el Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”, Pineda puso énfasis en que, desde esa perspectiva, si la expansión de la guerra zapatista puede imaginarse como el movimiento de lanzar la red; el siguiente paso consistía en realizar una operación convergente sobre ciertos objetivos militares, como la toma de Chilpancingo, el sitio a Cuernavaca y el ataque a la capital de la República. Abundó que la primera campaña sobre la capital, marcada el 15 de septiembre de 1912, en pleno Zócalo capitalino, involucró la infiltración de combatientes en la metrópoli y un conjunto de operaciones de guerrilla suburbana. “El plan consistió en realizar un ataque simultáneo desde dentro y por fuera de la ciudad”, dijo Pineda. Agregó que el inicio de la segunda campaña, ya bajo la dictadura huertista, se puede ubicar a mediados de mayo de 1913. Campaña que fue en el momento en que el general Emiliano Zapata designó al general Angel Barrios, anterior jefe insurgente magonista, para llevar a cabo la preparación de la invasión, en las montañas próximas a la capital. Francisco Pineda destacó además la correspondencia que sostuvieron Zapata y Barrios, entre mayo y octubre de ese año, la cual, dijo, muestra los detalles de los preparativos y la coordinación que hubo con la red urbana zapatista en la capital del país. En la tercera, la campaña que terminó con la caída del régimen militar en julio de 1914, el plan consistió en realizar las acciones desde la retaguardia, controlar por completo el estado de Guerrero, avanzar sobre Morelos y atacar la Ciudad de México. Finalmente, agregó el historiador, que la noche del 24 de noviembre de 1914, el Ejército Libertador ocupó la capital del país, combatiendo al Ejército Constitucionalista. Nueve días después, cuando arribaron las tropas villistas, los hombres del sur entregaron el Palacio Nacional al gobierno designado por la Convención de Aguascalientes. La mañana del 24 de noviembre de 1914, las avanzadas zapatistas ocuparon San Angel y Coyoacán. De inmediato quedó suspendido el servicio de trenes hacia San Angel, Tlalpan y Xochimilco. En el oriente, la otra punta de la tenaza rebelde, encabezada por Juan Banderas, había tomado Iztalapala, desde la noche anterior. La caballería carrancista rezagada huyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
315
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.