Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Preparan magna exposición sobre José Guadalupe Posada

19/01/2011 02:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Museo del Estanquillo/Colecciones Carlos Monsiváis prepara una gran exposición en homenaje al reconocido grabador mexicano José Guadalupe Posada, el autor de “La Catrina”, muerto el 20 de enero de 1913. Para esta muestra, el recinto ubicado en el Centro Histórico de esta ciudad reunirá entre 300 y 400 grabados del artista mexicano, piezas de diferentes formatos que podrán ser admiradas por los asistentes a partir de finales de febrero próximo. José Guadalupe Posada nació el 2 de febrero de 1852 en la ciudad de Aguascalientes y comenzó su carrera artística haciendo dibujos, copiando imágenes religiosas y como ayudante de un taller de cerámica, y en 1866 como aprendiz de litografía y grabado en el Taller de Trinidad Pedroza, donde realizó ilustraciones satíricas publicas en la revista "El jocote". En 1871 se trasladó a León, Guanajuato, donde realizó litografías y grabados en madera que ilustraban cajetillas de cerillos, documentos y libros. Más tarde, en la Ciudad de México, instaló su primer taller en la calle de Santa Teresa (1887); después se cambió a la de Santa Inés, hoy de Moneda. Pronto comenzó a trabajar como dibujante editorial en el taller de Antonio Vanegas Arroyo, para quien hizo miles de ilustraciones. Así como para otras imprentas y algunos periódicos, todos de oposición al gobierno de Porfirio Díaz, como el "Argos", "La patria", "El ahuizote" y "El hijo del ahuizote", realizó ilustraciones y caricatura política. Desde el estallido de la Revolución Mexicana, en 1910, y hasta su muerte, el maestro trabajó sin cansancio en la prensa dirigida a los trabajadores, lo que constituye hoy una crónica de la sociedad y la política de su época. Sus creaciones criticaban, con un atrevido humor negro, la desigualdad e injusticia social que existía en la sociedad porfiriana; cuestionaba su moralidad y su culto por la modernidad. Éstas ilustraron noticias e historias insólitas que se editaban en las hojas volantes de la llamada "prensa de a centavo", que se vendía en las calles y era bien recibida por la gente, por su contenido y precio accesible. Las obras del grabador van del chisme cómico a la noticia trágica, del suceso real a la narración fantástica, e ilustró corridos, historias de crímenes y pasiones, de aparecidos y milagros. Describió con originalidad el espíritu del pueblo mexicano, como los asuntos políticos, la vida cotidiana y su terror por el fin de siglo y del mundo, así como desastres naturales, creencias y magia. Retrató y caricaturizó a todo tipo de personajes: revolucionarios, políticos, fusilados, borrachos, “peladitos”, bandoleros, catrines, damas elegantes, charros, toreros y obreros. De su obra, son de admirar las composiciones llenas de movimiento, la intención y fuerza de las líneas del grabado, que confieren un gesto peculiar a los personajes y escenas que reproduce. La fuerza del trazo era según el mensaje que quería transmitir; puede ser difuminado, suave y armonioso, sobre todo en escenas cotidianas y anuncios, o duro y grueso usando líneas encontradas, que transmiten la tensión del asunto violento y de la denuncia. Los personajes, apoyándose de los textos chuscos y venenosos de las noticias, se muestran entonces mezquinos, cobardes, dignos o cómicos, según sea el caso, cuya experiencia para el espectador provoca lo mismo risa, curiosidad, horror o indignación. La expresión de su arte se nutrió del imaginario popular, utilizaba como modelos algunos grabados religiosos novohispanos y fotografías de Hugo Brehme, así como símbolos populares como animales ponzoñosos, esqueletos, el fuego, el rayo y otros. También ilustró las famosas "calaveras", género que Posada desarrolló de manera extraordinaria. Al respecto, decía que la muerte era democrática, ya que, a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acabaría siendo un esqueleto. José Guadalupe Posada falleció en la Ciudad de México el 20 de enero de 1913, a causa de una gastroenteritis aguda. Su obra se conserva en el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Museo que lleva su nombre, en Aguascalientes, además de colecciones particulares.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
130
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.