Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Negocios escriba una noticia?

Preocupa a industria automotriz nuevo Decreto para vehículos usados

17/06/2011 07:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El proyecto de Decreto para el ordenamiento de la importación de autos usados al país abrirá más la puerta a la introducción de unidades “chatarra” desde Estados Unidos, al amparo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, aunque la industria automotriz nacional ve posibilidades de modificarlo antes de su publicación. El presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís Sánchez, sostuvo que el proyecto de decreto, que en principio tendrá vigencia desde el 1 de julio próximo, “tiene una apertura adicional” a la que fija el decreto actual que concluye el 30 de junio próximo. “No vemos ninguna necesidad de que ello sea así. Nosotros pensamos que esta apertura es unilateral”, dijo el representante de las armadoras automotrices instaladas en México respecto al proyecto de Decreto firmado por los secretarios de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero y de Economía, Bruno Ferrari y confió que puede modificarse para evitar daño a la industria nacional. La fracción I del Artículo 4 de este decreto asienta que “a partir de la entrada en vigor del presente Decreto y hasta el 31 de diciembre de 2012, vehículos cuyo año-modelo sea de ocho a diez años anteriores al año en que se realice la importación, estableciéndose un arancel ad valorem de 10 por ciento”. Esto significa que todos los vehículos usados importados podrán entrar a territorio nacional, los que cuenten con el Certificado de Origen que los importadores están obligados a presentar para no pagar el arancel, en sintonía con el TLCAN, y los que no lo presenten, pues con un arancel de 10 por ciento podrán entrar al mercado mexicano. Aquí radica la inconformidad de la industria, porque los vehículos usados importados que ahora entran a México son precisamente los del mercado formal de usados que en cuanto a precios tienen un valor similar a los de México, por lo tanto “no son negocio”. En tanto, las unidades que sí constituyen un verdadero negocio para los importadores de vehículos usados son aquellos que están hasta 70 por ciento por debajo del precio de los usados en el mercado nacional. Esta diferencia de precio, hasta 70 por ciento menor a lo que se ofrece en el mercado nacional, sigue siendo rentable aún con el arancel de 10 por cento que fija el decreto que regiría desde el 1 de julio próximo. La Comisión de Comercio Exterior del gobierno federal que expide el Decreto señala en su Artículo Tercero que “…el importador debrá cumplir con las formalidades y requisitos que dichos ordenamientos establecen, así como presentar ante la autoridad aduanera, por conducto de agente o apoderado aduanal, el cretificado de origen válido o, en su caso, el documento comprobatorio de origen que corresponda de conformidad con las disposiciones aplicables, al momento de la importante. “El certificado de origen o el documento comporbatorio de origen deberá estar debidamente rquisitado, con información directamente proporcionada por la compañía armadora del vehículo de que se trate, anexando el certificado o documento expedido por dicha compañía con base en el cual se obtuvo información respecto del orígen del vehículo. “En caso de no contar con el certificado o documento expedido por la compañía armadora, el importador deberá presentar una declaración por escrito, bajo protesta de decir verdad, suscrita por la compañía armadora, en la que manifieste que el vehículo usado que se pretende importar fue fabricado, manufacturado o ensamblado como un bien originario, de conformidad con las disposiciones o reglas de origen aplicables al tratado o acuerdo correspondiente”. En caso de que el importador esté impedido para cumplir con ello, podrá hacerlo pagando un arancel del 10 por ciento. Por eso, Eduardo Solís expresa que “no hay sentido, ninguna razón por la cual tengamos que abrirnos a la importación de autos usados de esa manera y más bien es una apertura unilateral”. Y es que aunado a ello, aseguró, el gobierno mexicano no ha hecho la tarea y falta normatividad para la circulación de vehículos usados en México. Mientras eso persista, dijo, Estados Unidos seguirá enviando unidades de desecho que hasta ahora ingresan, en un 80 por ciento, por el “boquete” que dejó el amparo otorgado a un importador. Para el representante del sector, la industria automotriz y las autoridades gubernamentales tienen una semana para dialogar sobre los términos del Decreto y llegar a un acuerdo.


Sobre esta noticia

Autor:
Negocios (21643 noticias)
Visitas:
119
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.