Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Las prácticas monopólicas en la democracia michoacana/Alonso Medina Miravete

14/07/2013 17:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Alonso Medina Miravete

En las ramas económicas donde operan oligopolios es muy recurrente aplicar barreras de entrada o prácticas monopólicas por parte de las empresas cuando un nuevo competidor desea entrar al mercado. Las empresas al ver la amenaza de que sus ganancias se reducirán, pueden aplicar la estrategia de reducir los precios temporalmente para que quiebre el nuevo negocio, expulsándolo del mercado. Logrado esto, de nuevo suben los precios de los productos o servicios que ofrecen.

La Comisión Federal de Competencia (CFC) señala que las prácticas monopólicas son ‘acciones o decisiones de negocios tomadas por una o varias personas o empresas y que tienen el objeto o el efecto de restringir el proceso de competencia y libre concurrencia, para proteger o extender su posición en un mercado, con lo cual causan un perjuicio al mercado, a otras empresas y al consumidor’.

En Michoacán, a raíz de que era necesario legalizar las candidaturas ciudadanas e independientes, los diputados en el Poder Legislativo tuvieron que establecer los requisitos que deben de cumplir los ciudadanos que desean participar en el mercado de los sufragios.

Por supuesto, los legisladores se coludieron para proteger a sus partidos políticos, restringiendo el mercado electoral a través de fuertes barreras legales de entrada a los ciudadanos que osen desafiar el monopolio de los partidos políticos en los procesos electorales. Si fueran empresas los partidos políticos, la CFC podría intervenir sancionándolos porque están recurriendo a través de sus diputados, en prácticas monopólicas al limitar el acceso a los ciudadanos al mercado electoral, perjudicando la libre competencia; además, la ley aprobada establece ventajas a los que deseen formar partidos políticos sobre los ciudadanos que desean participar en la democracia electoral, lo que en economía se llamaría segmentación del mercado, otra práctica monopólica.

Veamos ahora con números cómo los diputados cuidaron el monopolio de los partidos políticos frente a los ciudadanos, en dos casos específicos:

1) Candidaturas a gobernador. La nueva ley establece como requisito que el ciudadano que desee competir para este cargo tenga el aval del 2% de la lista nominal de electores. El padrón en Michoacán es de 3, 415, 690 ciudadanos, por lo que la exigencia es de registrar 68, 314 credenciales. Para formar un partido político estatal la ley señala que deben apuntarse por lo menos 200 personas en la mitad de los 113 municipios, lo que representaría 11, 400 electores. ¡Es más fácil formar un partido político estatal que un ciudadano aspire al Solio de Ocampo en una candidatura independiente! Además, la participación promedio en las elecciones locales gira alrededor del 50%, una de las más bajas del país. Esto significaría que en los hechos, el ciudadano que desee competir contra los partidos políticos requiera el aval del 4% de los ciudadanos que realmente participan en las votaciones. Hoy sabemos que para que un partido político conserve el registro requiere del 2% de la votación.

2) Candidaturas al Ayuntamiento. La nueva ley establece que en los municipios con un padrón electoral menor a los 10 mil electores, las planillas de los ciudadanos requieren el aval del 10% del padrón. Una exigencia bastante fuerte, cuyo propósito es impedir que los partidos políticos pierdan sus cuotas de mercado. Se pide entonces el respaldo de casi mil electores para registrarse si fuesen 9, 999 electores. Si la participación electoral ronda alrededor de 5 mil votos en cada elección en este tipo de municipios, entonces la planilla independiente necesita el espaldarazo aproximado del 20% de los ciudadanos que participan activamente en las elecciones, simplemente para registrarse ante el instituto electoral. Una cifra bastante elevada porcentualmente hablando.

En el caso de los ayuntamientos pequeños, realmente la participación ciudadana independiente estaría super-restringida. Pongo el caso de Zináparo, para hacer más explícito el asunto, donde la lista nominal de electores es de 4, 336 michoacanos. Una sola planilla independiente necesita el respaldo de 434 ciudadanos, que representa el 19% de los que votaron en la última elección municipal. El partido político más votado fue el PAN que obtuvo 824 votos. Así que los ciudadanos que deseen competir contra el monopolio de los partidos políticos formando una planilla en ese municipio, tendrán que registrar una cantidad igual al 53% de los ciudadanos que votaron por el partido político que actualmente gobierna el Ayuntamiento o al 61% de los electores que votaron por el PRI. Así de difícil se la pusieron a los ciudadanos que quieran entrar a competir por las presidencias municipales.

No hablaré del financiamiento, porque con esos requisitos, los únicos ciudadanos que tendrán mayores posibilidades de buscar el registro, serán empresarios o personas con bastante solvencia económica. Los profesionistas que trabajan por su propia cuenta, soñarán en balde ser candidatos independientes en estas circunstancias, ya sea a la gubernatura, una diputación local o la presidencia municipal.

Así que los partidos políticos en Michoacán, se coludieron para formar un cártel político y con prácticas monopólicas legales poner una fuerte barrera de entrada al mercado de los votos, a los ciudadanos independientes.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
321
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.