Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Preocupaba a Hugo Argüelles preparación de nuevas generaciones

23/12/2010 04:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Uno de los grandes maestros de teatro en este país es, sin duda, el dramaturgo Hugo Argüelles, quien supo echar mano del sarcasmo y del humor negro para realizar una fuerte crítica social, especialmente a la clase media y sus costumbres. Autor de una amplia obra y maestro de diversas generaciones de dramaturgos, Hugo Argüelles Cano, por su nombre completo, nació en enero de 1932, en el Puerto de Veracruz, Veracruz, estudió Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y, posteriormente, teatro en la Escuela de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Obtuvo una maestría en Letras Españolas por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde impartió cursos en arte dramático. Asimismo, trabajó como profesor en el INBA y en el Centro Universitario de Teatro. Fue fundador de la Escuela de Bellas Artes en Puebla y se desempeñó como maestro de Filosofía y Letras en diversos centros universitarios del país. En 1979 fund? su propio taller de literatura dramática y fue becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). Con sus teorías y estilo teatral se formaron, durante la segunda mitad del siglo XX, diversas generaciones de dramaturgos, entre ellos figuran: Víctor Hugo Rascón Banda, Sabina Berman, Jesús González Dávila y Leonor Azcárate. Autor de una amplia obra, Argüelles sintetizó la crítica a la clase media mexicana y sus dinámicas familiares. Incorporó rasgos del teatro del absurdo, entre ellos el humor negro, como elemento característico de su dramaturgia. Sus piezas teatrales han sido representadas con gran éxito en México y en el extranjero y estudiadas por investigadores a nivel internacional; en ellas siguió las tendencias predominantes del teatro del siglo XX. Varias de sus obras lo hicieron merecedor de numerosos premios nacionales. En 1957 fue acreedor a los premios de la revista literaria Estaciones y el Juan Ruiz de Alarcón en 1961 por "Los prodigiosos". La puesta en escena "Los cuervos están de luto" recibió el Premio Nacional de Teatro 1958 y de Bellas Artes 1959, y la versión cinematográfica obtuvo el reconocimiento a la mejor película del año, en 1960. Por su parte, "El ritual de la Salamandra" y "Los amores criminales de las vampiras morales" recibieron los premios Sor Juana Inés de la Cruz y el de la Unión de Cronistas y Críticos de Teatro. Algunas de sus obras han sido traducidas a otros idiomas. Entre sus principales trabajos destacan, además, "Medea y los visitantes del sueño", "El cocodrilo solitario del panteón rococó" y "La tarántula Art noveau". Dedicó también buena parte de su trayectoria al Séptimo arte. Su labor como guionista se despliega en más de 20 proyectos cinematográficos, uno de los más populares es el de "Las pirañas aman en cuaresma". Escribió además los guiones de las cintas "La primavera de los escorpiones", "Las figuras de arena" y "Los amantes fríos". Preocupado por la preparación de nuevas generaciones, Argüelles dirigió un taller de creación escénica muy concurrido, el cual a fines de 1994 representó uno de sus últimos trabajos, "La esfinge de las maravillas". El maestro de varios dramaturgos mexicanos y creador de una obra que se caracterizó por su severa crítica social mezclada con el humor negro falleció hace siete años, el 24 de diciembre de 2003, víctima de cáncer.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
186
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.