Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Preparan Encuentro de Pastoral Penitenciaria en Puebla

26/01/2012 05:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Al menos 70 mil de los 230 mil presos que hay en las cárceles mexicanas reciben a diario atención y consuelo de religiosos y laicos que, al amparo de la Orden de la Merced, ponen en práctica de los Lineamientos de la Pastoral Penitenciaria de la Iglesia Católica aprobados para México. Mari Carmen Rodríguez, quien fue juzgada y sentenciada a 16 años de cárcel por lavado de dinero, estuvo en el Reclusorio Norte, en las cárceles de Tepepan y Santa Martha cumpliendo su condena. Fue testigo de situaciones como corrupción, violencia, abuso de poder, prostitución, narcotráfico, drogadicción, tortura, explotación, insalubridad, hacinamiento, abandono, falta de trabajo, de educación, de oportunidades, de consuelo, de reconocimiento a su dignidad humana. Sin embargo, en lo más duro del encierro, una mano extendida, desinteresada, le indicó el camino de redención, una luz de esperanza iluminó su cautiverio y le hizo ver que la reinserción en la sociedad es posible. Desde su fundación en 1218 en España la Orden de la Merced se especializó en la atención, cuidado y asistencia de los cautivos para que no perdieran la fe en Dios en los momentos difíciles de la pérdida de libertad; fue el clavo ardiente al que se sujetó Mari Carmen para soportar la travesía en el desierto. Como ella, hasta 70 mil presos reciben atención y consuelo por parte de los religiosos y laicos. Para el padre Fray Alfredo Quintero Campoy, provincial de la Orden de la Merced en México, con la sabiduría acumulada en casi ocho siglos de trabajo asistiendo a los cautivos en todos los espacios geográficos donde opera, tiene claro que hay medidas que podrían tomarse para aliviar las difíciles condiciones de las cárceles. Algunas de ellas, dijo, son hasta de sentido común: liberar a quienes están encerrados por delitos no graves e imponerles penas alternativas, hacer un seguimiento de los liberados para facilitarles la reinserción social y ser cada vez más duros con los reincidentes. Asimismo separar a los procesados de los sentenciados, ofrecer trabajo y educación a los presos y trabajar con sus familias, reparar los errores en los procedimientos jurídicos, y respetar los derechos humanos de los internos. El reto de mejorar las condiciones de las cárceles para que cumplan su función de castigar a los delincuentes y reintegrarlos a la sociedad una vez que cumplen su sanción, en lugar de que sean como hasta ahora auténticas escuelas del crimen, es una tarea común de las autoridades y de la sociedad, sostuvo Quintero Campoy. Resaltó que por su parte la Iglesia, hasta el límite de sus posibilidades, trabajará para alcanzar los objetivos fijados en sus principios fundamentales establecidos en la Pastoral Penitenciaria, sin renunciar a ninguna de ellas. Estos principios son: prevención del delito, visita a los centros penitenciarios, obtención de la libertad de los internos y reintegración de los internos a la sociedad, cada uno con sus propias líneas de acción. Los presos que pueden lograr su libertad son los primodelincuentes, que estén condenados por delitos menores, que hayan obtenido beneficios de la ley por su buena conducta, estar dispuestos a rehabilitarse, que las fianzas o gastos no excedan los dos mil pesos, que no tengan apoyo de su familia, que sean migrantes abandonados o que vivan en condiciones de pobreza. El fenómeno de los presos en la actualidad es muy complejo, los retos que implica son enormes para cada país, para cada centro penitenciario, para cada persona. La iglesia, como institución universal, quiere compartir sus experiencias y por ello del 13 al 17 de febrero próximos se celebrará en Puebla el Encuentro de Pastoral Penitenciaria a Nivel Orden de la Merced. De ese encuentro, señaló el padre Juan Manuel Hernández Rodríguez, integrante del equipo de reflexión y discernimiento de la Pastoral Penitenciaria, esperan obtener nuevas formas, más apropiadas a los tiempos que corren y más efectivas para enfrentar el trabajo pastoral con los internos. No hay que olvidar que “los internos son los nuevos cautivos de una sociedad que primero los produce y luego los encierra”, refirió. Los sacerdotes resaltaron que no importa que haya internos imposibles de rehabilitar o que los rehabilitados vuelvan a delinquir, o que sean pocos los que se reintegren a la sociedad, la iglesia cumplirá la enseñanza evangélica de visitar a los encarcelados. Mencionaron que es ahí, en cautividad, donde se crea una situación social opresora y degradante de la persona humana que nace de principios y sistemas opuestos al Evangelio, es ahí donde se pone en peligro la fe de los cristianos y donde se abre la posibilidad de ayudar, visitar y redimir a las personas. La sociedad puede ser cruel, no sólo produce y luego encierra a los delincuentes, tampoco a veces quiere perdonarlos como le ocurrió a Mari Carmen. Después de 16 años en la cárcel, se consideró rehabilitada, había cumplido su condena y no quiso volver con las malas compañías que la llevaron a la cárcel. Quiso trabajar, pero no pudo, en cuanto sus posibles empleadores se enteraban donde había pasado 16 años de su vida la rechazaban. En el comercio ambulante, en los tianguis donde buscó su sustento, tampoco pudo permanecer. Nuevamente la fe empezó a flaquear. Gracias al seguimiento que la Orden de la Merced hace de las personas a las que auxilia se enteraron de su situación y le consiguieron un empleo. Del 2007 a la fecha vive de su trabajo, como millones de otros mexicanos. El problema de los cautivos, lo sabe bien la iglesia, y debería saberlo todo el mundo, no se limita a su internamiento, empieza desde antes, por eso hay que prevenir socialmente el delito; y continúa después, por eso hay que darle seguimiento a los liberados. En eso están y estarán los integrantes de la Orden de la Merced.


Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
214
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.